Crítica del 6×15 "A Wondrous Place" de Once Upon a Time: cambios de compañía

La semana pasada Isidro nos contó lo precioso que fue el capítulo tan maravilloso centrado en la Evil Queen y Regina (no podía ser de otra manera teniendo a Lana Parrilla protagonizándolo, obviamente), y aunque esta semana no ha tenido nada que ver, ya que se han ido por otros derroteros, creo que también han contado una buena historia. ¡ Spoilers ! Conforme la temporada va llegando a su fin, se va acercando aquél momento spoileado sobre la muerte de Emma que está escrita en su destino, y Gideon se está volviendo cada vez más insoportable. Necesita a Emma para matar a su abuela, el Hada Oscura , y por eso mandó a Hook a cazar krakens al fondo del mar (literal). ¿Qué habrá hecho esa señora además de criar a un nieto tan encantador? Lo averiguaremos pronto, me temo. Así, el capítulo se ha centrado en las dos mitades del Captain Swan con sus respectivos dramas y en cómo intentan solucionarlos desde la distancia. Emma ¿PERO QUIÉN VA A DECIR QUE NO A IRSE DE COPAS CON ELLA? A pesar de ser la supuesta protagonista de la serie, Emma últimamente no ha pintado demasiado que digamos. Sin embargo, en este capítulo ha sido el centro de atención de todo el mundo porque estaba triste porque Hook la había abandonado. Los shippers del Swan Queen debéis estar encantados con este capítulo y con esta nueva amistad entre Regina y Emma. La semana pasada se abrazaron (admito que aunque era algo que quería que pasara desde hace tiempo, me pilló desprevenida ¿porque nunca se habían abrazado, no?) y esta semana Regina la invita a irse de copas y le hace un análisis psicológico propio de una mejor amiga. Hasta yo estoy encantada con todo esto . No ha sido una trama tan interesante como divertida (sobre todo cuando Snow borracha en modo liberación de todas sus preocupaciones de madre y de maldiciones del sueño hizo diana con varios cuchillos para sorpresa de todos los bárbaros del nuevo bar del pueblo) pero creo que ha sido un capítulo que ha retratado a Emma como una verdadera drama queen porque ¿no hace como medio día que Hook desapareció? ¿No es exagerar sacar las cosas de Hook de casa cuando ni siquiera sabe lo que le ha pasado? ¿No debería estar preocupada en lugar de enfadada? Por un lado entiendo que discutieran y que lo más lógico sería pensar que se ha ido enrabietado, pero viviendo donde viven y con las cosas que les pasan, tendría que haberse planteado al menos por un momento que quizás su desaparición no era tan voluntaria como ella piensa. Y lo que es peor, ¿no debería importarle a Henry un poco más que su madre esté triste? El chaval está irreconocible con respecto a sus inicios de niño adorable. Hook El Capitán ha estado viviendo su angustia bastante acompañado. Nemo, su hermano pequeño Liam , Aladdín, Jasmine y Ariel se han unido al team Hook para ayudarlo en mayor o menor medida. Sin duda, a quien tenía más ganas de ver era Ariel , que me parece un personaje monísimo y que han desaprovechado tantísimo desde que decidieron introducirlo en la serie… Aquí ha tenido su importancia, pero me hubiera gustado o me gustaría que hubiera tenido su propia trama bien elaborada y no solamente algunas apariciones esporádicas a lo largo de varias temporadas (pero esto es Once Upon a Time , no podemos pedir más). Nemo y Liam han pasado un poco del culo de Hook, la verdad, y eso que se supone que son amigos/familia suya, pero, a cambio, Aladdín y Jasmine lo han ayudado a la vez que conseguían su objetivo de recuperar Agrabah y de derrotar a Jafar . Me parece que lo han resuelto todo demasiado fácilmente y rápido, sobre todo si consideramos que probablemente sea el final de la historia para Aladdín y Jasmine en la serie, pero oye, al final no me ha parecido tan aburrida su historia teniendo en cuenta las pocas expectativas que tenía respecto a ella cuando empezó la temporada, en especial el hecho de que le han dado la vuelta a la historia convirtiendo en heroína a la princesa, como en la serie ya han hecho en otras ocasiones, demostrando cuán fuertes pueden ser y que no necesitan que venga un príncipe a salvarlas cada vez que tienen un problema. El punto de conexión entre los miembros de la pareja no llegó hasta el final del capítulo, cuando Hook se comunicó con Emma mediante la caracola walkie-talkie . Hook sigue sin poder regresar al lado de su Swan, y espero que al menos le den un par de capítulos más de desesperación y lucha y que no se lo pongan tan fácil como otras veces, porque está claro que tarde o temprano volverán a estar juntos y que habrá boda queramos o no. Lo cierto es que la temporada, en líneas generales, me está gustando bastante. Sobre todo me gusta que no haya estado girando a ninguna historia en particular, que haya ahondando en sus personajes protagonistas , en lo que sienten y en lo que piensan, en lugar de prestarle toda la atención al villano de turno, que les esté dotando de un poco más de profundidad; y también aplaudo que hayan roto su estructura de los últimos años creando una historia de más de diez capítulos seguidos, aunque hayan metido al pringadete de Gideon por en medio. ¿Qué os está pareciendo a vosotros lo que estamos viendo? Invitados quedáis a dejar vuestras opiniones. PD. ¿Visteis la furgoneta de Hurley de Lost ahí aparcadita en la puerta del bar? ¡Me hizo toda la ilusión! Doralicia ( @Doralais )

Tags: , , , , ,

Pilotos de midseason: The Path

¿Es suficiente un episodio para juzgar una serie? ¿Y dos? ¿Damos más oportunidades a las series de cable que a las de las networks ? ¿Y son siempre merecidas? ¿Somos más condescendientes con series que tienen un buen reparto que con las que no lo tienen? Son preguntas que me hago después de ver el primer episodio de The Path , al que posiblemente no le habría concedido una segunda oportunidad si no fuera un drama de Hulu, producido por Jason Katims (Friday Night Lights) y protagonizado por tres monstruos como Aaron Paul (Breaking Bad), Michelle Monaghan (True Detective) y Hugh Dancy (Hannibal). No, el capítulo de debut de The Path no es ese gran punto de partida que apuntaba sobre el papel. ¿Lo comentamos? A Aaron Paul lo vimos por última vez en televisión huyendo a toda velocidad de Walter White , el hombre que le llenó la casa de billetes y se la vació de ilusiones. Huía Paul de una vida llena de tragedias y malas decisiones, así que no es difícil conectar ese pasado con el que de Eddie Lane , el personaje al que da vida en The Path. Eddie es el padre de una familia dedicada al Meyerismo , una “religión” que profesa el desarrollo espiritual y que tiene su propia Biblia en el libro The Ladder (La Escalera), escrita por el líder del culto, el Doctor Steven Meyer. Después de una experiencia mística marcada fundamentalmente por las drogas, y por un entorno hippie casi onírico, Eddie sufre una galopante crisis de fe que le hace cuestionarse completamente el meyerismo. El foco de interés de The Path en sus dos primeros episodios, y posiblemente en toda la temporada, está en las repercusiones de esa crisis de fe en el matrimonio que forma Eddie con Sarah (Michelle Monaghan), una mujer criada en el Meyerismo y devota del movimiento y de su líder no oficial, Cal (Hugh Dancy), que en ausencia del Doctor Steven Meyer se ha hecho con el control del culto. Cal derrocha carisma. Y su colosal personalidad abraza a todos los hijos de una comunidad muy bien organizada y que tiene su propio biorritmo. El Meyerismo vive relativamente ajeno a la sociedad, como se narra a partir de la trama de uno de los hijos de los Lane, Hawk (Kye Allen). En paralelo a estos asuntos circula la historia de Alison (Sarah Jones), una mujer que abandonó el culto y que ahora vive en la clandestinidad por el miedo a las represalias. Por qué abandonó el meyerismo, por qué la persiguen o cómo consiguió desvincularse serán las preguntas que tendrá que responder Alison para ayudar a Eddie en su “liberación”, si es que el culto le deja. Ese es uno de los puntos fuertes de The Path: el Meyerismo tiene recursos para controlar a todos los miembros de su comunidad y para reclutar a nuevos . Uno de esos nuevos, por cierto, es Mary Cox (Emma Greenwell), una drogadicta a la que rescata el “equipo de salvamiento” de Cal y que en los dos primeros episodios nos ayuda a descubrir el culto a través de sus ojos novatos. Otro de los puntos fuertes de The Path es que queda muy difusa la línea entre si el Meyerismo es positivo o negativo para sus seguidores . Mary no sólo encuentra la salvación en la comunidad, también la venganza, ya que Cal pone en su sitio a su abusivo padre. Además, la escena inicial presenta al Meyerismo prácticamente como una ONG, ya que participa activamente en la ayuda de los afectados por un tornado. Sin embargo, en esa misma escena encontramos sospechas de que puede que sus prácticas no sean del todo sanas, ya que roban a un niño de los brazos de su madre. Las sospechas se confirman con la historia de Alison, a la que persiguen sin recurrir a la violencia, pero a la que da la sensación que quieren silenciar. Tanto la simobología del Meyerismo (esa especie de ojo que todo lo ve) como sus bases (su libro sagrado, el camino de la iluminación, la escalera), están muy bien construidos , lo que sin duda ayuda a dar credibilidad a la historia. Entonces, ¿por qué The Path no es lo que esperaba? Para empezar, el Meyerismo bien podría ser el reflejo de un culto tan controvertido como la cienciología, del que apenas tenemos noticias (y adeptos) en nuestro país. La desinformación juega en nuestra contra . Las comunidades que viven relativamente ajenas a la sociedad están bastante presentes en las series de Estados Unidos (Banshee tiene a los amish , The Killing tenía una reserva india), donde además conviven multitud de religiones, movimientos, cultos, sectas o como cada uno lo quiera llamar. Intuyo, pues, que para un estadounidense la experiencia de ver The Path es más completa que para nosotros, que desconfiamos de estas comunidades. Muchos lo definiríamos directamente como una secta, sin más. Despojada de todo ese debate accesorio, la serie se convierte en un drama de historias más bien planas. En la misma línea, para una sociedad cada vez más abonada al agnosticismo , cuesta mucho conectar con los personajes que integran el culto. La fe es personal e intransferible, cada uno tiene la que quiere y la deposita en lo que quiere, pero no habría estado mal que nos dieran más motivos para empatizar con los meyeristas que un par de metáforas sobre escaleras e iluminación . Evidentemente, por eso conectamos más con Eddie que con su mujer… bueno, y también por Jesse Pinkman. Lo mejor : las actuaciones de Michelle Monaghan, Hugh Dancy y Aaron Paul. La estética del meyerismo. El debate post visionado sobre cultos, movimientos de fe y sectas. Y la sensación de que va de menos a más. Lo peor : la “desconexión” emocional con los meyeristas , la lejanía geográfica y mediática con los cultos (cienciología) a los que hace referencia, el ritmo espeso del primer episodio, la molesta trama de Hawk Lane y el abuso de algunos clichés sobre cultos.

Tags: , , , , , , , , , , , , ,

Pilotos de midseason: 11.22.63

Al tiempo que AMC ponía en marcha la segunda temporada de Better Call Saul , Hulu estrenaba a través de su servicio de streaming la serie 11.22.63 , basada en la novela casi homónima (11/22/63) de Stephen King. Una novela fantástica desde el punto de vista de la calidad, pero también en lo que se refiere al género, ya que cuenta la historia de un sencillo profesor de literatura que en el tiempo actual le encargan la misión de impedir el asesinato de John Fitzgerald Kennedy , que como reza el título de la obra sucedió el 22 de noviembre de 1963 . ¿Viajes en el tiempo? Sí, pero poca ciencia ficción y mucho thriller , misterio, aventuras y amor. El primer cuarto de hora de The Rabbit Hole , el capítulo de debut de 11.22.63, deja dos cosas muy claras: la adaptación es fiel al libro y… ¡no hay tiempo que perder! Repasen todo lo que sucede en esos primeros instantes: Jake (James Franco) escucha la desgarradora historia de un trabajador con evidentes limitaciones, al que trata de ayudar sin éxito a que consiga un ascenso; firma los papeles del divorcio, aunque no parece muy convencido; visita la hamburguesería de su amigo Al (Chris Cooper) y ve cómo pasa de estar normal a estar al borde de la muerte por un cáncer que lo ha devorado en dos minutos ; escucha una historia decididamente increíble de Al… y comprueba que dice la verdad al entrar en un armario que lo envía al año 1960; y finalmente entiende lo de los dos minutos . Y también lo del precio de la hamburguesa. Puede que sea demasiada información para los espectadores que no han leído los libros, pero es que la historia de 11.22.63 no transcurre en el presente, así que con sólo ocho episodios para cambiar el destino de Kennedy , es necesario que viajemos cuanto antes al pasado. Eso sí, como en toda ficción que incluye viajes en el tiempo, antes hay que dejar claro cómo se aplican esas reglas , que al formar parte del territorio de la ciencia ficción varían según el que las dicta. Aquí, la puerta de entrada al pasado siempre te lleva al mismo día y a la misma hora, la línea temporal se reinicia si vuelves a tu tiempo y, pases un día o cinco años en los sesenta, en el presente sólo habrán transcurrido dos minutos . Hacemos un ejercicio de fe, indispensable para disfrutar de esta serie y de otras similares del género (Regreso al Futuro, El Efecto Mariposa), aceptamos barco y nos vamos al pasado con Jake Epping. Porque, no lo perdamos de vista, el propósito principal de la misión es detener a Lee Harvey Oswald. La segunda parte de The Rabbit Hole transcurre íntegramente en los años 60, a donde llega Jake con un maletín lleno de información sobre Oswald (y su entorno), algo de dinero, un almanaque con resultados deportivos que debe ser su principal fuente de ingresos y un aspecto claramente “anti años 60″. La serie ha hecho un trabajo formidable ($) reproduciendo esa época, empezando por el vestuario, siguiendo por los coches y acabando por esa formalidad en las conversaciones que se perdió para siempre. Un diez en ese aspecto. Jake tarda poco en comprobar las bondades de la época: los precios irrisorios que le llevan a cometer la poco inteligente idea de comprar un coche de lo más llamativo, la facilidad para ganar dinero en las apuestas o el sabor de los alimentos. Todo sabe mejor en 1960 , como dijo Al. Pero, a la vez, Jake también descubre al gran villano de la serie por delante del propio Oswald y a uno de los personajes principales de la historia: el pasado . La escena de la cabina, cuando Jake llama a su padre, expresa con una claridad meridiana otra de las reglas básicas de 11.22.63: el pasado se resiste a ser cambiado . No luches contra él porque te devolverá el golpe con más violencia. Y el pasado se persona en Dallas cuando Jake inicia la investigación del entorno de Oswald, más concretamente cuando trata de averiguar las conexiones entre la CIA y George de Mohrenschildt (Jonny Coyne), un empresario que estuvo muy presente en la vida del asesino de Kennedy. Todo lo que sucede en el restaurante (el fuego que casi le quema, la lámpara que casi lo chafa) representará el día a día de Jake mientras esté en la época que no le pertenece . Jake tiene un enemigo feroz (el pasado), otro en camino (Oswald) y una misión de lo más compleja (detener el asesinato de Kennedy), pero dispone de un aliado genial: el tiempo . El tiempo del que procede, que le proporciona información privilegiada de su presente, y el tiempo material, porque todavía faltan tres años para que se lleve a cabo el asesinato de JFK. Es por eso que, como se insinua al final del episodio, la misión podría pasar a un segundo plano para ayudar a un “viejo amigo” que, en ese momento, es un niño que está a punto de ver cómo su padre mata a su madre, a su hermano, a su hermana y le arruina la vida. Veremos qué piensa el pasado. Lo mejor de 11.22.63 : la recreación del pasado, la frenética presentación de la historia, los flashbacks (que en realidad van hacia el futuro) de Al Templeton explicando las reglas del juego y la certeza de que van a pasar muchas cosas en los ocho episodios Lo peor de 11.22.63 : la (inevitable) nula base científica sobre los viajes en el tiempo, los cambios respecto al libro que no parecen tener una explicación lógica (¿por qué viajamos a 1960 y no a 1958?) y, como no estadounidense, el desconocimiento de ese pedazo de la Historia del país, que sin duda ayudaría a disfrutar más de los detalles

Tags: , , , , , , , , , ,

Review Downton Abbey: Christmas Special (Series Finale)

Parecerá una tontería, pero no me resulta nada fácil escribir estas palabras , las que componen la última review de Downton Abbey ever . 6 temporadas, 13 años de tiempo ficticio y 5 de tiempo cronológico han dado para mucho. Para conocer a los Crawley en sus momentos más altos y más bajos, para vivir la revolución y el cambio social, la Guerra, la muerte, el amor. Principios y finale s, desde que el primo Patrick se hundió con el Titanic y anunciaron que un tal Matthew iba a ser el heredero, hasta el día de hoy, en el que nos despedimos de la gran casa. Ha sido un final, no nos vamos a engañar, poco arriesgado . Han decidido compensar todo el sufrimiento de los personajes encajando las piezas de forma que podría cuadrar con un sueño húmedo de Walt Disney; y a veces ha sido tan exagerado que cantaba. Pero qué queréis que os diga, me ha dado exactamente igual . De hecho, creo que he llorado más que si hubiera sido un final Shonda-style . Así que si queréis, acompañadme a comentarlo por una vez más… Aviso al lector: puede que me venga muy arriba y me salga una review tamaño XXL . Recomiendo hidratación abundante, fuentes de glucosa cerca y pausas para descansar la vista. Y dicho esto, vamos a despedirnos de los personajes poco a poco, empezando por las cocinas. Daisy y Mrs. Patmore han formado uno de los dúos más sólidos de la serie, con esa relación un poco madre-hija que ha ido creciendo con los años. Nunca han sido los personajes más interesantes de la serie , de hecho, hasta en este capítulo Daisy me ha seguido pareciendo muy pava, ignorando a Andy primero para mostrar interés cuando el muchacho ya había aceptado que no había nada que hacer. Pero bueno, podemos prever que en un futuro no muy lejano, ella, Andy, el señor Mason, Patmore y los cerdos vivirán en paz y armonía. Aunque yo recomendaría un nuevo cambio de estilo con respecto al nuevo cambio de estilo. Hemos tenido poco de los Bates esta temporada , y la pena es que creo que nadie los ha echado de menos. Han exagerado tanto sus tristezas y dramas que ya no provocaban lástima, sino rechazo. Pero en esta temporada y después de los sustos de los primeros capítulos han funcionado muy bien a pequeñas dosis, y ahora tendrán un pequeño Bates al que enseñarle a abrillantar zapatos. Molesley, tipo que siempre me ha hecho una gracia desmesurada, acaba sus andanzas con un trabajo de profesor a tiempo completo (y lo que le pega), mientras Baxter decide no anclarse en su pasado y mirar hacia adelante, hacia la gente que sabe valorarla. Dediquemos tiempo ahora al casi único personaje al que han dejado soltero: Thomas. Creado muy para que le odiáramos (recordad que tiró a Bates al suelo empujando su bastón), que creo que en parte por el carisma del actor que lo interpreta ha sabido ganar dimensión y profundidad… hasta que los guiones no le han dejado avanzar más. El intento de suicidio le hizo ganar tiempo, pero aparentemente era inevitable que se marchara de Downton, aunque en un lugar mental y sentimental mucho mejor que en el que le habíamos dejado . Eso sí, creo que si hubiera seguido trabajando para Matusalén y esposa se habría acabando suicidando de verdad. Opino que Thomas es un personaje al que la serie ha tratado muchas veces de forma injusta , porque siempre le he visto un poco como un animal al que han maltratado toda su vida y cuyo primer instinto es atacar, porque sabe que la mano que viene a acariciarle al final le hará daño. Pero bueno, esperemos que al final valoren su competitividad y que pueda ser feliz. Lo bueno es que Master George estará cerca para decirle cosas adorables. Y si Thomas se ha quedado con el puesto de mayordomo es porque Mr. Carson ya no puede hacer su trabajo. Casi la única nota triste en los noventa minutos de episodio: Carson tiene una enfermedad llamada temblor esencial (como el propio creador de la serie, Julian Fellowes) y él nunca haría un trabajo con un nivel inferior a la excelencia . ¿Oportuno? Sí. ¿Me ha dado pena? También. Downton no sería lo mismo sin su papi y su mami, sin Carson y Hughes capitaneando ese enorme barco y asegurándose de que navega sin incidencias. Pero qué mayor metáfora de que los tiempos han cambiado que Carson cediendo el testigo. Y dejamos downstairs para pasar a upstairs , con la trama que ha definido el episodio, la boda de Edith. Mary ha cedido el protagonismo que ha tenido toda la serie para que su hermana pueda por fin brillar, y ha acabado de redimirse por lo que hizo montando la trama para que Edith y Bertie puedan reencontrarse. Lady Mary es un personajazo , caiga mejor o peor, y el que más mimos se lleva por parte de la serie, a pesar de su egocentrismo, de su egoísmo y de no ser tan buena persona, es una mujer fuerte, decidida, que no deja que los tiempos en los que vive definan lo que va a ser su vida, que poco a poco ha sabido encontrar su corazoncito (que lo tiene, aunque a veces le cueste sacarlo a relucir). Me parece perfecto que la protagonista de la serie sea un personaje muy gris , me gusta que se equivoque y haga cosas muy mal porque al fin y al cabo, eso la hace más humana. Se ha abusado de su condición de “mujer de la que todos los hombres se enamoran” y todo aquel periodo post-Matthew de pretendientes que no llevaron a ninguna parte se me hizo pesado, pero creo que nos despedimos de ella en un momento en que ha vuelto a encontrar el equilibrio en su vida , con un buen marido (cuya existencia he de decir que había olvidado en este mes) y un nuevo hijo. Adiós, Mary, ha sido un placer escribir sobre ti. Esta sin duda ha sido la temporada de Edith , que después de años de dar tumbos ha conseguido una vida de la que se puede sentir orgullosa. Años de ser la “hermana fea” le han cobrado factura en forma de inseguridades, y los traumas que no le creó su familia se los creó que la abandonaran en el altar primero, y que mataran al padre de su hija nonata unos protonazis después. Realmente, creo que en su caso no hacía falta que se insistiera tanto en que solo iba ser feliz con marido . Me alegro por ella, porque Bertie es un buenazo y se quieren de verdad, y era obvio que la boda iba a pasar, pero de verdad que no era necesario que absolutamente todos acabaran la serie emparejados. De todas maneras, Edith es de las que se merecía un final de cuento, y así ha sido, con su propio príncipe, castillo y por supuesto, suegra malvada. Bien por ella por haberse hecho a sí misma y haber decidido que ya no iba a dejar que la vida la hundiera. También en este especial de Navidad hemos tenido la vuelta de lady Rose, convertida en esposa y madre pero tan cabeza loca como siempre, y que sido un reencuentro que me ha gustado mucho , y eso que ella no siempre ha sido santo de mi devoción. Ha ayudado a hacer ver a Robert que Cora hace un papel importante con el hospital, y que no es que le estuviera dando de lado ( really, Robert? ). Robert y Cora nunca han tenido grandísimos arcos argumentales, sobre todo en las últimas temporadas, pero siempre quedarán en mi recuerdo como una pareja fuerte, que se quiere a pesar de todas las circunstancias, y que se quiere mucho. Nos toca despedirnos del que probablemente sea el mejor personaje de la serie sin haber hecho prácticamente “nada” en seis temporadas. Lady Violet es magia. Sus frases lapidarias, de la primera a la última, son para enmarcar, y Maggie Smith está ahí para demostrar que puedes hacer personajes míticos más allá de los ochenta. Sé que cuando dentro de unos años piense en esta serie, ella será de lo primero que me venga a la cabeza. Y creo que los minutos Denker-Spratt han merecido la pena solo por el ataque de risa de la condesa viuda. Luego está Isobel, la segunda parte del dúo dinámico. Personaje creado para ser el contrapunto de Violet, mujer moderna, trabajadora y que adora su papel de revolucionaria, pero que tiene un corazón que no le cabe en el pecho. Un poco cutre todo el asunto “Lord Merton se muere, nos rebelamos contra su hijo, nos casamos, ah, no, que no se muere al final”. Pero lo dicho, este era un episodio que apestaba a happy ending a kilómetros de distancia, y no podía haber sido de otra manera con Isobel. No podemos despedirnos sin hablar de Tom Branson, el personaje que más ha cambiado desde que lo conocimos como un chófer irlandés agitador, y que aunque se ha pasado tres temporadas intentando encontrar donde encajaba, todos sabíamos que Downton era la respuesta. Es verdad que molaba mucho más cuando era él contra el mundo, pero no me importa este puesto de Pepito Grillo de la familia que se le ha adjudicado. Una tienda de coches y un par de sonrisas compartidas con la editora (¡la varita mágica del amor ataca de nuevo!) y tenemos un buen final para él también. Downton Abbey no es Breaking Bad. No la veréis en las listas de las mejores series, seguramente pocos se acordarán de ella de aquí a veinte años y dista mucho de ser redonda. Pero qué bien nos lo hemos pasado juntos. Con esas notas de piano de la intro. Los chismes escuchados detrás de las puertas. El cambio abriéndose paso sin perdir permiso a nadie. Matthew y Mary bailando con la música de un tocadiscos. Thomas y O’Brien fumando en el patio. Edith siendo dueña de una revista. Sybil vistiendo unos pantalones. Las cejas de Carson. Violet preguntando qué es un fin de semana. Los Mamá y Papá con acento british. Gracias por todo . Sí, ha sido un final feliz para todos. Pero aunque no lo veamos, sus vidas seguirán, y habrá malos momentos, y habrá tristeza y habrá drama, así que disfrutemos de este ratito de felicidad por los momentos en los que no la haya. Porque nos lo merecemos. Yo también odio los adioses. Pero quisiera añadir una pequeña nota personal para agradecer haber tenido la oportunidad de comentar esta serie todos estos años. Gracias a Fans de SeriesTV he conocido a personas que jamás imaginé que llegarían a ser tan importantes en mi vida, y ese es el mejor regalo que me puedo llevar. Pero sobre todo gracias a todos vosotros , los que utilizáis vuestro tiempo para leer lo que he escrito, los que comentáis, los que me habéis hecho llegar vuestras opiniones. No habría sido lo mismo sin vosotros. Parafraseando a Titanic (porque bueno, no podía ser de otra manera), ha sido un placer tocar con ustedes esta noche. Y supongo que solo queda decir… nos leemos.

Tags: , , , , , , , , ,

La absurda censura en el anime: Pokémon

Si el caso de Yu-Gi-Oh os parecía sangrante en torno a lo relacionado con la censura (eliminando armas, elementos religiosos y cualquier atisbo de sexualidad en los personajes), entonces es que no recordáis bien todo lo relacionado con Pokémon. Sí, la conocida adaptación del videojuego vendeconsolas de Nintendo es otro de esos habituales que sufre por el “club de la tijera” . De hecho, ya os digo de antemano que a día de hoy es prácticamente imposible ver el anime de Pokémon íntegro. Y no porque aún no haya terminado (que también), sino porque la versión japonesa incluso ha censurado algunos capítulos. Y es que, junto con algunos cambios hechos por los memos de 4Kids Warner Bros a supuestas “acomodaciones culturales” (parece que el ver a unos personajes con un kimono o degustando algún plato típico nipón es algo que jamás entenderemos en Occidente), hay que sumar cuestiones de mayor envergadura: las gigantescas tetas falsas que lleva James, del Team Rocket , en uno de los capítulos de la primera temporada de la serie, y que nunca, repito NUNCA, fue emitido en nuestro país. Otro caso sangrante, también de la primera temporada, tiene lugar en la conocida área de los videojuegos conocida como Zona Safari. En el anime, su vigilante, un viejales cascarrabias y armado con rifle, es la causa principal de que el capítulo no fuera considerado adecuado para su emisión . De esta forma, y al contrario que en Yu-Gi-Oh, donde sólo se eliminaban las armas, aquí se despacha el capítulo entero. Luego nadie entendía por qué Ash afirmaba tener una manada de pokémon Tauros en capítulos posteriores. ¿Queréis más ejemplos? Bueno, pues contamos con un par de episodios no emitidos debido a que podían hacer recordar a los espectadores los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 . El primero porque su título no es otro que “La Torre del Terror”. ¿El segundo? Porque se ve a un gigantesco Tentacruel destruyendo una ciudad . Aún así hay un caso más sangrante que todos estos y ese es el del capítulo protagonizado por el pokémon Porygon , que causó epilepsia a 685 niños japoneses. Dicho episodio nunca más fue emitido, y el pokémon cibernético nunca ha vuelto a ser visto en la serie pese a contar ésta con más de 700 capítulos a la espalda. ¿Qué os parece esta absurda muestra de censura? Únicamente en el último caso podría considerarse alterar o editar el episodio… Pues bien, lo que os acabamos de mostrar es sólo una pequeña muestra de los 11 episodios de Pokemon alterados a lo largo de toda su historia. Si estáis interesados en el tema, los amigos de Psypokes pueden ilustraros algo más en su web .

Tags: , , , , , , , , , ,