Una muy floja temporada pone fin a siete temporadas de Rizzoli & Isles

Anoche mismo, Calle 13 emitió los dos últimos episodios (de un total de ciento cinco que finalizaron en la TNT estadounidense en septiembre) de  “Rizzoli & Isles” serie que desde que la estrenara, he visto a pesar de llegar a aburrirme soberanamente porque poco a poco sus casos se acabaron convirtiendo en lo más flojo que haya visto jamás en una serie policíaca. La séptima entrega, de hecho, ha sido el fiel reflejo de lo que la serie creada por Janet Tamaro, basada en las novelas de Tess Gerritsen, ha ido ofreciendo en los últimos tiempos, pero en peor todavía. Para muestra de ello la resolución muy chapucera y rápida de lo que centró la sexta entrega. Alguien la había tomado con Jane (Angie Harmon) y todo queda en casi nada, al final. Hubiese sido mejor un cierre en plan episodio doble y se habrían ahorrado la peor entrega de la serie. Que sí, que “Rizzoli”  (para mí siempre será así su título porque Janey es la principal de toda la historia digan lo que digan) nunca ha engañado al espectador en lo que le iba a ofrecer, pero como serie de policías ha dejado bastante que desear, y me reafirmo en lo que he dicho durante años, que llegaría al final de la misma por los personajes. He seguido llamando pesada a la doctora Maura Isles (Sasha Alexander), pero es que esa cuarta entrega con toda su poco interesante historia familiar me dejó muy harta de ella, aunque el trabajo de la actriz ha sido bueno y el personaje ha tenido sus momentos. ¿Qué se puede decir de Jane? Con sus defectos y sus virtudes, desde el primer momento fue el alma de la serie, al fin y al cabo el 95% de todo giraba alrededor de ella. Mamá Rizzoli, Angela (Lorraine Bracco), es de esos personajes que deberían tener su serie propia por entrañables, y el fantástico Vince Korsak (Bruce McGill) es de esos a los que se les coge cariño desde el principio. Además, sobre este, siempre pensaré que su relación con Jane era mucho más interesante, sobre todo desde mitad de la serie, que la de ella con Maura. Frankie (Jordan Bridges) mejoró con los años y las incorporaciones de Idara Victor como Nina Holiday y de Adam Sinclair como Kent Drake, aportaron algo a las historias, sobre todo humor en el caso del segundo. Temporada floja con un episodio dirigido por Angie Harmon, otro por Sasha Alexander y con la presencia en uno de ellos de la otrora Christine Cagney de “Cagney & Lacey”, Sharon Gless (a la que desaprovecharon, muy mucho), serie con la que han comparado a “Rizzoli & Isles” pero que nunca le llegó a la suela de los zapatos. El final hecho para homenajear a siete años de serie y para tocar la fibra sensible del espectador con mucha despedida, mucho cambio y un recuerdo merecido y realmente triste, al desaparecido detective Barry Frost que también lo era para recordar al actor que le dio vida durante cinco temporadas, Lee Thompson Young.

Tags: , , , , , , , ,

Review Downton Abbey: Christmas Special (Series Finale)

Parecerá una tontería, pero no me resulta nada fácil escribir estas palabras , las que componen la última review de Downton Abbey ever . 6 temporadas, 13 años de tiempo ficticio y 5 de tiempo cronológico han dado para mucho. Para conocer a los Crawley en sus momentos más altos y más bajos, para vivir la revolución y el cambio social, la Guerra, la muerte, el amor. Principios y finale s, desde que el primo Patrick se hundió con el Titanic y anunciaron que un tal Matthew iba a ser el heredero, hasta el día de hoy, en el que nos despedimos de la gran casa. Ha sido un final, no nos vamos a engañar, poco arriesgado . Han decidido compensar todo el sufrimiento de los personajes encajando las piezas de forma que podría cuadrar con un sueño húmedo de Walt Disney; y a veces ha sido tan exagerado que cantaba. Pero qué queréis que os diga, me ha dado exactamente igual . De hecho, creo que he llorado más que si hubiera sido un final Shonda-style . Así que si queréis, acompañadme a comentarlo por una vez más… Aviso al lector: puede que me venga muy arriba y me salga una review tamaño XXL . Recomiendo hidratación abundante, fuentes de glucosa cerca y pausas para descansar la vista. Y dicho esto, vamos a despedirnos de los personajes poco a poco, empezando por las cocinas. Daisy y Mrs. Patmore han formado uno de los dúos más sólidos de la serie, con esa relación un poco madre-hija que ha ido creciendo con los años. Nunca han sido los personajes más interesantes de la serie , de hecho, hasta en este capítulo Daisy me ha seguido pareciendo muy pava, ignorando a Andy primero para mostrar interés cuando el muchacho ya había aceptado que no había nada que hacer. Pero bueno, podemos prever que en un futuro no muy lejano, ella, Andy, el señor Mason, Patmore y los cerdos vivirán en paz y armonía. Aunque yo recomendaría un nuevo cambio de estilo con respecto al nuevo cambio de estilo. Hemos tenido poco de los Bates esta temporada , y la pena es que creo que nadie los ha echado de menos. Han exagerado tanto sus tristezas y dramas que ya no provocaban lástima, sino rechazo. Pero en esta temporada y después de los sustos de los primeros capítulos han funcionado muy bien a pequeñas dosis, y ahora tendrán un pequeño Bates al que enseñarle a abrillantar zapatos. Molesley, tipo que siempre me ha hecho una gracia desmesurada, acaba sus andanzas con un trabajo de profesor a tiempo completo (y lo que le pega), mientras Baxter decide no anclarse en su pasado y mirar hacia adelante, hacia la gente que sabe valorarla. Dediquemos tiempo ahora al casi único personaje al que han dejado soltero: Thomas. Creado muy para que le odiáramos (recordad que tiró a Bates al suelo empujando su bastón), que creo que en parte por el carisma del actor que lo interpreta ha sabido ganar dimensión y profundidad… hasta que los guiones no le han dejado avanzar más. El intento de suicidio le hizo ganar tiempo, pero aparentemente era inevitable que se marchara de Downton, aunque en un lugar mental y sentimental mucho mejor que en el que le habíamos dejado . Eso sí, creo que si hubiera seguido trabajando para Matusalén y esposa se habría acabando suicidando de verdad. Opino que Thomas es un personaje al que la serie ha tratado muchas veces de forma injusta , porque siempre le he visto un poco como un animal al que han maltratado toda su vida y cuyo primer instinto es atacar, porque sabe que la mano que viene a acariciarle al final le hará daño. Pero bueno, esperemos que al final valoren su competitividad y que pueda ser feliz. Lo bueno es que Master George estará cerca para decirle cosas adorables. Y si Thomas se ha quedado con el puesto de mayordomo es porque Mr. Carson ya no puede hacer su trabajo. Casi la única nota triste en los noventa minutos de episodio: Carson tiene una enfermedad llamada temblor esencial (como el propio creador de la serie, Julian Fellowes) y él nunca haría un trabajo con un nivel inferior a la excelencia . ¿Oportuno? Sí. ¿Me ha dado pena? También. Downton no sería lo mismo sin su papi y su mami, sin Carson y Hughes capitaneando ese enorme barco y asegurándose de que navega sin incidencias. Pero qué mayor metáfora de que los tiempos han cambiado que Carson cediendo el testigo. Y dejamos downstairs para pasar a upstairs , con la trama que ha definido el episodio, la boda de Edith. Mary ha cedido el protagonismo que ha tenido toda la serie para que su hermana pueda por fin brillar, y ha acabado de redimirse por lo que hizo montando la trama para que Edith y Bertie puedan reencontrarse. Lady Mary es un personajazo , caiga mejor o peor, y el que más mimos se lleva por parte de la serie, a pesar de su egocentrismo, de su egoísmo y de no ser tan buena persona, es una mujer fuerte, decidida, que no deja que los tiempos en los que vive definan lo que va a ser su vida, que poco a poco ha sabido encontrar su corazoncito (que lo tiene, aunque a veces le cueste sacarlo a relucir). Me parece perfecto que la protagonista de la serie sea un personaje muy gris , me gusta que se equivoque y haga cosas muy mal porque al fin y al cabo, eso la hace más humana. Se ha abusado de su condición de “mujer de la que todos los hombres se enamoran” y todo aquel periodo post-Matthew de pretendientes que no llevaron a ninguna parte se me hizo pesado, pero creo que nos despedimos de ella en un momento en que ha vuelto a encontrar el equilibrio en su vida , con un buen marido (cuya existencia he de decir que había olvidado en este mes) y un nuevo hijo. Adiós, Mary, ha sido un placer escribir sobre ti. Esta sin duda ha sido la temporada de Edith , que después de años de dar tumbos ha conseguido una vida de la que se puede sentir orgullosa. Años de ser la “hermana fea” le han cobrado factura en forma de inseguridades, y los traumas que no le creó su familia se los creó que la abandonaran en el altar primero, y que mataran al padre de su hija nonata unos protonazis después. Realmente, creo que en su caso no hacía falta que se insistiera tanto en que solo iba ser feliz con marido . Me alegro por ella, porque Bertie es un buenazo y se quieren de verdad, y era obvio que la boda iba a pasar, pero de verdad que no era necesario que absolutamente todos acabaran la serie emparejados. De todas maneras, Edith es de las que se merecía un final de cuento, y así ha sido, con su propio príncipe, castillo y por supuesto, suegra malvada. Bien por ella por haberse hecho a sí misma y haber decidido que ya no iba a dejar que la vida la hundiera. También en este especial de Navidad hemos tenido la vuelta de lady Rose, convertida en esposa y madre pero tan cabeza loca como siempre, y que sido un reencuentro que me ha gustado mucho , y eso que ella no siempre ha sido santo de mi devoción. Ha ayudado a hacer ver a Robert que Cora hace un papel importante con el hospital, y que no es que le estuviera dando de lado ( really, Robert? ). Robert y Cora nunca han tenido grandísimos arcos argumentales, sobre todo en las últimas temporadas, pero siempre quedarán en mi recuerdo como una pareja fuerte, que se quiere a pesar de todas las circunstancias, y que se quiere mucho. Nos toca despedirnos del que probablemente sea el mejor personaje de la serie sin haber hecho prácticamente “nada” en seis temporadas. Lady Violet es magia. Sus frases lapidarias, de la primera a la última, son para enmarcar, y Maggie Smith está ahí para demostrar que puedes hacer personajes míticos más allá de los ochenta. Sé que cuando dentro de unos años piense en esta serie, ella será de lo primero que me venga a la cabeza. Y creo que los minutos Denker-Spratt han merecido la pena solo por el ataque de risa de la condesa viuda. Luego está Isobel, la segunda parte del dúo dinámico. Personaje creado para ser el contrapunto de Violet, mujer moderna, trabajadora y que adora su papel de revolucionaria, pero que tiene un corazón que no le cabe en el pecho. Un poco cutre todo el asunto “Lord Merton se muere, nos rebelamos contra su hijo, nos casamos, ah, no, que no se muere al final”. Pero lo dicho, este era un episodio que apestaba a happy ending a kilómetros de distancia, y no podía haber sido de otra manera con Isobel. No podemos despedirnos sin hablar de Tom Branson, el personaje que más ha cambiado desde que lo conocimos como un chófer irlandés agitador, y que aunque se ha pasado tres temporadas intentando encontrar donde encajaba, todos sabíamos que Downton era la respuesta. Es verdad que molaba mucho más cuando era él contra el mundo, pero no me importa este puesto de Pepito Grillo de la familia que se le ha adjudicado. Una tienda de coches y un par de sonrisas compartidas con la editora (¡la varita mágica del amor ataca de nuevo!) y tenemos un buen final para él también. Downton Abbey no es Breaking Bad. No la veréis en las listas de las mejores series, seguramente pocos se acordarán de ella de aquí a veinte años y dista mucho de ser redonda. Pero qué bien nos lo hemos pasado juntos. Con esas notas de piano de la intro. Los chismes escuchados detrás de las puertas. El cambio abriéndose paso sin perdir permiso a nadie. Matthew y Mary bailando con la música de un tocadiscos. Thomas y O’Brien fumando en el patio. Edith siendo dueña de una revista. Sybil vistiendo unos pantalones. Las cejas de Carson. Violet preguntando qué es un fin de semana. Los Mamá y Papá con acento british. Gracias por todo . Sí, ha sido un final feliz para todos. Pero aunque no lo veamos, sus vidas seguirán, y habrá malos momentos, y habrá tristeza y habrá drama, así que disfrutemos de este ratito de felicidad por los momentos en los que no la haya. Porque nos lo merecemos. Yo también odio los adioses. Pero quisiera añadir una pequeña nota personal para agradecer haber tenido la oportunidad de comentar esta serie todos estos años. Gracias a Fans de SeriesTV he conocido a personas que jamás imaginé que llegarían a ser tan importantes en mi vida, y ese es el mejor regalo que me puedo llevar. Pero sobre todo gracias a todos vosotros , los que utilizáis vuestro tiempo para leer lo que he escrito, los que comentáis, los que me habéis hecho llegar vuestras opiniones. No habría sido lo mismo sin vosotros. Parafraseando a Titanic (porque bueno, no podía ser de otra manera), ha sido un placer tocar con ustedes esta noche. Y supongo que solo queda decir… nos leemos.

Tags: , , , , , , , , ,

Review Sons of Anarchy: Papa’s Goods

Llegó el final. Estamos ante los últimos 77 minutos de Sons of Anarchy . Si, como yo, habéis conseguido evitar los spoilers que el propio Kurt Sutter dejó que se filtrarán en internet, estaréis preguntándoos como acabará todo. Hay varios temas que resolver. Encontrar a Connor es uno de ellos, para asegurar a los Mayas el contrato de distribución de las armas del IRA. También habrá que encontrar una solución a la traición de Barosky. En el plano personal, Jax tendrá que dejar clara su nueva relación con Wendy y los niños. Pero, sobre todo, tenemos que saber que pasará con la sentencia por la muerte de Jury. La pena capital parece el único final posible, a la espera de conocer esa misteriosa ley no escrita de los tiempos de John Teller . Si todo se desarrolla como esperamos, el espíritu del fundador de Samcro estará muy presente en este final. Siempre me ha gustado que las historias tengan un final claro y definitivo . Es verdad que la propia dinámica de las series de televisión a veces no lo permite. A menudo, las series canceladas suelen tener desenlaces precipitados. Pero es mucho peor, para mi, cuando el cierre es deliberadamente vago o difuso. Por suerte, ese no ha sido el caso de Sons of Anarchy. Sea de una forma más o menos sorprendente, todos las tramas han ido encontrando su resolución y un transfondo cada vez más emotivo, hasta el esperado final. Hace ahora siete temporadas, la serie comenzaba con una imagen evidentemente shakespeariana, el moderno Hamlet que había cambiado el castillo en Dinamarca por un taller de motos en California . Ese mismo tono, con altibajos, se ha mantenido estos años y reforzado en su conclusión, incluso con la dedicatoria final en forma de poema. Es cierto que hay muchas cosas que han sido más o menos predecibles en esta despedida, pero era necesario ir ajustando cuentas . Y a eso se ha dedicado Jax en este día memorable, desde el mismo momento que ha abierto los ojos junto a la aún dormida Wendy. Lo primero, eliminar de una vez todos los recuerdos del pasado. En el futuro de Samcro no hay cabida para los viejos problemas. El fuego es el mejor destinatario para las cartas, las fotografías y las esperanzas de una generación ya definitivamente superada . Y justo después, garantizar el futuro de la próxima. Jax ha decidido confiar a Nero el bienestar de sus hijos, ofreciéndoles un futuro libre de violencia al cuidado de Wendy. Porque, finalmente, ha llegado a la conclusión de que no es posible ser un padre y un delincuente al mismo tiempo. Pero Jax tiene otra familia, una de su elección, que también debe dejar en la mejor situación posible. Y, para ello, comienza pagando una vieja deuda al admitir como miembro de pleno derecho de Samcro a T.O. (en serio, ¿Taddarius?), el líder de los Grim Bastards. La siguiente decisión es mucho más difícil. El club tiene que votar la pena capital para Jax . Y debe hacerlo por unanimidad. Es el castigo por los errores cometidos desde el asesinato de Tara, no solo por la muerte de Jury. Por primera vez hemos visto a Jax admitir, en su entrevista con la fiscal Patterson, que no es una buena persona. Y al cabo del día, los chicos malos están condenados a perder. Ha sido escalofriante ver como le vacilaba la voz a Chibbs cuando pedía votos para Mr Mayhem . A Tig, a Ratboy y al resto del club votando afirmativamente, apenas con un hilo de voz. Porque los problemas con los negocios no han sido tan complicados de resolver. Es la ventaja de sentirse ya al margen de todo. Barosky no ha merecido ni un segundo de atención . Todo ha sido tan directo como un disparo en la cabeza. Igual que August Marks, aunque el preludio de su muerte nos ha permitido volver a ver a esa mendiga de la que ya siempre nos acordaremos. Connor, en cambio, ha sido la sorpresa del episodio. En vez de acabar con él y entregarlo a los patrones del IRA, Jax ha decidido terminar de una vez con todas su relación con la organización irlandesa. Continuar el comercio de armas con Connor como un delincuente más, sin las coartadas del patriotismo ni las ideologías . Y, con la tranquilidad de haberlo dejado todo solucionado, Jax puede entregarse a su destino . Trágico, como no podía ser de otra manera. Desde el momento en que cambió su moto por la de su padre se había convertido en un hombre muerto, un dead man riding , si me permitís la expresión. Al final, la norma no escrita de John Teller parece ser la que le ha permitido a su hijo elegir la manera de encontrarse con la parca. A toda velocidad y perseguido por la policía, con la compañía de los cuervos de alas negras. Pero, a la vez, con entereza y serenidad. Permitiéndose, incluso, una sonrisa de satisfacción y desafío al ver aparecer tras la curva el camión de Papa’s Goods. No me gustaría terminar esta última review sin compartir con vosotros mi personal y muy subjetiva valoración sobre Sons of Anarchy. Está claro que va a ser, ya para siempre, una de mis series . He disfrutado enormemente con su tensión, con sus personajes, las motos, la impresionante banda sonora, que voy a escuchar muy a menudo. Incluso con sus dosis de violencia, que han llegado a hacerme apartar la vista de la pantalla en alguna ocasión . Pero creo, e insisto en que no es más que mi opinión, que le ha faltado un poco para poderla incluir en el Olimpo de las series, en las que guardo tan solo las más grandes. Muchas veces nos hemos quejado de tramas que se alargaban sin sentido, de giros muy bruscos, de resoluciones demasiado convenientes. Y esos, digamos, defectos en el guión han minado en algunas ocasiones mi credulidad. Me despido ya. Pero antes quiero agradecer vuestras lecturas, las valoraciones y, por supuesto, todos los comentarios. Tengo que acordarme también de Rafa Gilabert, cuyas reviews me ayudaban a disfrutar aún mas de la serie . Nos queda la esperanza de esa precuela de la que se ha hablado y que, creo, aún no está definitivamente aprobada. Sería un auténtico placer ver los inicios de Samcro, a los jóvenes JT, Clay, Gemma y muchos más. En ello confío.

Tags: , , , , , , , ,

HIMYM, la idealización y la nostalgia

“Our children will always hear romantic tales of distant years” son las primeras palabras que se pueden escuchar en la canción Heaven del grupo neoyorquino The Walkmen. Canción cuyo estribillo es “ Remember, remember, all we fight for ” y que suena en los minutos finales del último episodio de How I Met your Mother . Tras nueve temporadas la serie creada por Craig Thomas y Carter Bays puso fin a su trayecto el pasado 31 de Marzo. Desenlace incomprendido, que fue criticado por la gran mayoría de espectadores, que con ese enfado, irónicamente, no dejaba de subrayar algunas de las muchas virtudes que ha tenido esta serie. Y es que en estos nueve años la serie ha tenido altibajos, cambios de tono, transformaciones arriesgadas… Pero en ese doble capítulo final nos volvió a recordar por qué ha sido, más allá de una efectividad muchas veces discutible, una de las sitcoms más estimulantes de los últimos años. Cuando el año pasado se anunciaba que la última temporada se desarrollaría en las 55 horas previas a la boda de Robin y Barney ni los más optimistas pensaban que, más allá del reto y de la propia autoexigencia que se proponían sus creadores, iba a existir detrás de esa decisión, una razón de valor dramático tan poderosa como la que se revela en el penúltimo capítulo de la serie. Tras 440 minutos destinados exclusivamente al casamiento entre Barney y Robin, solo tuvieron que pasar 12 minutos para que nosotros, como espectadores, descubriésemos que la pareja se iba a divorciar. Gran parte del enfado de la gente se ha debido a factores como éste. Si Barney y Robin se iban a divorciar, ¿para qué era necesario dedicar tanto tiempo a su boda? Si Ted iba a acabar con Robin tras el fallecimiento de Tracy, ¿para qué tanta vuelta durante nueve años con la identidad de la madre? ¿De verdad merecía la pensa tanto esfuerzo? Pero claro, ¿cuándo ha existido la garantía de que el amor pueda (y deba) ser eterno? Todos hemos hecho (o hemos creído hacer) locuras por personas de las que nos hemos enamorado. Independientemente de cómo haya terminado la historia, no se nos daba un ticket antes de embarcarnos en esa aventura, como garantía por si la relación no acababa como esperábamos. Si nos da rabia que Barney y Robin se divorcien, es porque nos hicieron creer que iban a acabar juntos (los guionistas… y los personajes). Si nos da lástima que Ted y Tracy no puedan vivir el resto de su vida juntos es porque pensábamos que estaban hechos el uno para el otro (algo que tiene un mérito incalculable sabiendo el poco tiempo que han compartido ambos personajes durante toda la serie). La idealización es uno de los dos grandes elementos sobre los que ha girado esta finale, y por extensión la totalidad de la serie. Tracy, antes de conocer a Ted ya había perdido a su alma gemela. Posiblemente si hubiésemos sido testigos de esa relación, la existente entre Ted y Tracy nos hubiese parecido mucho más molesta, casi artificial. No es casualidad que en el capítulo centrado en Tracy ( “How you mother met me” ), la historia comience en el momento en el que ella recibe la noticia de que su novio ha fallecido. Robin no deja de ser a Ted lo mismo que Ted fue a Tracy. Que nos parezca que haya traición o conformismo en el acto final de Ted, haría que su relación con la madre estuviera dotada de los mismos elementos. Los hijos de Ted le dicen a este que la razón de que les haya contado esta historia es que está enamorado de Robin y esta es su manera de pedir permiso para volver a intentarlo con ella. Evidentemente, gran parte de How I Met your Mother ha girado sobre la relación platónica entre Robin y Ted, pero la principal razón por la que Ted ha contado esa historia a sus hijos es el otro gran elemento sobre el que ha girado esta finale: la nostalgia . En “The time travelers” , vígésimo episodio de la octava temporada, Ted estudiaba la posibilidad de ir al evento “Robots VS Wrestlers” con Barney, para al final del día, acabar solo en el MacLaren’s. La voz en off de Bob Saget nos contaba que si hubiese tenido una segunda oportunidad, no hubiese ido a ver cómo luchaban robots y humanos sino que hubiese aprovechado para pasar una tarde más con Lily, Marshall y Marvin, ver a Barney y Robin discutir sobre el catering de la boda y, por encima de todo, para ir a por Tracy y aprovechar desde ese momento, de los 45 días que les faltaban para conocerse. Paradójicamente, el MacLaren’s será lo que más echen de menos cada uno de los miembros de este grupo de amigos. Los últimos 40 minutos de la serie están dedicados a cerrar la historia de cada uno de los personajes que tendrán que decir adiós a algo (Lily y Marshall a su apartamento, Barney a su estilo de vida, Ted a la madre del título), pero sobre todo a recalcar cómo echaron de menos poder volver a reunirse juntos en la taberna. Esa foto que saca Tracy y que reúne a Robin, Lily, Marshall, Barney y Ted en su mesa del MacLaren’s es la única razón por la que este último nos ha contado esta historia. Solo le quedan los recuerdos de los mejores años de su vida. Los que pasó junto a sus amigos. Los que han formado la historia de How I Met Your Mother desde su primer capítulo, en el que Ted nos contaba cómo conoció a Robin, la que fue el último miembro en llegar a la pandilla. Quién fuera la madre o dejara de serlo, nunca ha sido importante. Los títulos de crédito finales, con imágenes de cada uno de los actores en el primer capítulo recalcan que todo este tiempo lo único importante ha sido eso: la amistad entre cinco tipos que decidían reunirse en un bar todos los días. Es muy difícil mantenerse nueve años en plena forma. Sí, la serie probablemente tocó techo en sus primeras tres temporadas con capítulos como el del Prize is Right , videoclips de Robin Sparkles o cantos de la lluvia. Transformó su tono, pasando de ser una comedia con transfondo romántico, a ser otra en la que iba ganando más peso la parte romántica/dramática sobre la cómica. Todos sus personajes han acabado acercándose cada vez más a un extremo caricaturesco no tan presente en los primeros capítulos. Se llegó a abusar de la auto referencia, en su momento marca de la casa. Dicho todo esto, sería absurdo negar que esta última temporada ha sido realmente valiente y que varias decisiones que se han tomado son dignas de aplaudir . La estructura base de contar todo lo que sucede en 55 horas, alejar a Lily y Marshall y poner en (breve) jaque la relación perfecta, hacer un capítulo en verso… Insisto, la efectividad ha podido ser mayor o menor, pero la intención de desperezarse y arriesgar, hacía tiempo que había dejado de estar tan presente en la serie como lo ha estado en este último año. Por encima de todas, una de las variaciones más arriesgadas, clave para comprender la disconformidad causada en muchos de los fans, es la ausencia de voz en off durante los dos últimos capítulos. A modo de auto sabotaje, los saltos temporales que ocurren en los últimos minutos de la serie, dirigidos exclusivamente al público de la serie, sirven para relativizar de una manera extrema toda la historia de la serie que comenzó en 2005 (ejemplo significativo ese gesto de Lily al descubrir que Barney se ha hecho otro Playbook, impotencia que comparte todo el público al descubrir la aparente incorregibilidad del personaje, antes de descubrir su definitiva redencion). Hemos visto poco a la madre, el matrimonio entre Robin y Barney no nos ha durado mucho, nosotros no hemos sido testigos del nacimiento del resto de hijos de Lily y Marshall… Hemos, nos, nosotros… La historia que les cuenta Ted a sus hijos, finaliza tras la conversación que tiene con Tracy bajo el icónico paraguas amarillo. Cómo conoció a su madre. La historia que cuenta la serie al público termina cuando Ted alza ante Robin la tuba azul. Curiosamente el único elemento de la serie que combina tanto nostalgia como idealización.

Tags: , , , , , , , ,

¡Boardwalk Empire renovada!

No suele ser hasta la emisión de los tres primeros episodios que HBO decide proseguir o no con la mayoría de sus series. El del pasado domingo compitió con la series finale de  Dexter , con 2,80 millones, y con el penúltimo capítulo de  Breaking bad , batiendo el récord de dicha serie con 6,58. Pese a las malas cifras de audiencia, HBO renovó ayer  Boardwalk empire para una quinta temporada a emitir en 2014. El capítulo de esta semana, Acres of diamonds (cuya review está al caer), ha sido el menos visto en toda la historia de la serie con solo 1,87 millones de espectadores. Aún así, la cadena ha decidido seguir adelante con la serie protagonizada por Steve Buscemi durante, de momento, un año más.

Tags: , , , , , , , , , , , ,