HIMYM, la idealización y la nostalgia

“Our children will always hear romantic tales of distant years” son las primeras palabras que se pueden escuchar en la canción Heaven del grupo neoyorquino The Walkmen. Canción cuyo estribillo es “ Remember, remember, all we fight for ” y que suena en los minutos finales del último episodio de How I Met your Mother . Tras nueve temporadas la serie creada por Craig Thomas y Carter Bays puso fin a su trayecto el pasado 31 de Marzo. Desenlace incomprendido, que fue criticado por la gran mayoría de espectadores, que con ese enfado, irónicamente, no dejaba de subrayar algunas de las muchas virtudes que ha tenido esta serie. Y es que en estos nueve años la serie ha tenido altibajos, cambios de tono, transformaciones arriesgadas… Pero en ese doble capítulo final nos volvió a recordar por qué ha sido, más allá de una efectividad muchas veces discutible, una de las sitcoms más estimulantes de los últimos años. Cuando el año pasado se anunciaba que la última temporada se desarrollaría en las 55 horas previas a la boda de Robin y Barney ni los más optimistas pensaban que, más allá del reto y de la propia autoexigencia que se proponían sus creadores, iba a existir detrás de esa decisión, una razón de valor dramático tan poderosa como la que se revela en el penúltimo capítulo de la serie. Tras 440 minutos destinados exclusivamente al casamiento entre Barney y Robin, solo tuvieron que pasar 12 minutos para que nosotros, como espectadores, descubriésemos que la pareja se iba a divorciar. Gran parte del enfado de la gente se ha debido a factores como éste. Si Barney y Robin se iban a divorciar, ¿para qué era necesario dedicar tanto tiempo a su boda? Si Ted iba a acabar con Robin tras el fallecimiento de Tracy, ¿para qué tanta vuelta durante nueve años con la identidad de la madre? ¿De verdad merecía la pensa tanto esfuerzo? Pero claro, ¿cuándo ha existido la garantía de que el amor pueda (y deba) ser eterno? Todos hemos hecho (o hemos creído hacer) locuras por personas de las que nos hemos enamorado. Independientemente de cómo haya terminado la historia, no se nos daba un ticket antes de embarcarnos en esa aventura, como garantía por si la relación no acababa como esperábamos. Si nos da rabia que Barney y Robin se divorcien, es porque nos hicieron creer que iban a acabar juntos (los guionistas… y los personajes). Si nos da lástima que Ted y Tracy no puedan vivir el resto de su vida juntos es porque pensábamos que estaban hechos el uno para el otro (algo que tiene un mérito incalculable sabiendo el poco tiempo que han compartido ambos personajes durante toda la serie). La idealización es uno de los dos grandes elementos sobre los que ha girado esta finale, y por extensión la totalidad de la serie. Tracy, antes de conocer a Ted ya había perdido a su alma gemela. Posiblemente si hubiésemos sido testigos de esa relación, la existente entre Ted y Tracy nos hubiese parecido mucho más molesta, casi artificial. No es casualidad que en el capítulo centrado en Tracy ( “How you mother met me” ), la historia comience en el momento en el que ella recibe la noticia de que su novio ha fallecido. Robin no deja de ser a Ted lo mismo que Ted fue a Tracy. Que nos parezca que haya traición o conformismo en el acto final de Ted, haría que su relación con la madre estuviera dotada de los mismos elementos. Los hijos de Ted le dicen a este que la razón de que les haya contado esta historia es que está enamorado de Robin y esta es su manera de pedir permiso para volver a intentarlo con ella. Evidentemente, gran parte de How I Met your Mother ha girado sobre la relación platónica entre Robin y Ted, pero la principal razón por la que Ted ha contado esa historia a sus hijos es el otro gran elemento sobre el que ha girado esta finale: la nostalgia . En “The time travelers” , vígésimo episodio de la octava temporada, Ted estudiaba la posibilidad de ir al evento “Robots VS Wrestlers” con Barney, para al final del día, acabar solo en el MacLaren’s. La voz en off de Bob Saget nos contaba que si hubiese tenido una segunda oportunidad, no hubiese ido a ver cómo luchaban robots y humanos sino que hubiese aprovechado para pasar una tarde más con Lily, Marshall y Marvin, ver a Barney y Robin discutir sobre el catering de la boda y, por encima de todo, para ir a por Tracy y aprovechar desde ese momento, de los 45 días que les faltaban para conocerse. Paradójicamente, el MacLaren’s será lo que más echen de menos cada uno de los miembros de este grupo de amigos. Los últimos 40 minutos de la serie están dedicados a cerrar la historia de cada uno de los personajes que tendrán que decir adiós a algo (Lily y Marshall a su apartamento, Barney a su estilo de vida, Ted a la madre del título), pero sobre todo a recalcar cómo echaron de menos poder volver a reunirse juntos en la taberna. Esa foto que saca Tracy y que reúne a Robin, Lily, Marshall, Barney y Ted en su mesa del MacLaren’s es la única razón por la que este último nos ha contado esta historia. Solo le quedan los recuerdos de los mejores años de su vida. Los que pasó junto a sus amigos. Los que han formado la historia de How I Met Your Mother desde su primer capítulo, en el que Ted nos contaba cómo conoció a Robin, la que fue el último miembro en llegar a la pandilla. Quién fuera la madre o dejara de serlo, nunca ha sido importante. Los títulos de crédito finales, con imágenes de cada uno de los actores en el primer capítulo recalcan que todo este tiempo lo único importante ha sido eso: la amistad entre cinco tipos que decidían reunirse en un bar todos los días. Es muy difícil mantenerse nueve años en plena forma. Sí, la serie probablemente tocó techo en sus primeras tres temporadas con capítulos como el del Prize is Right , videoclips de Robin Sparkles o cantos de la lluvia. Transformó su tono, pasando de ser una comedia con transfondo romántico, a ser otra en la que iba ganando más peso la parte romántica/dramática sobre la cómica. Todos sus personajes han acabado acercándose cada vez más a un extremo caricaturesco no tan presente en los primeros capítulos. Se llegó a abusar de la auto referencia, en su momento marca de la casa. Dicho todo esto, sería absurdo negar que esta última temporada ha sido realmente valiente y que varias decisiones que se han tomado son dignas de aplaudir . La estructura base de contar todo lo que sucede en 55 horas, alejar a Lily y Marshall y poner en (breve) jaque la relación perfecta, hacer un capítulo en verso… Insisto, la efectividad ha podido ser mayor o menor, pero la intención de desperezarse y arriesgar, hacía tiempo que había dejado de estar tan presente en la serie como lo ha estado en este último año. Por encima de todas, una de las variaciones más arriesgadas, clave para comprender la disconformidad causada en muchos de los fans, es la ausencia de voz en off durante los dos últimos capítulos. A modo de auto sabotaje, los saltos temporales que ocurren en los últimos minutos de la serie, dirigidos exclusivamente al público de la serie, sirven para relativizar de una manera extrema toda la historia de la serie que comenzó en 2005 (ejemplo significativo ese gesto de Lily al descubrir que Barney se ha hecho otro Playbook, impotencia que comparte todo el público al descubrir la aparente incorregibilidad del personaje, antes de descubrir su definitiva redencion). Hemos visto poco a la madre, el matrimonio entre Robin y Barney no nos ha durado mucho, nosotros no hemos sido testigos del nacimiento del resto de hijos de Lily y Marshall… Hemos, nos, nosotros… La historia que les cuenta Ted a sus hijos, finaliza tras la conversación que tiene con Tracy bajo el icónico paraguas amarillo. Cómo conoció a su madre. La historia que cuenta la serie al público termina cuando Ted alza ante Robin la tuba azul. Curiosamente el único elemento de la serie que combina tanto nostalgia como idealización.

Tags: , , , , , , , ,

HIMYM: el final de una era…

Después de Memories , un vídeo en el que recordábamos el episodio piloto que puso en marcha How I Met Your Mother, CBS nos hunde en la nostalgia con otro vídeo titulado The End of an Era en el que se repasan algunos momentos culminantes de la actual temporada. Participan todos los miembros del reparto, incluida Cristin Milioti, que guarda un cariño especial al capítulo en el que nos cuenta su vida antes de llegar al Farhampton Inn. En fin, no guarden los pañuelos porque de aquí al 31 de marzo vamos a ver más de un vídeo como éste…

Tags: , , , , , , , , , , , , , ,

Review HIMYM: Rally

Y llegó el día de la boda. Una boda extraña , hay que reconocerlo, porque aunque a estas alturas el Farhampton Inn debe de estar plagado de amigos y familiares de los novios, aquí solamente vemos interacción entre los cinco de siempre. Lo cual está bien, claro, pero no deja de ser… pues eso, extraño. Pensándolo bien, quizá no sea esto lo más extraño de un enlace matrimonial en el que el portador del anillo amenaza con ser un oso, ¿no? En el apartado familiares, al menos hoy hemos contado con Leland Palmer Robin Scherbatsky, padre . Rally nos ha recordado que beber mucho pasados los 30 no tiene las mismas consecuencias que 10 años atrás; que los besos, por esperados, no tienen por qué ser mejores ; y que Neil Patrick Harris pocas veces había tenido un papel tan cómodo… La mañana de la boda arranca con la sesión de fotos, pero el novio no está en condiciones. Contando las semanas del parón, lo cierto es que Barney lleva un mes largo con una borrachera de caballo ; ahora, en plena fase resaca, no es capaz de reaccionar. Lo primero del capítulo, sin embargo, es un flashforward a 2022 en que vemos a Ted y su esposa a punto de celebrar Año Nuevo: la mother es autora de un libro y todo parece ir viento en popa. El episodio cierra también con ellos y con la presencia de Penny y Luke, más pequeños de lo que solemos verlos. Una pequeña cuota de Milioti, quizá con calzador, pero necesaria para que no olvidemos que esta novena es la temporada de la mother . Volvemos al presente, donde Barney está KO y donde Ted recuerda sus superpoderes fotográficos , aquellos que vimos en Say cheese y que le impedían salir mal en las fotos. Lo cierto es que el episodio de esta semana ha estado trufado de referencias y guiños a temporadas anteriores… pero también a algunos gags de la presente. Ejemplo: cuando vemos los recuerdos de Barney, que se limitan a tres fotogramas aislados, aparece un oso , que toooodos hemos relacionado con el famoso ringbear-er que estamos esperando… pero no; se trataba simplemente de un documental de la tele. ¡Grande! Sin ser un capítulo de carcajada loca, sí es cierto que me he reído mucho con la historia del Stinson’s Hangover Fixer Elixir y su descubridor el Dr. J. Barnert Stinsonheimer, dentro del proyecto Too Many Manhattans , que le hizo merecedor del Premio Brobel. Sí, todo muy dentro de los cánones de las historias de Barney, es decir, nada que no hayamos visto hasta ahora… pero quizá precisamente por eso me haya encantado. Otras historias, como la de Ted con el bacon, me han resultado más flojas. Cuestión de gustos, o de mi manía por la coherencia: ¿quién se cree que Ted no haya probado nunca el bacon? Los saltos a futuras grandes borracheras, por otro lado, han cumplido con una función cómica muy necesaria, especialmente la melopea del discurso de Marshall como commissioner of Gotham City , ¡qué grande! Por cierto, cada vez que envejecen a Alyson Hannigan, dejo de ver a Lily para ver a Anette Bening interpretando a la Primera Dama de los Estados Unidos. Es raro, lo sé . Ha sido también muy puntazo el flashforward de Robarney, cuando nos han hecho creer que eran padres. ¿Qué narices pintan en Argentina? Porque a juzgar por la reacción de la vecina, parece que vivan allí, ¿no? La moraleja de turno viene con el ingrediente secreto del Stinson’s Hangover Fixer Elixir: el amor . El amor entre amigos, se entiende. Barney siempre acudía con el remedio a las peores borracheras de los peores momentos: el miedo escénico de Robin, la sensación de fracaso escolar de Marshall, el síndrome de abandono de Ted… y una excursión en el caso de Lily. No soy profesor, pero según qué excursiones con según que grupos de alumnos deben de ser una pesadilla, ciertamente. En resumen: buen capítulo, algo por debajo del nivel de los anteriores , pero por encima de la media de las últimas temporadas. La boda es inminente y tocaba coger aire con 20 minutos de tono light, después de unas semanas en modo carrusel de emociones . ¡Ah! Un aplauso para el primo Claude, posando en las fotos como el que más pese a su dolor de cuelo …

Tags: , , , , , , , , ,

The Big Bang Theory: ¿renovación por tres años?

En plena época de renovaciones, cancelaciones, pilotos que se guardan en un cajón para siempre y otros que reciben una primera temporada, hay alguna que otra serie que come aparte , que no se rige por las leyes básicas del mercado. Una de ellas es The Walking Dead (AMC), que no sólo ha recortado las diferencias en audiencia con las series en abierto, sino que ha superado a la gran mayoría de ellas. Basada ligeramente en el cómic homónimo, The Walking Dead durará lo que quiera la audiencia. Dentro de ese exclusivo bote también podemos meter a The Big Bang Theory . La comedia de CBS promedió algo más de 8 millones de espectadores en su primera temporada, mientras que en la cuarta, cuando la cadena la movió de los sagrados lunes a los jueves, los freaks capitaneados por Sheldon Cooper se alzaron, ojito, hasta los 14 millones de espectadores de media … una cifra que vapulearon el año pasado, cuando siguieron escalando hasta los más de 18,5 millones de espectadores . Y ese no era el Everest, ya que el segundo capítulo de esta temporada, The Deception Verification , marcó récord histórico: 20,44 millones de espectadores . Por si alguien no se hace a la idea, eso es más o menos la audiencia que tienen (en directo) cuatro episodios de la tercera temporada de Game of Thrones, la temporada completa de The Americans y unas cinco temporadas de Banshee, si es que la serie de Cinemax alcanza esa cifra y mantiene los datos de audiencia de su primer año. En efecto: una locura . No es de extrañar, por lo tanto, que la productora Warner Bros TV haya empezado a negociar el contrato con CBS y con los actores principales, Johnny Galecki, Jim Parsons y Kaley Cuoco (Leonard, Sheldon y Penny), ya que todos concluyen este año. Dicen en Deadline que las conversaciones entre estudio y cadena ya han empezado, que posiblemente se resolverán con un nuevo acuerdo por tres años y que el siguiente paso será convencer al trío de protagonistas , para después atacar los contratos de Simon Helberg y Kunal Nayyar (Howard y Raj). Teniendo en cuenta que Galecki, Parsons y Cuoco firmaron su último contrato en 2010, cuando la serie aún no estaba en su cénit, que tienen un sueldo por capítulo de unos 350 mil dólares y que negocian sus contratos en conjunto ( los representa la misma agencia ), se estima que The Big Bang Theory podría ponerse a la altura de Friends… en lo que a sueldo de sus protagonistas se refiere: 1 millón de dólares . Alucinante.

Tags: , , , , , , , , , , , ,

Review HIMYM: Bass Player Wanted

Kids : le voy a poner un 5 de nota a este capítulo . Así, sin haberlo visto. Lo sé, lo huelo. How I met ya demostró hace un año que la magia también puede residir en las midseason finales , y ahora que estamos en la última temporada y que Carter Bays & Craig Thomas firman esta entrega pre-parón navideño, tengo clarísimo que lo vamos a pasar en grande. Además… ¿quién puede resistirse a un episodio con un título así? ¡Se busca bajo! Bueno, en este caso… se busca baja . Porque sí, porque hablamos de la mother. ¡A visionar y a comentar! How I met your mother, 9

Tags: , , , , , , ,