Crítica del 3×02 "Surrender" de Outlander: El sexo como conexión

Qué gustazo volver a tener Outlander con nosotros y nosotras cada semana. Una serie que es como Historia viva, que cuida tantísimo los detalles y cada plano, que emociona con las miradas y esa banda sonora llena de magia … esta serie es otra cosa, tíos, tías y variaciones posibles. Y esta tercera temporada, tal y como deja atisbar el estupendo recorrido que están trazando estos dos episodios, reafirma su gran potencial para convertirse en la mejor de todas. ¡ Spoilers del 3×02 “Surrender”! El 3×01 “The Battle Joined” fue un buen episodio, una presentación de temporada muy correcta, pero la fuerza de “Surrender” es que, una vez sentadas las bases de la nueva dinámica, por fin puede comenzar a ahondar en ella, lo que lo convierte en un episodio mucho más interesante y complejo . Como si fuera una historia en paralelo, contada a ambos lados del mismo espejo, “Surrender” nos muestra la forma en que Claire y Jamie siguen adelante inmersos en esa “muerte en vida”, viviendo sin sentir y arrastrándose como fantasmas… aunque con un ligero avance. El sexo ha sido un elemento clave en este capítulo , pero entendiéndolo como lo entiende Outlander : como una forma que más incluso que disfrutar, más que dar rienda suelta a la pasión, lo que pretende es crear una conexión . A través del sexo con Frank, Claire cerraba los ojos y trataba de rozar con los dedos ese fuego que sintió con Jamie; pero Frank, que terminó entendiendo lo que significaba para ella, no pudo aceptarlo. Es por eso que me impactó muchísimo más la bellísima escena de Mary con Jamie en la cueva, pues ella sí supo comprender su dolor y lo que él necesitaba: ” Comprendo lo que estás pensando, pero vi a tu esposa, y cómo era lo que teníais. Y no es mi intención hacerte sentir como que has traicionado eso. Lo que quiero es compartir algo diferente. Algo más pequeño, quizá… pero algo que los dos necesitamos. Algo para mantenernos enteros mientras seguimos hacia delante en esta vida ” . Pocas series han entendido el sexo tan bien como lo hace Outlander . Porque es una serie llena de pasión y desnudos, ¿pero quién dijo que todo eso tenía que ser “gratuito”? A través del sexo Outlander desprende tanta verdad, tanta emoción, que lo convierte en un elemento imprescindible de su historia. Y en “Surrender” ha sido clave, como decía, porque ha sido el sexo lo que ha logrado que Claire y Jamie vuelvan a sentirse vivos , a tener una conexión fuerte con otras personas… y, si bien Claire no fue honesta ni consigo misma ni con Frank, forzada como está a llevar el peso de Jamie en silencio, él sí pudo, en cambio, contar con el entendimiento de Ian y Mary , gracias a los cuales su carga sí se pudo hacer un poquito más ligera. Pero si hay otra cosa a destacar de este episodio, esa es sin duda la historia de Fergus . ¡Ese crío francés nos ha robado el coeur a todos, maldita sea! Resultaba fácil empatizar con su coraje, con el entusiasmo de un niño que quiere ser un hombre y luchar contra la injusticia , que cree que tiene en su mano el poder para cambiar las cosas, hasta que la vida le da de bruces en la cara y se da cuenta de que ya no tiene ni mano… (demasiado pronto para hacer chistes, ¿verdad?). Y es que él ha puesto también su granito de arena para hacer renacer el fuego en Jamie, para recordarle el amor de padre que sintió por él desde el principio . Me MATO de lo precioso que ha sido este episodio. Siento que “Surrender” ha sido el primer vistazo a la luz al final del túnel. Que Jamie, protegiendo a su familia y entregándose por amor, y Claire, luchando como lo está haciendo por realizarse como persona y ayudar a los demás (que ha sido siempre su gran vocación), están dando los primeros pasos para curarse . Y Outlander ha manejado maravillosamente bien ese regusto agridulce, explicando con esa sensibilidad que la caracteriza la forma lenta y progresiva, pero imparable, en que una voluntad de hierro y familiares comprensivos pueden hacer revivir a dos personas rotas en siglos distintos que se necesitan la una a la otra, pero que también urgen volver a sentir algo bueno y encontrar motivos, otras personas, que les impulsen a seguir adelante . ¿Qué os ha parecido a vosotros y vosotras el episodio? ¿Creéis que Outlander va en la buena dirección? Sois libres, como siempre, de comentar lo que queráis en la sección de comentarios. ¡Nos leemos la semana que viene! PD: Es increíble, pero SÍ hubo realmente un James Fraser que sobrevivió a la batalla de Culloden y estuvo escondido siete años en una cueva cerca del lago Ness. Muchos habitantes de la zona le conocían, pero mantuvieron su secreto para ocultarle de los ingleses y le nombraron en clave ( “Dun Bonnet” , el nombre del pueblo en aquel entonces, que usaron también para referirse a él). Si es que es Outlander es mejor que una clase de Historia… PD2: Hoy ha llegado a mi conocimiento esta entrada del blog de @Dorothy_Beauchamp que se burla de las personas con dos neuronas que critican a Outlander por ser “sexo barato y fácil para señoras”, y es TAN maravillosa que no puedo hacer otra cosa que recomendarla y aplaudirla hasta con las orejas. Isidro López ( @Drolope )

Tags: , , , , , ,

Cuando los actores se marchan

Es duro cuando tus personajes favoritos desaparecen de tu serie. El mundo está lleno de guionistas crueles, gente como George RR Martin o Shonda Rhimes que te hacen coger cariño a un personaje para luego quitárselo de en medio de un plumazo. Pero a veces no es todo culpa de los creadores de la serie, si no que son los actores los que abandonan el barco, causando conmoción entre sus fans. Ahí va una decena de casos de esos que causaron revuelo: 1 – Matthew Smith, Doctor Who: El pasado sábado saltaba la noticia que ha revolucionado a los whovians: Matt Smith, el undécimo Doctor, ha anunciado que el especial de Navidad será el último en el que protagonice Doctor Who . Cierto es que por la propia naturaleza de la serie y el personaje es una marcha mitigada, pero ha sorprendido porque el actor británico no llevaba tanto tiempo interpretando al Timelord. De todos modos, como he leído por ahí, si los fans pudieron soportar la despedida del carismático David Tennat, es que pueden con todo.

Tags: , , , , , , , , , , , ,

Review The Following: The Curse

The Following sigue su avance en la línea que semanas anteriores: un poco a trancas y barrancas y dando vueltas sobre lo mismo. Es una pena, ya que al principio encadenamos una racha de episodios muy buenos, que simplemente nos estemos quedando en un simple “Sí, no está mal. Entretiene”. Pero es verdad que creo que todos estamos tan llenos de series y faltos de tiempo, que si tuviera que recomendar una serie a alguien, muy probablemente no sería The Following… Aún así, este episodio me ha convencido más que muchos de los que llevamos estas semanas, y creo que muy probablemente se debe a que hemos tenido un nuevo encuentro Hardy-Carroll, que siempre son de agradecer… ¿Te vienes a comentar? Como vaticinaba (aunque no hay que ser Nostradamus) en el episodio anterior, Claire madruga y trata de llevarse a su hijo lejos de esa panda de locos que son los amigos de su marido. Y como todos sabíamos, ni llega lejos ni le van a dejar repetirlo: Bendito sea el arresto domiciliario.  No sé yo si ese será el método más apropiado para recuperar su confianza, Joe… Mientras tanto, los del FBI con Weston de vuelta ( Yeah ), investigan el sitio de entrenamiento al que nos llevaron la semana pasada. Allí tenemos de todo: vídeos, murales Poe Style …y hasta un nombre para el culto. A partir de ahora, y gracias a Debra Parker, nuestros chicos son seguidores del Carrolismo . Pero el líder del Carrolismo no te creas que está muy interesado en hacer algo a parte de vivir apaciblemente en su mansión y escribir su novela. Que por lo visto no arranca del todo ya que su héroe no tiene el suficiente trasfondo. Que no quiere que sea el típico protagonista torturado ( ejem, tarde, ejem ). Pero no hay problema, ya que para eso se inventaron los móviles, para poder hablar sobre cuando mataron a tu padre cuando eras joven y vivías en un pequeño pueblo donde habían prohibido el baile …uy, no era eso. Tenemos un problema, ya que en el arsenal están tooodas las pruebas que describen el culto, sus motivos, de dónde sacan las armas y casi hasta la marca de la pasta de dientes. Y la cuestión es que las armas vienen de un paramilitar llamado Daniel Monroe , que resulta que ayudó a encontrar Psyco Abbey …y ya la tenemos liada. Si las cosas estaban tensas entre Roderick y Carroll, esta es casi la gota que colma el vaso, y más cuando al ir a su misión asesina deja al rubito castigado en casa. Roderick aprovecha para desahogarse con Claire y nos da una pista más de por qué se está cansando: la obra de beneficencia psicópata de Carroll parece ser mucho más importante para él que para el propio Carroll . He visto una relativa afinidad entre Claire y Roderick, y no me extrañaría nada que fuera a más y llevara a Claire a escapar. Veremos. Hablemos de Emma, que ha perdido el poder que llevaba teniendo desde que empezó la serie. Ya no tiene a Paul, ni a Jacob, ni a Joe , así que básicamente tiene miedo de que lo que ha hecho se vuelva en su contra. Quizás por eso trata de hacer las paces con Claire, y efectivamente, no es que sea un poco pronto, es que eso de que secuestren a tu hijo y trabajes para tu marido psicópata no se perdona tan fácilmente… Pelea de gatas en los pasillos hasta que Roderick (ignorando los consejos de un tal Barney Stinson) las separa. El trío de oro del FBI trata de dar con Daniel Monroe en casa de un amigo algo paranoico, que guarda un secreto en el sótano , un secreto que no es otro que (¡sorpresa!) el mismo Daniel Monroe. Un Weston bastante cabreado y un Hardy tan diligente como siempre se lo encuentras mientras Debra se queda sola con el detenido y como no tiene cobertura… le hace caso y le pierde de vista. Sí, exactamente como suena. Bravo, Debra. Y claro, pues Jacob ve oportunidad de degollar y degüella, si es que es normal… Afortunadamente, Daniel Monroe tiene las mismas luces que los del FBI , y revela la existencia de Psyco Abbey . Bien, un pasito más cerca. No tan afortunadamente, Carroll llega en un momentín y atrapa a Mike. Y con el don de la oportunidad que tiene este hombre, decide volver sobre el tema que le preocupa: el momento en que se forjó el carácter de Hardy. Parémonos un minuto a disfrutar de esta escena, de este nuevo encuentro Carroll-Hardy , porque sube la calidad del capítulo como la espuma. Y nos llevamos una conclusión final, un incentivo para Carroll que ha encontrado el camino que llevará el Hardy de su libro y un motivo de ¿vergüenza? para Hardy: lo que nos mueve a ambos es la muerte . La muerte como algo simbólico y poético para Carroll. La muerte como bienvenida compañera para Hardy porque él cree merecerla. Porque el niño al que le arrebatan a su padre y no puede hacer nada para evitarlo decide vengarse, y esa última aguja que se clava en el brazo de un pobre diablo es el inicio de esa mancha negra que arrastra con todo lo que tiene a su alrededor.  Bien jugado, señores… Nos despedimos con un Jacob algo roto por las circunstancias (echa de menos a su papi), y a un Carroll que, aún siendo líder de su propia secta sigue teniendo el mismo punto débil: no ser tan bueno escribiendo como pretende que es. Claire está ahí para recordárselo, y Emma está ahí para reconfortarle cuando nadie más lo hace. Buen capítulo este, con un tramo final bastante interesante. Me gusta que Ryan no sea tan bueno y que Carroll no sea tan perfecto . De hecho, me encantaría verle entrar en pánico porque su segundo libro fuera tan malo como el primero. Ahí sí que se iba a armar gorda. Y por cierto, cómo mola Roderick, aunque qué casualidad que Mike en ese momento final esté en la ambulancia… Y a vosotros, ¿qué os ha parecido?

Tags: , , , , , , , , , , , , ,

Review The Following: Guilt

Cuando vi el título de este episodio se me vino un nombre a la cabeza: Emma. La niñera tiene motivos para sentirse culpable , y más viendo cómo acabó el capítulo anterior, con nuestro Jacob y su mirada amenazante de vuelta. Pero, como nos ha dejado claro este episodio, no sólo Emma tiene motivos para sentirse culpable,  porque en esta serie todos llevan encima un lastre que les quita el sueño por las noche. Aunque si tuviéramos que elegir a un candidato para ocupar el puesto de Rey de la Culpa, habría que coronar a Ryan Hardy y a su maldición de la muerte sin dudarlo. ¿Te vienes a comentar el episodio? Y empezamos el episodio con un Jacob aún algo traumatizado por lo ocurrido en Love Hurts . Sí, eso de matar a tu amigo/amante no se suele llevar demasiado bien, así que para purgar las culpas tenemos a una especie de Paul-Number Six para conversar amablemente sobre la vida, la muerte y las ganas de matar a Emma . No seré yo la que se queje de que Paul siga saliendo si su vestuario a base de toallas se mantiene… En este episodio el FBI ha vuelto a sorprendernos por sus métodos infalibles , y tras descubrir que han sido hackeados, tardan algo así como diez segundos en ser asaltados en la casa segura donde tienen a Claire. Menos mal que tenemos a nuestro superhéroe particular, Ryan, que a pesar de no ser agente hace más por el Bureau que el resto del FBI junto. Tras unas cuantas bajas ( que nadie ha llorado, lo cual me parece cuanto menos feo ), Ryan consigue escapar con Claire y desaparecer del mapa , acabando en casa de un tal Tyson, que ha dejado a Dexter para meterse en la piel del mejor amigo de Ryan Hardy, que para que nos entendamos implica peligro de muerte. Supongo que si le conociera también insistiría en que eso de que la muerte le persigue es una tontería, aunque visto lo visto lo mismo no deberíamos rechazar tan rápido esa teoría… Tyson y Claire tienen tiempo de intimar un poco ( ¿o más bien diría cotillear, Claire? ) y hablar convenientemente sobre las mujeres que han importando en la vida de Ryan, antes de que ella descubra que le han metido un localizador en la chaqueta y que probablemente estén ya afuera esperándolos. Pero no hay problema, que tenemos a dos ex-agentes del FBI que se montan una barricada que ya quisieran en Los Miserables , y tienen tiempo de declararse su amor antes de salir a pegar tiros . En la review anterior decía que me había gustado ver a Ryan vulnerable, confesando su amor a Claire a Amanda, pero la verdad es que en este episodio su historia me ha dado un pelín de pereza, y eso no puede ser bueno. ¿Y qué pasa cuando nos ponemos a dar tiros en la oscuridad? Pues que alguien acaba herido siempre. En esta ocasión le ha tocado al pobre Tyson (que al menos no ha muerto, porque olía a cadáver desde la primera vez que ha salido), que además se ha tenido que apretar él solito la herida porque sus amigos han ido a cazar a los malos mientras él se desangraba en la moqueta. Quizás toda esta trama no me hubiera chirriado tanto si Claire no hubiera decidido entregarse al final. Un minuto, por favor, para gritarle a la pantalla ¡tonta! ¡Pero qué haces! ¡Si te querías entregar podías haberlo hecho al principio del episodio y no cuando han muerto doscientos agentes! y esas cosas . En fin. Tratando de ponerme en su lugar supongo que no ha podido soportar tanta muerte y que quiere reunirse por fin con su hijo. Pero la verdad es que no me resulta nada fácil ponerme en su lugar y elijo creer que es que simplemente es un poco tonta. Mientras tanto, Carroll trata de ganarse a su hijo a la vez que fomenta la obesidad infantil (en serio, ¿qué clase de nutrición es esa basada en chocolate, nubes y galletitas?), y Jacob se adapta a la vida en Psyco Abbey mientras se reúne con Joey e ignora a Emma. Yo pensaba que la última vez que habían estado juntos Joey había huido de Jacob y le daba miedo Paul, pero oye, ahora son coleguis e incluso le pregunta por su amigo desaparecido. Bueno, no se lo tengamos en cuenta, que esa pregunta ha servido para hundir a Emma un poquito más en la culpa , y ha propiciado mi escena favorita del capítulo. Después de que Joe le pidiera (o casi ordenara) a Jacob que perdonara a Emma, ella su mete en su cama para solucionar los problemas Emma Style . Suerte que tenemos a Paul-Number Six cerca para decir en alto lo que todos pensamos: Emma siempre ha sido y será una selfish bitch . Porque aunque se viera acorralada y tuviera que huir, seguro que Jacob no la hubiera abandonado,  y ahí radica la diferencia entre ambos . Y entre eso, y un fantasma de Paul que aún después de volver a ser asesinado sigue resultado convincente, Jacob espabila por fin y le deja las cositas claras a Emma. Cuidadín conmigo, chica, que me has empujado a ser lo que soy ahora, y el día menos pensado lo mismo acabo contigo. Cerramos el episodio con una conversación telefónica entre Hardy y Carroll , en la que el primero dice que se rinde y el segundo le dice que ni se le pase por la mente. Que a cada muerte, a cada herida, está llegando a ser el hombre que estaba destinado a ser. Y supongo que enterarse de que su ex–novia es follower de Carroll le va a acabar de hundir en la miseria. Poco que comentar en este asunto, porque creo que esa manera de meterla en un flash-back durante dos segundos para luego lograr el efecto de que fuera follower ha sido algo cutre … Como lo son muchas de las cosas que tiene la serie. Pero bueno, creo que esto ya lo sabemos desde hace varios episodios, y a falta de que la cosa de un giro de 180º, me voy a tomar The Following como el entretenimiento puro que es, porque creo que si nos la tomamos demasiado en serio vamos a dejar de disfrutar las partes disfrutables que sí tiene. Os leo en los comentarios, y me contáis qué opináis de Claire, de Jacob y sus amenazas y del complejo de culpa de Hardy, que o bien se hunde en una espiral de alcohol y prozac, o espabila como no le hemos visto antes…

Tags: , , , , , , , ,

Review House of Cards: Chapters 7-13

En un abrir y cerrar de ojos tal como vino, House of Cards se fue. Segunda review y season finale todo en uno. Y es que la desventaja de tener todos los capítulos a mano, es que aun siendo del grupo de niños que superó el t est del caramelo, no podemos resisitirnos a verlos de un tirón. Queda demostrado que Spacey, gana a dulce. Y que no hay mayor droga que una buena serie. El balance del experimento de Netflix es muy positivo . No solo por el producto de calidad que ofrece, sino por la expectación que ha generado tanto en los medios como en la calle. Y es que House of Cards es la pionera del amplio abanico de posibilidades que se abren para innovar en lo que a series e internet se refiere. La pregunta a partir de ahora no es quién será el próximo en intentarlo, sino quién no lo será. Mira que les gusta a los americanos una puesta en escena: con su teleprompter , sus pegatinas en el suelo, sus niños multiculturales, y sus trece bolígrafos para las trece letras que contiene la firma del Presidente, como souvenir de la aprobación del proyecto de ley. No se puede pedir más. O sí. Si gracias a estos cuidados detalles intuímos que planea Frank. En un primer momento todo parecía indicar que su intención era cargarse uno a uno a los miembros del equipo Presidencial que le traicionaron en el piloto, empezando por Kern y terminando por Walker, por el ya célebre: una ballena se come bocado a bocado que mencionábamos en la review anterior. Pero  el verdadero objetivo de Frank es mucho más pragmático que la típica vendetta: labrarse un ascenso a Vicepresidente de los Estados Unidos . Tampoco íbamos muy bien encaminados adivinando cual era la estrategia principal del congresista, y cual la secundaria. Ya que la sensación que nos habían transmitido desde el principio es que el camino hacia la Presidencia pasaba por la Secretaria de Estado, y que Peter Russo y su campaña para Gobernador, eran una improvisación sobre la marcha. Pero en contra de toda lógica, ha sido al revés. Una vez descubierto el plan, hay dos cosas que no encajan con la personalidad de Frank : que prefiera ser Vicepresidente a congresista, viendo que por muy Veep que sea, Matthews pinta menos que él en la toma de decisiones, y que después de todo el esfuerzo y tiempo invertidos, vuelva a dejar en manos del Presidente la elección del cargo, después de la decepción que supuso el nombramiento de Kern. Resulta extraño que un hombre tan controlador como Underwood, se arriesgue a cometer dos veces el mismo error. De hecho hay unos instantes de confusión en que sí parece que la historia se va a volver a repetir, y que Frank va a verse superado por un inesperado adelantamiento llamado Raymond Tusk. Pero la aparición en escena de este excéntrico multimillonario tiene otro propósito: testar a Frank para Vicepresidencia. Un curioso personaje al que le bastan unos minutos para despertar nuestro interés, con sus maneras sureñas y su dicotomía nuclear-ambiental. Y es que todo protagonista, por muy villano que sea, necesita una némesis a su altura. Y quién mejor que este zorro viejo para poner contra las cuerdas a Frank. El magnate cumple, y nos mantiene en tensión durante todo el viaje a St.Louis . Pero Frank es mucho Frank, e incluso herido de muerte por el cambio de bando de Remy – chapó por el abogado- termina saliéndose con la suya, como siempre. Que penita da el Presidente Walker, tan contento en el despacho oval, ajeno a la Guerra fría Underwood-Tusk. Una cosa que House of Cards domina a la perfección, es el manejo nuestras simpatías. Y es que en esta segunda parte de la historia cambian las tornas cuando, nos damos cuenta de que nuestra visión de Frank va ligada a la de la Zoe más naiv . Tanto los espectadores como la periodista conocemos los trapos sucios de Frank, pero aun así nos dejamos seducir por la admiración que en nosotros provoca su inteligencia y su carisma. Hasta que su ego traiciona a su mente, y no tolera que Zoe le deje. En ese momento todas esas cualidades del congresista dejan de cegarnos, y le vemos con claridad. Un punto de inflexión para la periodista, y punto de partida para nosotros, que a partir de ese momento juzgaremos con una mirada más crítica a un Frank que, minutos más tarde pierde los nervios con Claire, y capítulos después es capaz de matar a un hombre por una silla junto al Presidente. Como para no hacerlo. Estamos curados del Síndrome de Estocolmo. El matrimonio Underwood no pasa por su mejor momento, y es que si en la primera review alabábamos la sinceridad que existía entre ambos, en esta no podemos más que disfrutar con la traición de Claire , después de revolvernos en el asiento al no verla responder ante los gritos y el egoísmo de Frank. Aunque la señora Underwood tampoco es un ejemplo a seguir. Comparte la máxima de su marido del beneficio personal a costa de lo que sea, aunque se esconda tras la cortina de la caridad. Sin embargo en su escapada a Nueva York conocemos una nueva faceta de Claire . Cómo hubiera sido su vida sin conocer a Frank. Probablemente el detalle de la conversación con Adam, donde nos cuenta que para su madre lo más importante era estar bella, sea la clave de su comportamiento. La semana pasada no nos cuadraba que siendo una mujer inteligente y pudiendo conseguir éxito por sí misma, necesitara la intervención de Frank. Ahora podemos atribuirselo a una inseguridad generada por la relación con su madre, que no le permite lanzarse al vacío sin el colchón de seguridad que le proporciona el apellido Underwood. De ahí que tampoco sucumba a la felicidad que le propone un aventurero como Adam. Quizá no sea pragmática por decisión, sino por obligación. Magnífico el trabajo de una Robin Wright capaz de mostrarse fría y vulnerable a la vez. Además de para conocerla un poco más, la rebelión de Claire plantea una duda razonable en el plan de Frank: qué hubiera pasado si el proyecto de la cuenca del río se hubiera aprobado . Porque en principio el objetivo de Frank era ese ¿el fracaso de Russo sólo supone, por tanto, una variación de tiempo? ¿ Si hubiera sido un éxito, simplemente el sacrificio de Peter estaría más cercano a las elecciones, para presionar más al Vicepresidente? Todo el asunto Peter Russo, me resulta chocante. Dedicar tanto esfuerzo a una campaña  electoral que vas a tirar por la boda, me parece demasiado cruel incluso para Frank. FOTAZA Lo que no resulta muy creíble es que en el breve período de dos capítulos, Zoe & Cía descubran todos los tejemanjes de Frank. Como tampoco lo es que de repente la pelirroja decida romper el pacto profesional que hay entre ambos, y que una periodista de la vieja escuela como Janine, cambie el Herald por Slugline sin pensárselo. Visto lo visto, hubiera sido más interesante una división política y periodística desde el principio . Con una joven periodista que saltara a primera plana de los periódicos por sus investigaciones. Transmitiéndonos que en cualquier momento el plan de Frank puede ser revelado a la opinión pública. Sensación que presumiblemente tendremos en la segunda temporada, tiempo al tiempo. Y que a partir de ahí, surgiera la relación entre ambos, y no al contrario. Casi termino la review sin mencionar uno de los giros más inesperados de lo que llevamos de House of Cards hasta el momento: la homosexualidad universitaria de Frank . Así como nos da la impresión de descubrir a la verdadera Claire en la cama de Adam. Ver a Frank borracho correteando por su alma mater , emocionándose cantando con sus antiguos compañeros, y reconociendo el gran significado que para él tuvo la relación con Corvet, lo hace más humano. No sé si deberíamos entrar en analizar el género del amor más desinteresado de Frank o sí, pero comparándolo con las relaciones que entabla en la actualidad, que sea un hombre es lo de menos. Es más importante destacar que Frank no siempre ha sido como ahora . Y que aunque fuera hace años, hubo un tiempo donde conseguir más y más poder no era el motor de su vida. Supongo que a muchos os habrá dado por extrapolar la serie a nuestra realidad, como es lógico. Y os habréis dado cuenta de que las intrigas y el intercambio de favores que en otro tiempo hubieramos considerado ficción, en estos días de sobres y te quiero un huevo, tristemente nos resultan de lo más normales. Aunque mucho más cutres y con menos brillantez que Frank. A lo que ya no estamos tan acostumbrados es a que se asuma un escándalo político de una forma tan orgánica, sin ninguna tipo de excusa y total responsabilidad, como ocurre con Russo.O que el espíritu periodístico persista al margen de la ideología del medio. Mientras esperamos a saber cuando planea Netflix deleitarnos con la segunda temporada, nos despedimos con una pregunta: ¿Veremos a Frank como Presidente de los Estados Unidos? Se abren las apuestas.

Tags: , , , , , , , , , ,