La absurda censura en el anime: Pokémon

Si el caso de Yu-Gi-Oh os parecía sangrante en torno a lo relacionado con la censura (eliminando armas, elementos religiosos y cualquier atisbo de sexualidad en los personajes), entonces es que no recordáis bien todo lo relacionado con Pokémon. Sí, la conocida adaptación del videojuego vendeconsolas de Nintendo es otro de esos habituales que sufre por el “club de la tijera” . De hecho, ya os digo de antemano que a día de hoy es prácticamente imposible ver el anime de Pokémon íntegro. Y no porque aún no haya terminado (que también), sino porque la versión japonesa incluso ha censurado algunos capítulos. Y es que, junto con algunos cambios hechos por los memos de 4Kids Warner Bros a supuestas “acomodaciones culturales” (parece que el ver a unos personajes con un kimono o degustando algún plato típico nipón es algo que jamás entenderemos en Occidente), hay que sumar cuestiones de mayor envergadura: las gigantescas tetas falsas que lleva James, del Team Rocket , en uno de los capítulos de la primera temporada de la serie, y que nunca, repito NUNCA, fue emitido en nuestro país. Otro caso sangrante, también de la primera temporada, tiene lugar en la conocida área de los videojuegos conocida como Zona Safari. En el anime, su vigilante, un viejales cascarrabias y armado con rifle, es la causa principal de que el capítulo no fuera considerado adecuado para su emisión . De esta forma, y al contrario que en Yu-Gi-Oh, donde sólo se eliminaban las armas, aquí se despacha el capítulo entero. Luego nadie entendía por qué Ash afirmaba tener una manada de pokémon Tauros en capítulos posteriores. ¿Queréis más ejemplos? Bueno, pues contamos con un par de episodios no emitidos debido a que podían hacer recordar a los espectadores los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 . El primero porque su título no es otro que “La Torre del Terror”. ¿El segundo? Porque se ve a un gigantesco Tentacruel destruyendo una ciudad . Aún así hay un caso más sangrante que todos estos y ese es el del capítulo protagonizado por el pokémon Porygon , que causó epilepsia a 685 niños japoneses. Dicho episodio nunca más fue emitido, y el pokémon cibernético nunca ha vuelto a ser visto en la serie pese a contar ésta con más de 700 capítulos a la espalda. ¿Qué os parece esta absurda muestra de censura? Únicamente en el último caso podría considerarse alterar o editar el episodio… Pues bien, lo que os acabamos de mostrar es sólo una pequeña muestra de los 11 episodios de Pokemon alterados a lo largo de toda su historia. Si estáis interesados en el tema, los amigos de Psypokes pueden ilustraros algo más en su web .

Tags: , , , , , , , , , ,

Review Mr. Robot: Ones And Zer0es

El nuevo capítulo de Mr. Robot ha continuado con todas las tramas iniciadas en su arranque. Con una estética cuidada y una línea argumental que nos da que pensar qué es real y qué no, las andanzas de Elliot comienzan a tener más consecuencias de las que él esperaba y debe tomar decisiones que le harán plantearse lo correcto o no de sus actos. Creo que este capítulo lo podemos dividir en torno a dos temas: las opciones y las promesas . ¿Comentamos? Empezando por las promesas, como bien habéis visto, Elliot se ha visto tentado en el capítulo por verse obligado a escoger una opción u otra en dos escenarios radicalmente opuestos, generándole ansiedad y estrés. Una situación que le es familiar a su psicóloga, diría porque obviamente está viendo que la conducta de Elliot está yendo a peor, más irascible, paranoico y con un aspecto físico que hace ver que anda metido en ciertas sustancias no muy sanas, por así decirlo. Sin embargo, ya vamos viendo que uno de los principales problemas del protagonista y que él trata de solucionar, como vimos que confesaba en el primer capítulo en el establecimiento del pedófilo, es precisamente su incapacidad de expresar sus sentimientos. Todavía no tenemos claro porqué Elliot va a esta consulta si no se sincera con la especialista, pero, recordemos, que parece que se debe más a una obligación impuesta que a una elección. Para empezar, su primera encrucijada sucede justo donde finalizó el primer capítulo, en las oficinas de Evil Corp, increíblemente así acuñada por ellos mismos, delante de Tyrell Wellick y 11 insufribles abogados para , y dejad que me apunte el tanto por haber previsto esto, ni más ni menos que ofrecerle el trabajo de encargado del departamento de ciberseguridad. Tyrell, que no está menos que encantado tras el arresto de Terry, será oficialmente en breves su digno sucesor y quiere contar con Elliot para dirigir la nueva reestructuración de la seguridad de datos de la empresa. Tyrell, que no sé a vosotros, pero a mí me ha recordado a Patrick Bateman en American Psycho , se sincera con Elliot y le dice que debería aceptar el trabajo, no solo por la posibilidad de ser multimillonario en unos meses, ríete tú de las condiciones de algunos contratos, si no porque también presumiblemente en unos meses se quedará sin su puesto en AllSafe tras perder esta a Evil Corp como principal cliente. Como bien sabemos que a Elliot lo que es el dinero se la trae al pairo y no tiene precisamente una buena opinión de la compañía, su respuesta es no porque está feliz donde está, tooooma contestación para dejar flipado al personal, dejando a un Tyrell es una especie de shock leve al no poder dar crédito ante la propuesta. En sus propias palabras: “Bueno, pensé en preguntar”. Tal y como apunta XX en los comentarios, la coloración de las imágenes y los juegos de planos (especialmente me gustó mucho la imagen con que abro esta review) dan cuenta de que este tipo de detalles están estudiados y cuidados. Eso y no olvidemos la elección más que acertada de la música para este final de encuentro. Me encantaría poder aportaros el detalle del nombre y demás pero mi querido Shazam solo me ha dicho el nombre del álbum: Best Classic Cinema. La siguiente elección que debe tomar Elliot es si sigue adelante con Mr. Robot y FSociety o no . Tras un tenso tiempo para Elliot sin saber nada de ellos, la primera noticia que vuelve a tener de ellos, y recordemos que se entera por cuenta ajena, es que están reivindicando por medio de un vídeo la liberación de Terry más el cese absoluto de Evil Corp perdonando las deudas de sus acreedores . Dejando a un lado el primer desconcierto por pedir la libertad de su líder Terry, ya que luego Mr. Robot nos lo explica, lo siguiente que me llamó la atención son las peticiones tan sensatas que demandan. Y ojito, sin concesiones . Obviamente FSociety sabe más que de sobra que lo demandado no va a pasar, así que todo se trata de una cortina de humo para despistar a la corporación mientras mueven ficha hacia su siguiente objetivo: destruir todas las copias de seguridad de la compañía . Permitid que me pare unas líneas a resaltar la elección por parte de FSociety de la máscara de Milburn Pennybags como personaje para encubrir sus identidades en un alarde de crítica a los monopolios y, ya dejando de lado al universo de la serie, recordando a Anonymous con su logo y todo. El problema con Mr. Robot es que diría que por primera vez vemos que están dispuesto literalmente a todo con tal de conseguir su fin. Que hay que matar a gente , pues nada, esto es la guerra y siempre hay daños colaterales. Su idea de hacer explotar un gasoducto para así destruir sus backups no forma parte con la manera de ser de Elliot, quien ya bastante culpable se siente por meter a un inocente en prisión. He aquí cuando se sucede el debate tan comentado en los capítulo sobre si somos unos o ceros. No dejaré de admitir que la analogía de la disyuntiva entre el sí o el no con la codificación binaria no ha dejado de ser cuanto menos curiosa. El problema, tal y como he dicho, es que para Mr. Robot no existen las medias tintas , o con ellos o contra ellos. Pero, aunque Elliot diga que no e intente escapar, la realidad es que: XX: No puedes desaparecer así como así. ¡Podemos hacerlo contigo o sin ti, pero eres parte de esto de todas formas! Entrando nuevamente en otro detalle de una escena, a pesar de que a Elliot sí le llamó la atención que XX aka hácker de gafas de corazón cuyo nombre desconozco (¿No han dicho su nombre en ningún momento, no? ¿No? Si alguien puede arrojar luz a este tema, por favor, que lo haga. Gracias de antemano) irrumpiera en su apartamento, yo he de decir que no me sorprendió en absoluto. Recordemos que Mr. Robot lo estuvo siguiendo durante unos días así que, ¿qué le hace presuponer que no sepan casi todo de él?. Como vimos las dos decisiones tomadas por Elliot hasta ahora comentadas le llevan a recordar la importancia de las promesas y sobre todo, las consecuencias de romperlas. Por un lado vimos que hizo romper la que tenía con su proveedora acerca de la frecuencia en suministros . Consecuencia : Elliot consume sin control. Por otro lado vemos que rompe la que le hizo a Shayla: no intervenir en su relación con Fernando. Fernando, buena pieza donde las haya, es el que se encarga de suministrar los medicamentos que evitan que Elliot padezca abstinencia. A pesar de las primeras dudas de Elliot de si quedarse o no sin principal proveedor, finalmente opta por la decisión sabia, y del tipo de las que le caracterizan, de denunciarlo ante la policía. Consecuencia : veremos cómo hace Elliot para sobrellevar su dependencia a la morfina. ¿Conseguirá dejarla, buscará nuevo proveedor o le veremos caer del todo a la adicción? La promesa más interesante que rompió Elliot, y que nos conduce al sorprendente final, es la que rompió con su padre . Vemos que el hombre en un alarde de sabiduría , captad mi ironía, hizo prometer a un niño de ocho años que no dijera nada a su madre acerca de que tenía leucemia. Dejando a un lado cómo a alguien se le ocurre contarle a un niño que se está muriendo y que no puede decir nada, nos enteramos de dos cosas más. Por una parte su padre no hizo nada para luchar contra el cáncer y segundo, en cuanto se enteró de que Elliot no pudo más y se lo confesó todo a su madre, no solo le empujó provocando que se cayera por una ventana y se rompiera un brazo, si no que no volvió a mirarlo jamás. Creo que muchas de las rarezas en el carácter de Elliot pueden explicarse con esta confesión. Aún así, y retomando la serie y dejando mis opiniones a parte, lo más increíble es que Mr. Robot parece justificar al padre defendiendo su acción y empujando a Elliot desde la barandilla diciendo: Mr. Robot: ¿Alguna vez pensaste que te lo merecías? (…) ¿Por traicionar su confianza? (…) No te comprometiste con el pacto sagrado que habíais formado. Por lo que he leído en algunos comentarios yo tampoco creo que a Elliot le haya pasado mucho con la caida. Vale que abajo había piedras y esas cosas, pero no creo que vaya más allá de algún miembro roto. Una tontería como quién dice. Creo que la intención de Mr. Robot ha sido darle una lección a Elliot , si te comprometes con algo debes llegar al final o habrá un castigo. A modo de advertencia, vamos. Por otro lado, sigo dándole vueltas al tema de los hombres que persiguen a Elliot . Él mismo duda si solo los ve él en la escena del metro ante la tranquilidad de la hácker. En cuanto a la nueva subtrama que atañe a Krista y el portátil infectado, mi teoría es que Mr. Robot sabe que esta es una pieza sensible para Elliot y decide tener material en contra de ella en caso de que Elliot no colabore. Que el falso DJ escriba en asiático (si alguien en la sala distingue qué idioma era que levante la mano) advirtiendo de “estamos dentro” me hizo pensar que Dark Army estaba detrás del ataque y por ende, FSociety también. Quizás solo se trate de un grupo de pervertidos, pero he aquí mi teoría conspiratoria. Muahahahaha. Vuestra teoría de que Mr. Robot sea realmente un alter ego de Elliot me parece muy interesante, pero, sinceramente, espero que no por el aquel de no “haber resuelto el misterio tan pronto”. Recordemos que la serie tiene ya confirmada una segunda temporada , así que de verdad que espero que, lejos de las alucinaciones o no de Elliot, Mr. Robot sea real. Veremos en el siguiente capítulo el alcance del salto de Elliot y su plan para destruir las copias de seguridad sin poner en peligro la vida de nadie. ¡Nos vemos en eps.1.3_da3m0ns.mp4!

Tags: , , , , , , , , ,

Review True Detective: The Western Book of the Dead

Desde luego, no era un trabajo fácil. Si el año pasado, antes de su estreno, True Detective ya tuvo que enfrentarse a un hype desmesurado ante el que, sin embargo, salió airoso, el reto que se planteaba con este episodio era aún mayor: sobrevivir al fantasma de su propio pasado . La segunda temporada de lo que se convirtió, para muchos, en una serie de culto desde su propio estreno (no vamos a entrar a juzgar aquí hasta qué punto esto es acertado o no) se presenta con el hándicap de querer estar, como mínimo, a la altura de la anterior. ¿Promete eso este primer episodio? Vamos a verlo… Supongo que es de rigor comenzar por los propios títulos de crédito. Visualmente, el estilo es muy parecido al del año pasado, con la superposición de imágenes, sombras y siluetas. Sin embargo, los colores de este año son algo más vivos, con un claro predominio del rojo que, en algunas imágenes tiene un directo referente sexual, y en otros recuerda al tono y la textura de la sangre. En cuanto a la música, he de reconocer que me decepcionó un poco la primera vez que la escuché. Aunque siempre alegra escuchar a alguien como Cohen en televisión, supongo que me había acostumbrado al country de Far From Any Road . Sin embargo, tengo que decir que, tras escucharla varias veces más, este Nevermind me ha conquistado del todo. Además, no me cabe la menor duda de que, como en la primera temporada, la intro estará plagada de detalles que sólo iremos comprendiendo a medida que avance la trama. Y entre ellos se encuentra la letra de esta canción. Así que atención al contenido: “ No me atraparon, aunque muchos lo intentaron. Vivo entre vosotros, bien disfrazado. Tuve que dejar mi vida atrás. Cavé algunas tumbas que jamás encontraréis. La historia se contó con hechos y mentiras. Tuve un nombre, pero no importa… ” Si lo que pretendían era atraparnos con esta cabecera, está claro que lo han conseguido. Por lo demás, quizás nos ha llamado la atención el hecho de que McConaughey y Harrelson sigan apareciendo como productores ejecutivos (quizás para compensar en cierto modo la inversión que ambos hicieron en el proyecto de cara a la primera temporada), y, como ya sabíamos, la desaparición del nombre de Cary Fukunaga (algo que, me temo, echaremos de menos). Por suerte, contar de nuevo con la mano de Pizzolatto como hilo conductor de toda la temporada nos ofrece grandes garantías. Sé que hasta ahora prácticamente todo lo que he comentado lo he hecho usando la comparación con la temporada anterior. Y creo que eso debería acabar aquí , por el bien de la serie. Obviamente, es imposible no acordarse de la primera temporada (especialmente cuando la propia serie es la que nos introduce varios guiños muy descarados). Pero todo paralelismo más allá de eso sólo nos llevará a establecer comparaciones que, seguramente, únicamente perjudicarán a la nueva historia. Como ya sabíamos, tenemos nueva trama, nuevo contexto, y nuevos personajes. Y este primer episodio ha servido para presentar a nuestros protagonistas e indicar, grosso modo , hacia dónde se puede dirigir la trama este año. Hasta donde hemos podido ver, pasamos del dueto protagonista a un coro a cuatro voces, en el que sólo tres parecen corresponderse con la etiqueta de “detective” que nos promete el título, mientras que el cuarto, por ahora, se sitúa al otro lado de la ley. El primer personaje que nos llama la atención – y en el que más se ha centrado este episodio – es el de Ray Velcoro (Colin Farrell), un detective marcado por un duro evento del pasado: la violación de su mujer por unos criminales que nunca llegaron a detener. Este hecho, por supuesto, ha marcado toda su vida tanto en lo personal (un divorcio inminente y un hijo que probablemente no es suyo) como en lo profesional (a raíz de aquello contrajo deudas con Frank Semyon, como comentaremos más adelante). Como consecuencia de ello encontramos en Velcoro a un personaje lleno de contradicciones y muy atormentado , que sin duda nos proporcionará escenas muy llamativas esta semana. Si bien yo no tenía muchas expectativas puestas en Colin Farrell – al que veo un poco limitado -, sí que tenía mucha curiosidad por ver qué tipo de personaje interpretaría Vince Vaughn. Frank Seymon , como decíamos antes, no es precisamente un representante de la ley. Por lo poco que hemos podido ver, da la impresión de que este personaje ha pasado en apenas una década de ser un criminal sin importancia a un auténtico mafioso , que ve peligrar su imperio con el evento que cierra el episodio. Supongo que necesitamos ver más de este personaje para observar su auténtico carácter, ya que hasta el momento no hemos tenido la sensación de que sea alguien realmente peligroso, como se supone que lo será. En una serie predominantemente masculina en lo que a protagonismo principal se refiere, Ani Bezzerides (interpretada por Rachel McAdams) se presenta como una mujer dura en su trabajo, como contraposición a una familia totalmente disfuncional con la que no quiere identificarse pero de la que le resulta imposible desvincularse. Esperemos que este personaje no caiga en el estereotipo de mujer dura que tantas veces hemos visto, y que nos ofrezca algo más novedoso. Por último, el cuarteto protagonista se cierra con Paul Woodrugh (Taylor “ Riggins ” Kitsch), un joven exmilitar que, ahora convertido en policía, es expulsado por un escándalo, y que también tiene un pasado incómodo que le ha dejado cicatrices no sólo en la piel. De hecho, es el propio Woodrugh el que se convierte, sin quererlo, en el nexo de unión entre los cuatro personajes principales. Y es que, en medio de un peligroso y acelerado viaje nocturno por carretera – en el que aún no sé si buscaba encontrar emociones en su vida o acabar con ella -, Paul descubre el cadáver de Ben Caspar , que implicará a los cuatro personajes de maneras diferentes. Con The Western Book of the Dead , por tanto, hemos tenido un episodio que se ha centrado esencialmente en la presentación de los personajes y, en última instancia, en el planteamiento de una trama en la que profundizaremos en los próximos episodios. Por ahora, los sentimientos son encontrados: True Detective sigue siendo una serie de calidad , y eso se nota tanto en su factura como en el modo en el que afronta las historias que nos quiere contar. Sin embargo, da la impresión de que, en su intento por conservar (y compensar) la sensación de trascendencia que nos entregó el año pasado, ha caído en el error de construir personajes tan oscuros que puedan llegar a perder la credibilidad. Si el año pasado los dos protagonistas se compensaban en sus personalidades (sin dejar de lado la complejidad), por ahora hemos visto que, como mínimo, tres de los cuatro están tan hundidos psicológicamente que en cierto modo nos hace dudar de si es posible en la vida real unir a personas con un pasado tan complicado como el suyo. En cualquier caso, la segunda temporada de True Detective por ahora nos ha dado motivos suficientes para querer volver a California la semana que viene, como mínimo, para comprobar si nuestras sospechas son infundadas o no. ¿Opináis lo mismo?

Tags: , , , , , , , , ,

Pilotos de midseason: Wayward Pines

Iba para leyenda con la rompedora El Sexto Sentido , la controvertida El Protegido y la discutible Señales , pero el director M. Night Shyamalan entró a partir de ahí en una espiral de tropiezos de crítica y taquilla que tocó fondo en 2013 con After Earth. A pesar de ello, su primera aventura en televisión, Wayward Pines , no tardó en llamar nuestra atención por su presencia como director del piloto, pero también por su parecido a Twin Peaks y por un reparto más que sólido encabezado por Matt Dillon, Carla Gugino y Juliette Lewis. FOX la estrenará el próximo 14 de mayo de forma “oficial”, pero ya ha adelantado el primer episodio en su web y en plataformas como Hulu o Amazon Instant Video. Nosotros ya lo hemos visto y, spoiler alert , nos ha atrapado con la misma fuerza con la que esa misteriosa localidad de Idaho ha hecho con Ethan Burke (Dillon). Bueno, tal vez no tanto… Basada en una trilogía de libros de Blake Crouch (Pines, Wayward y The Last Town), Wayward Pines se pone en marcha cuando el agente de los Servicios Secretos Ethan Burke (Matt Dillon) sufre un accidente de tráfico mientras viaja junto a su compañero a investigar la desaparición de otros dos agentes. Cuando despierta, en una escena tan lostiana que he buscado a John Locke por todas partes , lo hace en la extraña localidad de Wayward Pines (Idaho), una preciosa ciudad en la que sus habitantes actúan de forma extraña y donde todo es más perfecto que en Noruega . Y eso, como sabéis, es imposible incluso en la ficción. Para darnos cuenta de que Wayward Pines es una ciudad que no se rige por las reglas tradicionales , ni siquiera las temporales, no necesitamos que la gran Melissa Leo, en plan enfermera loca de Alguien voló sobre el nido del Cuco, se empeñe en cuidar de Ethan cuando está en el hospital lleno de habitaciones vacías. Ni tampoco el mensaje de la camarera Beverly (Juliette Lewis) a un cada vez más confundido Ethan, donde le explica que no hay grillos en Wayward Pines. Ni que los teléfonos sean de los años noventa y, por supuesto, que todas las llamadas acaben en la más absoluta frustración. Ni la actitud pasiva del sheriff de la localidad cuando el propio Ethan le cuente que ha encontrado el cadáver de uno de los dos agentes a los que ha venido a buscar. Para darnos cuenta de que ese pueblo huele mal nos basta con la pinta de decorado de Hollywood que tienen sus calles y comercios. ¿Qué narices está pasando ahí? El piloto de la nueva serie de FOX se mueve a partir de entonces entre dos escenarios : uno, en el que descubrimos junto a un confundido Ethan Burke las rarezas de Wayward Pines; y otro, mucho más normal, en el que la mujer y el hijo de Ethan reciben la noticia de la desaparición de éste, cuyo cuerpo no está entre los restos del accidente de tráfico en el que sí ha aparecido el cadáver del compañero de los Servicios Secretos que viajaba con él. La historia se refuerza con dos detalles esenciales sobre el pasado de Ethan : ha tenido problemas psiquiátricos que le han producido alucinaciones y la compañera a la que va a buscar fue su amante. Lo primero es importante para que dudemos sobre si lo que le pasa es real o no; lo segundo, para que sea su mujer la que dude de su repentina y misteriosa “desaparición”. La diferencia entre Wayward Pines y otras series similares, en las que el protagonista está encerrado en un pueblo sin comunicación con el exterior, es que aquí Ethan Burke no es un estúpido sin sangre al servicio de la historia , sino que hace exactamente lo que esperamos de él: coge una piedra, rompe la ventanilla de un coche, le hace un puente y sale a toda pastilla de esa ciudad de locos… hasta que vuelve a entrar. Y vuelve a salir. Y luego vuelve a entrar, como si estuviera caminando en círculos. Y al final, desesperado, toma otra decisión inteligente: subir a lo alto de una colina para saber dónde narices está . Y ahí se descubre parte del pastel. El punto de partida argumental de la serie es fantástico, así como la fotografía, la dirección y la factura técnica del piloto. También lo es su reparto, ya que incluso ese aire de cowboy resacoso que tiene Matt Dillon le sienta bien a la locura que rodea a Ethan Burke. Carla Gugino está espléndida en todos los sentidos, igual que la mencionada Melissa Leo o el siempre misterioso Toby Jones, para el que pronosticamos una trayectoria en clara línea ascendente: sabe mucho, esconde más . En definitiva, Wayward Pines cuenta con muchos elementos que la convierten en una serie más que recomendable, en especial ahora que la temporada de series toca a su fin y arranca un verano que suele ser más austero en grandes estrenos. ¿Puntos débiles? Unos pocos, también. Para empezar, creo que el piloto desvela demasiado pronto algunos de los ases en la manga de la serie. Lost, referente ab aeterno en el tratamiento del misterio, se hizo enorme por sembrar la semilla de la curiosidad entre la audiencia con la promesa de que floreciera la respuesta más adelante. Y si no florecía, al menos el misterio ya llevaba meses calando entre la audiencia, que se rompía los sesos por tratar de encontrar una respuesta. Wayward Pines nos cuenta que Ethan ha sufrido un importante trauma que le ha dejado secuelas psicológicas muy profundas, pero antes de que podamos dudar de que si lo que está viendo es realidad o fruto de su imaginación, la serie nos da una respuesta . Intuyo que es porque tiene preguntas más trascendentales que hacer o misterios más importantes que resolver, y que el elemento central de la serie no está en la cordura de Ethan, sino en lo que están haciendo con él . Porque sí, Ethan es una víctima, o al menos lo parece tras el primer episodio, aunque no dudo que Wayward Pines nos irá confundiendo un poquito más cada 42 minutos. También creo que la historia de Seattle, donde están la mujer y el hijo de Ethan, tiene demasiada presencia en un piloto que exigía menos verdades y más magia, más locura, más situaciones inexplicables. En cualquier caso, Wayward Pines se maneja bastante bien en esa tierra de cultivo de las dudas y la confusión , ya que después de ver el piloto todavía no tenemos muy claro si estamos viendo un thriller policial con tintes sobrenaturales, una serie de pura ciencia ficción, una historia de conspiraciones gubernamentales con científicos locos o una versión light de Lost en la que sí estamos en el Purgatorio. Lo descubriremos a lo largo de los 10 episodios que tendrá su primera temporada.

Tags: , , , , , , , , , , , ,

Daredevil: ¿donde está el límite?

Tengo que admitir que estoy muy enganchado a esta joya que nos ha regalado Netflix, y que no deja de sorprenderme capítulo a capítulo . No sé vosotros pero yo ya voy por el sexto de la temporada y estoy deseando comentar todo lo que ha pasado desde que escribí mi última entrada , y en especial sobre ese último miembro del reparto que se ha unido a la ficción. Hablemos de Wilson Fisk , hablemos de lo que hay que hacer para salvar Hell’s Kitchen, hablemos del bien, hablemos del mal: ¡cruza el límite! Un héroe, su compañero, dos chicas y una ciudad a la que salvar. Un segundo… Aquí falta algo… ¿donde esta el villano? Sí, exactamente ese es el ingrediente que falta para completar la historia… y además si la historia ya es buena de por sí, el villano en cuestión tiene que estar a la altura de las circunstancias: ¿esta Wilson Fisk a la altura de Daredevil? Creo que la respuesta está muy clara. Aunque estaba ahí desde el principio no se ha dejado ver hasta después de tres capítulos, algo que considero un tremendo acierto ya que han esperado a que conociéramos a todos los personajes para después presentar en solitario al que va a ser el enemigo de esta temporada y centrarse en él durante casi tres capítulos matizando poco a poco al verdadero hombre tras la cortina , el que maneja el cotarro en el grupo que está “reconstruyendo Hell’s Kitchen”. Y finalmente presentándoselo a Murdock. El personaje de Fisk (Vincent D’Onofrio) es interesantísimo y espero que se centren en él más adelante, me gustaría explorar su pasado, ver cómo ha llegado a donde está y lo que le ha empujado al “lado oscuro”. Mención aparte sus románticas citas con Vanessa (Ayelet Zurer). Me gusta mucho cómo interpreta el personaje esta actriz y por supuesto D’Onofrio borda el papel en todos los sentidos. Le viene como anillo al dedo este personaje imponente, fuerte e intimidador. Consigue lo más difícil: nos deja con muchas ganas de verle más en pantalla. De hecho, la escena del walkie y la demostración del alcance de su poder de manipulación ha sido de lo mejor que hemos visto hasta ahora. Y aunque él sea el mandamás del grupito no quita que los demás componentes no sean dignos de interés , personajes como Gao (Wai Ching Ho), James Wesley y los rusos pueden ser muy potentes. Es más, estos últimos han tenido un papel muy digno en los últimos episodios, el coche de Fisk no cerraría muy bien tras ese incidente tan hardcore (me declaro muy fan de las idas de olla de nuestro calvo). En cuanto a Vladimir (Nikolai Nikolaeff), a pesar de no poder vengarse, ha tenido un buen final que parecía que no llegaba nunca . Y resolviendo algo que me planteaba en la otra entrada ¡ya tenemos chica-Daredevil ! Y aunque se veía venir la ganadora ha sido Claire, mientras que a la secretaria le va a tocar conformarse con Foggy, que se ha salido y ha hecho las veces de héroe. Bien Foggy, bien . Hay que reconocer que este personaje ayuda mucho a desconectar de la trama de la ficción y ofrecerte cinco minutos de descanso. También es verdad que Karen gana mucho compartiendo trama con él, ya que si hubiera que clasificar a alguna historia como floja esa sería la de su vendetta personal contra Union Allied al menos de momento, ya que no ha sido demasiado significativa… más allá de servir para presentarnos a Ben Urich (Vondie Curtis-Hall), un periodista del New York Bulletin al que no le auguro muy buen futuro. Eso de meterse en todos los fregados nunca acaba bien, esperemos que no meta la pata mucho porque los policías corruptos (el 98% de la comisaría) lo tienen calado. El juego de cartas de Fisk nos ha llevado al sorprendente giro del quinto capítulo y del cual hemos visto sus consecuencias en el sexto. Él siempre consigue lo que quiere, aunque tenga que manipular al mundo entero para ello, y es así como Daredevil llega a Vladimir y nos ofrecen este magnífico capítulo en el que se pone a prueba la moralidad de Matt: ¿hasta dónde está dispuesto a llegar? ¿Donde esta la frontera que diferencia un buen acto de uno malo? Los rusos matan. Daredevil no mata, pero sí deja en coma. ¿Hay diferencia? Según Matt sí, pero dónde está la línea que lo marca, ¿donde esta el límite? Ha sido genial esta primera prueba de moralidad a la que se enfrenta como justiciero, ¿estaría dispuesto a matar? Sin duda esta es la primera de muchas situaciones límite (o eso espero) a las que se enfrentará Daredevil y en las que podremos ver más de ese debate interno entre el bien y mal. En paralelo a su evolución ideológica tenemos su construcción como héroe de las calles. A estas alturas, Matt sigue muy lejos de ser perfecto o invencible pero su voluntad ha sido inquebrantable, hasta ahora . Está claro que la evolución del personaje es lo que va a marcar la temporada, así como lo que pase en cada episodio marcará en cierto modo a Matt y lo encaminará a la formación de su ideología, de su forma de hacer justicia, que al parecer no está tan clara como él quiere creer. El verdadero arco de la serie está comenzando y el nivel de cada capítulo supera al anterior, por lo que esto promete encaminarse a un desenlace épico. ¿Qué os está pareciendo? ¿Vais más avanzados que yo? ¡No me escribáis muchos spoilers que me gusta leeros a todos!

Tags: , , , , , , , , , ,