Rick y Morty, al universo no le importas una mierda

Seguramente conozcáis Rick y Morty aunque no hayáis visto ni un minuto de la serie. Son estos dibujos animados feísimos en los que hay un tío al que se le cae la baba y un montón de cacharros y monstruos raros, algunos dignos de un buen viajecito de LSD. Lo cierto es que creo que ya se ha hablado bastante de Rick y Morty , sobre todo en inglés, y no estoy seguro de poder aportar nada nuevo, pero a la vez pienso que podría escribir algo interesante, sobre todo si le doy un toque más personal. Creo que el artículo en general puede ser interesante tanto como para quienes no han visto la serie como para quienes sí, porque me ha quedado una amalgama curiosa entre opinión, análisis y recomendación. Hay algún pequeño spoiler , pero nada que pueda estropearos la serie, prometido. No he visto prácticamente nada de las típicas series de animación “para adultos” como pueden ser Los Simpsons , Padre de familia o South Park . De hecho, y no estoy de coña, no había visto un episodio de Los Simpsons completo hasta que no entré a la universidad y me vine a vivir a un piso de estudiantes, porque mis dos compañeros, como el 90% de los españoles, tienen hábito de verla. La cuestión es que aparte de alguna que otra broma o algún episodio especialmente inspirado, ninguna de las series de este género acaba de gustarme . En general no me hacen gracia ni la mitad de las bromas, y ese inmovilismo que tienen por bandera, de modo que pase lo que pase en el siguiente capítulo todo será igual, me exaspera. Es cierto que tampoco me he metido muy a fondo a buscar más series de este tipo, pero supongo que sabéis a lo que me refiero. Un día por Twitter no me acuerdo exactamente a cuento de qué un colega me la recomendó y yo le contesté que tengo mis reservas con las series así. Entonces me dijo “es como una mezcla de Doctor Who , Regreso al Futuro y Futurama , pero sin censura”. Para mí Doctor Who son palabras mayores, y aparte me fío de su criterio, así que decidí darle una oportunidad a Rick y Morty , a fin de cuentas, 20 minutillos libres los puedes sacar de cualquier lado. Me puse el primer episodio y bueno… no era la panacea, pero estaba divertida. Tenía alguno de los fallos que le veía a Padre de familia , pero el filtro de ciencia-ficción y la enorme y nada disimulada referencia a Stargate jugaban a su favor. Me puse el segundo, y vale, estaba bien, pero seguía sin convencerme del todo. Me pude pasar dos meses o así sin volver a pensar en ella, hasta que un día bastante aburrido me puse el siguiente capítulo y maldita sea, antes de que acabara la semana ya tenía acabada la temporada y estaba empezando con la segunda. Si bien Rick y Morty también peca de alguno de los vicios del género , también tiene muchas virtudes y profundidad más allá de lo que parece a simple vista, y son estas las que en mi opinión hacen que gane por goleada a cualquier otra serie animada para adultos. He visto a Homer Simpson perder su trabajo en la central nuclear lo menos de seis formas distintas, pero al final de cada capítulo siempre vuelve a estar en su puesto de siempre, igual que por muy mal que le vayan las cosas a Stan Smith siempre acabará de vuelta en casa con su familia como si nada hubiera pasado. En Rick y Morty no ocurre eso, uno sus puntos fuertes es su continuidad entre capítulos . Si bien se podrían ver todos los episodios salteados casi sin ningún problema, nos perderíamos muchos matices. Por poner un ejemplo, en un episodio despiden del trabajo a Jerry, el padre de Morty, y a partir de entonces se le ve mucho más en la serie y acaba envuelto en alguna de las aventuras que tiene el dúo protagonista, así como que este hecho da paso a al tema recurrente, o la subtrama si queréis llamarla así, de su sentimiento de inferioridad respecto a Rick y Beth, o sus problemas monetarios. Y ahí tenemos otro de los grandes aciertos de Rick y Morty , y es que cada miembro de la familia protagonista , a pesar de tener una personalidad arquetípica también tiene una evolución y un desarrollo , y descubrimos facetas de su personalidad capítulo a capítulo. Esto sobre todo se hace patente en el personaje de Rick, alguien tan egoísta que es capaz de crear un microverso y usar a una raza inteligente que se desarrolla en él para cargar la batería de su coche, pero que conforme pasan los episodios va quedando cada vez más patente que se preocupa de verdad por su familia, y que no es el cabronazo desalmado que quiere hacer creer a todo el mundo. “Nadie existe a propósito, nadie pertenece a ningún sitio, todos vamos a morir.” Además, si se lo permites, la serie tiene una carga filosófica y reflexiva impresionante para una producción de este estilo. El nihilismo, el pesimismo cósmico o el existencialismo están muy presentes en prácticamente todos los episodios de la serie. Cuando Rick y Morty van a un planeta y por un motivo u otro acaban ayudando a sus habitantes, normalmente éstos acaban igual o peor que antes de la llegada de nuestros protagonistas. Rick ha visto de todo en el multiverso, y precisamente eso hace que sea dolorosamente consciente de lo poco que importa él o cualquiera de sus seres queridos en el gran esquema de las cosas. Se cree mejor que prácticamente cualquier otro ser con el que se cruza por el hecho de ser un genio, pero a la vez sabe que él mismo no vale una mierda, y aunque odie reconocerlo, necesita a su alrededor a la gente que le aprecia para no caer (aún más) en la autodestrucción y eventualmente el suicidio. Hay episodios que no sé cómo no han sido censurados por lo mucho que se meten con ciertos temas sensibles, algunos de ellos especialmente peliagudos en los Estados Unidos, como puede ser el que aborda el fanatismo religioso a la vez que parodia Eurovisión. Pero no creáis que esto se queda aquí, Rick y Morty tiene para dar y repartir, aparte de la religión hay burlas sistemáticas hacia el sistema educativo, el feminismo, o las tradiciones e ideales en general. Otra de sus señas de identidad es la ingente cantidad de referencias/homenajes, con sus consiguientes burlas, hacia otras producciones, habitualmente películas y series del género, pero también a cualquier cosa que esté de moda en la realidad y haya acabado en un pedestal por un motivo u otro, como podrían ser Origen o The Purge . Y todo esto que comento, lo creáis o no, se hace a lo largo de los episodios de forma totalmente natural, sin en ningún momento meter las críticas con calzador ni forzar las conclusiones, y de hecho la serie no está concebida para que el espectador saque una moraleja de cada episodio, quizá más bien al contrario, pero el subtexto está ahí. Del espectador depende el verlo y reflexionar sobre él, o quedarse tan sólo con el despliegue de locuras, colores y muertes, y ambas posturas son perfectamente compatibles y válidas. Rick y Morty a día de hoy consta de dos temporadas, un total de 21 episodios. La tercera debe estrenarse en 2017 en Adult Swim, después de alrededor de año y medio después del final de la segunda. En España prácticamente no se ha promocionado, y creo que sólo está disponible en cerrado, en el canal TNT y en Netflix. No puedo recomendársela a todo el mundo , pero si os gusta la ciencia-ficción, cazar referencias y no os ofendéis con facilidad, echadle un ojo. Y ya si sois capaces de ver más allá de las burradas que dicen y hacen los protagonistas, estoy seguro que os encantará. ¿Conocíais Rick y Morty ? ¿Qué os parece? ¿He conseguido que a alguno le entre el gusanillo de verla? Los comentarios son todo vuestros. Vrahos ( @VrahosSDC )

Tags: , , , , , , , , ,

Luke Perry rinde homenaje a Shannen Doherty en la reunión de ‘Beverly Hills, 90210’

20MINUTOS.ES El reparto de ‘Beverly Hills, 90210’ se reunió durante un evento y Luke Perry quiso recordar Doherty: “No estaríamos aquí hoy de no ser por Shannen”. La actriz fue diagnosticada de cáncer de mama en 2015. Shannen Doherty: “En cinco años voy a estar muerta” . Dieciséis años después del fin de la serie Beverly Hills, 90210 ( Sensación de vivir , en España) sus protagonistas se reunieron este sábado en el evento REWindCon en Bloomingdale, Illinois. Sin embargo había una gran ausente: Shannen Doherty , que se encuentra concentrada en su lucha contra el cáncer que padece. Durante el encuentro, su compañero de reparto, Luke Perry (50 años), quiso rendir homenaje a la que fuera su media naranja en la ficción y a la que también quisieron mandar mucho ánimo otros miembros del reparto presentes, como Jennie Garth, Tori Spelling, Jason Priestley, Gabrielle Carteris, Christine Elise y Vincent Young, según informaba  UsMagacine . “Ninguno de nosotros estaría aquí hoy de no ser por Shannen “, dijo Perry, que además aseguró que su pareja favorita en la serie era Dylan y Brenda (él y Doherty). “Ella ha pasado por mucho. Ella no está bien ahora y por eso sus contribuciones se minimizan”, explicaba el actor. Perry defendía a su excompañera: “La han arrojado debajo del autobús. Me han acusado de conducirlo. Pero ella es una parte muy grande del éxito de esta serie . Ella me enseñó mucho. Me alegro de que ella era mi pareja escena. Fue genial lo que hizo con su personaje y el mío”, añadía sobre Doherty, de 45 años, que fue diagnosticada de cáncer de mama en febrero de 2015. Jennie Garth también quiso estar cerca de su compañera de reparto y mostró su solidaridad con ella subiendo a Instagram la imagen de una prenda en la que se podía leer: “Figth like a Brenda” (Lucha como Brenda). En el comentario que acompañaba a la imagen escribía: “A mi hermana del alma, la mujer más fuerte”. ” Me has enseñado mucho sobre cómo no tener miedo de lo que pienso ni de mi poder”, decía Garth, que se mostraba positiva sobre el futuro: “Lo mejor de este viaje loco está por llegar”.

Tags: , , , , , , , , , , ,

Quince años de OT: El reencuentro de los primeros “triunfitos”

Imagen : rtve.es Hace quince años, Televisión Española a través de su primer canal, además de un canal de pago conectado veinticuatro horas con la Academia, inició la emisión de lo que no tardó en convertirse en un fenómeno social, el talent-reality show “Operación Triunfo” . Corría noviembre de 2001 cuando estaba cursando segundo de periodismo y en una de las mejores asignaturas de toda la carrera, Comunicación de Masas, el profesor puso OT de ejemplo, afirmando que “todo el mundo” lo veía. Repliqué que yo no, y me miró asombrado preguntándome por qué. “Me encanta la música pero no me interesa”, fue mi respuesta. Cierto es, como fan de la música que era, y sigo siendo, ver a un puñado de desconocidos haciendo versiones, no me interesaba lo más mínimo, de hecho, solía decir que era mejor descubrir una canción por su intérprete original que por las voces de quienes cada semana lo petaban con los discos de las galas. Ojo, no estoy en contra de las versiones musicales, ni mucho menos, las hay muy buenas e incluso algunas mejorar a la original, que a veces es cuestión de voces y de gustos. De esto, siempre. Así que admito no haber visto ninguno de los programas de la primera edición de “Operación Triunfo” (y muy poco ví de alguna edición posterior), pero ¿cómo no conocer a los concursantes, algunas de las historias de la edición y de después de la misma, y más de un puñado de canciones? La chapa que dieron con el concurso fue tal que raro no era acabar canturreando “a tu lado me siento seguro, a tu lado no dudo, a tu lado hoy puedo volar…” porque vieras OT o no, era poner la radio y ahí estaban. Encendías la tele y también, y la presencia en prensa escrita no era menos. ¿Así que por qué molestarme en ver “OT: El Reencuentro” ? Mera curiosidad. Así en octubre, TVE-1 emitió tres programas en los que además de imágenes del programa, que no podían faltar, los cantantes contaban cosas de su experiencia, sobre los compañeros, el peso de la fama, alguna polémica o sus carreras. Tal vez eso fue lo más importante de todo esto, escucharles (aunque seguro que mucho se quedó fuera) que si tuvieron que ir al psicólogo, que si en su propia casa ya no les llamaban igual, que si les cambió la vida a mejor a sus familias o si sufrieron indirectamente, que si se hicieron millonarios de la noche a la mañana… Y su situación actual, porque no todos han triunfado en la música como sí lo han conseguido Chenoa, Bisbal y Bustamante, que eso es un hecho. Un buen ejercicio nostálgico aunque prácticamente fue muy blanco. Se habló de alguna polémica pero seguro que hubo más que nadie ha querido remover. La verdad es que los tres programas no estuvieron mal, la edición fue bastante buena y los testimonios tanto en los vídeos individuales como en la, llamémosla, dinámica grupal,así como los chascarrillos, estuvieron bien. ¿Me arrepentí viendo “OT: El Reencuentro” de no haber visto “Operación Triunfo” ? La verdad es que no porque, sinceramente, viendo los vídeos de las actuaciones parafraseo a Álex Casademunt cuando sin pelos en la lengua exclamó en uno de los tres especiales que qué mal lo hacían. Estaban aprendiendo pero… Y así, como colofón al reencuentro, presencia en otros programas de la competencia aparte, se hizo un concierto que también se emitió cuya realización fue pésima empezando por el terrible sonido del evento y de unos planos que mostraron durante una buena parte del concierto, la mitad de la pista del barcelonés Palau Sant Jordi completamente vacía. No voy a entrar en si cantaron mejor o peor, si hubo cobra o dejó de haberla o sobre qué actuaciones fueron mejores y peores, pero como digo la realización distó mucho de ser de calidad, y si el sonido en directo allí fue el mismo, a los asistentes les deberían  reembolsar parte de la entrada. Es indudable que “Operación Triunfo” fue un fenómeno, sobre todo, tal vez por la novedad o por sus participantes, en su primera edición, así que se viera o no, gustase o no, el homenaje en Televisión Española me pareció correcto.

Tags: , , , , , , , , , , , , ,

Una muy floja temporada pone fin a siete temporadas de Rizzoli & Isles

Anoche mismo, Calle 13 emitió los dos últimos episodios (de un total de ciento cinco que finalizaron en la TNT estadounidense en septiembre) de  “Rizzoli & Isles” serie que desde que la estrenara, he visto a pesar de llegar a aburrirme soberanamente porque poco a poco sus casos se acabaron convirtiendo en lo más flojo que haya visto jamás en una serie policíaca. La séptima entrega, de hecho, ha sido el fiel reflejo de lo que la serie creada por Janet Tamaro, basada en las novelas de Tess Gerritsen, ha ido ofreciendo en los últimos tiempos, pero en peor todavía. Para muestra de ello la resolución muy chapucera y rápida de lo que centró la sexta entrega. Alguien la había tomado con Jane (Angie Harmon) y todo queda en casi nada, al final. Hubiese sido mejor un cierre en plan episodio doble y se habrían ahorrado la peor entrega de la serie. Que sí, que “Rizzoli”  (para mí siempre será así su título porque Janey es la principal de toda la historia digan lo que digan) nunca ha engañado al espectador en lo que le iba a ofrecer, pero como serie de policías ha dejado bastante que desear, y me reafirmo en lo que he dicho durante años, que llegaría al final de la misma por los personajes. He seguido llamando pesada a la doctora Maura Isles (Sasha Alexander), pero es que esa cuarta entrega con toda su poco interesante historia familiar me dejó muy harta de ella, aunque el trabajo de la actriz ha sido bueno y el personaje ha tenido sus momentos. ¿Qué se puede decir de Jane? Con sus defectos y sus virtudes, desde el primer momento fue el alma de la serie, al fin y al cabo el 95% de todo giraba alrededor de ella. Mamá Rizzoli, Angela (Lorraine Bracco), es de esos personajes que deberían tener su serie propia por entrañables, y el fantástico Vince Korsak (Bruce McGill) es de esos a los que se les coge cariño desde el principio. Además, sobre este, siempre pensaré que su relación con Jane era mucho más interesante, sobre todo desde mitad de la serie, que la de ella con Maura. Frankie (Jordan Bridges) mejoró con los años y las incorporaciones de Idara Victor como Nina Holiday y de Adam Sinclair como Kent Drake, aportaron algo a las historias, sobre todo humor en el caso del segundo. Temporada floja con un episodio dirigido por Angie Harmon, otro por Sasha Alexander y con la presencia en uno de ellos de la otrora Christine Cagney de “Cagney & Lacey”, Sharon Gless (a la que desaprovecharon, muy mucho), serie con la que han comparado a “Rizzoli & Isles” pero que nunca le llegó a la suela de los zapatos. El final hecho para homenajear a siete años de serie y para tocar la fibra sensible del espectador con mucha despedida, mucho cambio y un recuerdo merecido y realmente triste, al desaparecido detective Barry Frost que también lo era para recordar al actor que le dio vida durante cinco temporadas, Lee Thompson Young.

Tags: , , , , , , , ,

Crítica del 2×03 "Ouroboros" de Fear the Walking Dead: Perdiendo la inocencia

La semana pasada, en la crítica del 2×02 “We All Fall Down” , me quejaba de la necesidad que iba teniendo Fear the Walking Dead de buscarse tramas un poco más jugosas esta temporada. Y, como si los mismos guionistas nos hubieran escuchado, este tercer episodio ha traído en respuesta tensiones y dilemas morales mucho más interesantes , por no hablar de que ha sido, al mismo tiempo, un homenaje de lo más simpático a la mítica Lost . [¡ Spoilers !] Que los zombis ahora también puedan estar en el mar, dejándose llevar por la corriente como medusas, comienza a tener su gracia. Uno de ellos atascó el sistema de circulación interno del barco de Strand, lo que ha dado pie a que deban detenerse mientras Travis intenta arreglarlo, y todas las tramas se sucedan en torno a ello. Y, más allá de la entretenida excursión a la playa, realmente lo mejor de “Ouroboros” ha sido la inteligencia con que ha explotado las grandes tensiones internas del grupo a bordo . Porque no son un grupo cohesionado, sino más bien tres; y puede que haya complicidad y respeto entre Madison y Salazar, pero si algo ha quedado meridianamente claro, es que tanto ellos como Strand son tres tiburones que se despedazarían el uno al otro de surgir la necesidad. Parece que, después de todo, no iba tan desencaminado llamando a Madison “la nueva Rick Grimes”, ¿verdad? El yonqui Mesías, el pequeño sádico y la asesina emergente “Ouroboros”, como decía, lleva a Salazar y a los chavales “de excursión” a la playa. El avión de la famosa miniserie web que emitió AMC ya se ha estrellado en Fear the Walking Dead , y el grupo tiene la necesidad de conseguir nuevos recursos -ropa, medicina para Ofelia, droga para Nick: en fin, productos de primera necesidad-, por lo que se lanzan a curiosear las maletas que les tientan desde la orilla. ¿Las reglas? Que todos los chavales se queden a la vista de Salazar, que se siente responsable de ellos. ¿Las cumplirán? Por supuesto que no, porque jamás un adolescente en una serie ha tomado la decisión adecuada u obedecido a los adultos. El hijo de Travis ya practicó matando zombis en el episodio anterior, y en “Ouroboros” acabará de refinar sus nuevas artes con el gore . Entrar en un trozo aislado del avión le permitirá “divertirse” un poco con un zombi atrapado en su asiento, colocándole a él, por una vez, en la situación de poder. Pero Chris se encontrará por sorpresa con un pasajero moribundo, y descubrirá que no es tan divertido asesinar a personas vivas. Demostrará, no obstante, valor y sangre fría al no huir y quedarse para darle misericordia. El chico va camino de seguir la misma evolución que Carl Grimes en The Walking Dead . ¿Dejará algún día de caerme mal? Seguiremos informando. Alicia Clark, por otra parte, también ha tenido que mancharse las manos por primera vez. La chica cañera de la miniserie web (que ha sido, efectivamente, la superviviente), atrajo en su huida una buena horda de zombis hacia el grupo, forzándolos a todos a luchar. ¡Ahí, ahí se vio a la Lexa interior de Alicia! La chica iba necesitando mejores tramas -no necesariamente sangrientas, de cualquier tipo- para lucir un poco a la gran actriz que es Alycia Debnam-Carey , y en “Ouroboros” hemos visto lo mejor de ella al verla luchar y, especialmente, en ese abrazo tan emotivo, lleno de alivio, que dio a su hermano. Porque ese es otra buena pieza. El personaje de Nick me parece mierder , pero despierta en mí una extraña fascinación. En esta ocasión ha salvado a todo el grupo al darse cuenta de que estando cubierto de sangre zombi -nuevo guiño a The Walking Dead – la horda no le reconocía. Pero la escena más dura estaba por llegar. Todos logran regresar al barco de Strand, ya arreglado, pero lo hacen con un “extra” que Strand no tolerará. Y, aunque en principio deciden remolcar a la chica y al niño a quien tan tiernamente está tratando de proteger (“hoy es el peor de tus días; verás que los siguientes serán mejores”), Strand cortará la cuerda que une al barco con su pequeña lancha. La mirada fulminante de Madison en ese momento lo dice todo. De manera simbólica, algo se ha quebrado también entre la relación de ambos, en su propia confianza . Y, aunque ella es inteligente y sabe que no puede hacer nada en ese momento, algo me dice que acabarán arrojándose por la borda el uno al otro antes de llegar a México… Momentos grotescamente tiernos Muy buen episodio de Fear the Walking Dead . Entretenido, con acción, y con conflictos morales muchísimo más originales y jugosos que los vividos con la familia feliz en el episodio anterior . La tensión se palpa a bordo, y la serie cuenta con una dinámica entre los personajes muy peliaguda que será interesante seguir explorando en los siguientes episodios. Así sí Fear the Walking Dead , así SÍ molas. PD: Mirad de lo que se ha dado cuenta este Tumblr . El actor de Nick, en su entusiasmo, casi da un golpe de verdad a la actriz de Alicia. Pero la escena quedó tan real y espontánea que los productores decidieron mantenerla. Alicia/Alycia: dos supervivientes natas Isidro López ( @Drolope )

Tags: , , , , , , , ,