Review Downton Abbey: Christmas Special (Series Finale)

Parecerá una tontería, pero no me resulta nada fácil escribir estas palabras , las que componen la última review de Downton Abbey ever . 6 temporadas, 13 años de tiempo ficticio y 5 de tiempo cronológico han dado para mucho. Para conocer a los Crawley en sus momentos más altos y más bajos, para vivir la revolución y el cambio social, la Guerra, la muerte, el amor. Principios y finale s, desde que el primo Patrick se hundió con el Titanic y anunciaron que un tal Matthew iba a ser el heredero, hasta el día de hoy, en el que nos despedimos de la gran casa. Ha sido un final, no nos vamos a engañar, poco arriesgado . Han decidido compensar todo el sufrimiento de los personajes encajando las piezas de forma que podría cuadrar con un sueño húmedo de Walt Disney; y a veces ha sido tan exagerado que cantaba. Pero qué queréis que os diga, me ha dado exactamente igual . De hecho, creo que he llorado más que si hubiera sido un final Shonda-style . Así que si queréis, acompañadme a comentarlo por una vez más… Aviso al lector: puede que me venga muy arriba y me salga una review tamaño XXL . Recomiendo hidratación abundante, fuentes de glucosa cerca y pausas para descansar la vista. Y dicho esto, vamos a despedirnos de los personajes poco a poco, empezando por las cocinas. Daisy y Mrs. Patmore han formado uno de los dúos más sólidos de la serie, con esa relación un poco madre-hija que ha ido creciendo con los años. Nunca han sido los personajes más interesantes de la serie , de hecho, hasta en este capítulo Daisy me ha seguido pareciendo muy pava, ignorando a Andy primero para mostrar interés cuando el muchacho ya había aceptado que no había nada que hacer. Pero bueno, podemos prever que en un futuro no muy lejano, ella, Andy, el señor Mason, Patmore y los cerdos vivirán en paz y armonía. Aunque yo recomendaría un nuevo cambio de estilo con respecto al nuevo cambio de estilo. Hemos tenido poco de los Bates esta temporada , y la pena es que creo que nadie los ha echado de menos. Han exagerado tanto sus tristezas y dramas que ya no provocaban lástima, sino rechazo. Pero en esta temporada y después de los sustos de los primeros capítulos han funcionado muy bien a pequeñas dosis, y ahora tendrán un pequeño Bates al que enseñarle a abrillantar zapatos. Molesley, tipo que siempre me ha hecho una gracia desmesurada, acaba sus andanzas con un trabajo de profesor a tiempo completo (y lo que le pega), mientras Baxter decide no anclarse en su pasado y mirar hacia adelante, hacia la gente que sabe valorarla. Dediquemos tiempo ahora al casi único personaje al que han dejado soltero: Thomas. Creado muy para que le odiáramos (recordad que tiró a Bates al suelo empujando su bastón), que creo que en parte por el carisma del actor que lo interpreta ha sabido ganar dimensión y profundidad… hasta que los guiones no le han dejado avanzar más. El intento de suicidio le hizo ganar tiempo, pero aparentemente era inevitable que se marchara de Downton, aunque en un lugar mental y sentimental mucho mejor que en el que le habíamos dejado . Eso sí, creo que si hubiera seguido trabajando para Matusalén y esposa se habría acabando suicidando de verdad. Opino que Thomas es un personaje al que la serie ha tratado muchas veces de forma injusta , porque siempre le he visto un poco como un animal al que han maltratado toda su vida y cuyo primer instinto es atacar, porque sabe que la mano que viene a acariciarle al final le hará daño. Pero bueno, esperemos que al final valoren su competitividad y que pueda ser feliz. Lo bueno es que Master George estará cerca para decirle cosas adorables. Y si Thomas se ha quedado con el puesto de mayordomo es porque Mr. Carson ya no puede hacer su trabajo. Casi la única nota triste en los noventa minutos de episodio: Carson tiene una enfermedad llamada temblor esencial (como el propio creador de la serie, Julian Fellowes) y él nunca haría un trabajo con un nivel inferior a la excelencia . ¿Oportuno? Sí. ¿Me ha dado pena? También. Downton no sería lo mismo sin su papi y su mami, sin Carson y Hughes capitaneando ese enorme barco y asegurándose de que navega sin incidencias. Pero qué mayor metáfora de que los tiempos han cambiado que Carson cediendo el testigo. Y dejamos downstairs para pasar a upstairs , con la trama que ha definido el episodio, la boda de Edith. Mary ha cedido el protagonismo que ha tenido toda la serie para que su hermana pueda por fin brillar, y ha acabado de redimirse por lo que hizo montando la trama para que Edith y Bertie puedan reencontrarse. Lady Mary es un personajazo , caiga mejor o peor, y el que más mimos se lleva por parte de la serie, a pesar de su egocentrismo, de su egoísmo y de no ser tan buena persona, es una mujer fuerte, decidida, que no deja que los tiempos en los que vive definan lo que va a ser su vida, que poco a poco ha sabido encontrar su corazoncito (que lo tiene, aunque a veces le cueste sacarlo a relucir). Me parece perfecto que la protagonista de la serie sea un personaje muy gris , me gusta que se equivoque y haga cosas muy mal porque al fin y al cabo, eso la hace más humana. Se ha abusado de su condición de “mujer de la que todos los hombres se enamoran” y todo aquel periodo post-Matthew de pretendientes que no llevaron a ninguna parte se me hizo pesado, pero creo que nos despedimos de ella en un momento en que ha vuelto a encontrar el equilibrio en su vida , con un buen marido (cuya existencia he de decir que había olvidado en este mes) y un nuevo hijo. Adiós, Mary, ha sido un placer escribir sobre ti. Esta sin duda ha sido la temporada de Edith , que después de años de dar tumbos ha conseguido una vida de la que se puede sentir orgullosa. Años de ser la “hermana fea” le han cobrado factura en forma de inseguridades, y los traumas que no le creó su familia se los creó que la abandonaran en el altar primero, y que mataran al padre de su hija nonata unos protonazis después. Realmente, creo que en su caso no hacía falta que se insistiera tanto en que solo iba ser feliz con marido . Me alegro por ella, porque Bertie es un buenazo y se quieren de verdad, y era obvio que la boda iba a pasar, pero de verdad que no era necesario que absolutamente todos acabaran la serie emparejados. De todas maneras, Edith es de las que se merecía un final de cuento, y así ha sido, con su propio príncipe, castillo y por supuesto, suegra malvada. Bien por ella por haberse hecho a sí misma y haber decidido que ya no iba a dejar que la vida la hundiera. También en este especial de Navidad hemos tenido la vuelta de lady Rose, convertida en esposa y madre pero tan cabeza loca como siempre, y que sido un reencuentro que me ha gustado mucho , y eso que ella no siempre ha sido santo de mi devoción. Ha ayudado a hacer ver a Robert que Cora hace un papel importante con el hospital, y que no es que le estuviera dando de lado ( really, Robert? ). Robert y Cora nunca han tenido grandísimos arcos argumentales, sobre todo en las últimas temporadas, pero siempre quedarán en mi recuerdo como una pareja fuerte, que se quiere a pesar de todas las circunstancias, y que se quiere mucho. Nos toca despedirnos del que probablemente sea el mejor personaje de la serie sin haber hecho prácticamente “nada” en seis temporadas. Lady Violet es magia. Sus frases lapidarias, de la primera a la última, son para enmarcar, y Maggie Smith está ahí para demostrar que puedes hacer personajes míticos más allá de los ochenta. Sé que cuando dentro de unos años piense en esta serie, ella será de lo primero que me venga a la cabeza. Y creo que los minutos Denker-Spratt han merecido la pena solo por el ataque de risa de la condesa viuda. Luego está Isobel, la segunda parte del dúo dinámico. Personaje creado para ser el contrapunto de Violet, mujer moderna, trabajadora y que adora su papel de revolucionaria, pero que tiene un corazón que no le cabe en el pecho. Un poco cutre todo el asunto “Lord Merton se muere, nos rebelamos contra su hijo, nos casamos, ah, no, que no se muere al final”. Pero lo dicho, este era un episodio que apestaba a happy ending a kilómetros de distancia, y no podía haber sido de otra manera con Isobel. No podemos despedirnos sin hablar de Tom Branson, el personaje que más ha cambiado desde que lo conocimos como un chófer irlandés agitador, y que aunque se ha pasado tres temporadas intentando encontrar donde encajaba, todos sabíamos que Downton era la respuesta. Es verdad que molaba mucho más cuando era él contra el mundo, pero no me importa este puesto de Pepito Grillo de la familia que se le ha adjudicado. Una tienda de coches y un par de sonrisas compartidas con la editora (¡la varita mágica del amor ataca de nuevo!) y tenemos un buen final para él también. Downton Abbey no es Breaking Bad. No la veréis en las listas de las mejores series, seguramente pocos se acordarán de ella de aquí a veinte años y dista mucho de ser redonda. Pero qué bien nos lo hemos pasado juntos. Con esas notas de piano de la intro. Los chismes escuchados detrás de las puertas. El cambio abriéndose paso sin perdir permiso a nadie. Matthew y Mary bailando con la música de un tocadiscos. Thomas y O’Brien fumando en el patio. Edith siendo dueña de una revista. Sybil vistiendo unos pantalones. Las cejas de Carson. Violet preguntando qué es un fin de semana. Los Mamá y Papá con acento british. Gracias por todo . Sí, ha sido un final feliz para todos. Pero aunque no lo veamos, sus vidas seguirán, y habrá malos momentos, y habrá tristeza y habrá drama, así que disfrutemos de este ratito de felicidad por los momentos en los que no la haya. Porque nos lo merecemos. Yo también odio los adioses. Pero quisiera añadir una pequeña nota personal para agradecer haber tenido la oportunidad de comentar esta serie todos estos años. Gracias a Fans de SeriesTV he conocido a personas que jamás imaginé que llegarían a ser tan importantes en mi vida, y ese es el mejor regalo que me puedo llevar. Pero sobre todo gracias a todos vosotros , los que utilizáis vuestro tiempo para leer lo que he escrito, los que comentáis, los que me habéis hecho llegar vuestras opiniones. No habría sido lo mismo sin vosotros. Parafraseando a Titanic (porque bueno, no podía ser de otra manera), ha sido un placer tocar con ustedes esta noche. Y supongo que solo queda decir… nos leemos.

Tags: , , , , , , , , ,

The Slap: el drama de la educación

The Slap (en inglés la bofetada) es la nueva miniserie de la NBC que ha comenzado a emitirse a mediados de febrero y tiene un futuro, cuanto menos, prometedor. Se trata de una adaptación de la producción australiana titulada con el mismo nombre , emitida en 2011. La serie está planteada con el mismo estilo: cada capítulo se centrará en un personaje en concreto de este drama familiar. ¿Lo comentamos? Con este profundo análisis del piloto de The Slap se presenta Elisa Mongil, que a partir de ahora cruza el charco para ofrecernos las mejores recomendaciones british . ¡Bienvenida! Un día cualquiera, una familia se reúne para celebrar el cumpleaños de Hector. Tensión entre algunos de los adultos y un niño malcriado que no sabe comportarse conformará la mejor ecuación para un fatal desenlace . De esto trata el primer episodio de The Slap, titulado Hector. Se nos presenta la situación que hará dividir a una familia en dos, cuando Harry (Zachary Quinto), hombre de negocios respetable y primo de Hector, abofetee sin pensarlo a Hugo , el cual no tiene relación familiar con él. Esto hace que los padres del niño monten en cólera y comience una discusión que acabará definitivamente con la fiesta de cumpleaños. Antes de indagar más en el primer episodio, hablemos del estilo . La historia es narrada a modo de cuento, por una tercera persona, y consta de su introducción correspondiente, nudo y finalmente, desenlace. Cada día que pasa, se centra en un personaje diferente y vemos cómo evoluciona la historia desde el punto de vista de todos y cada uno de ellos que estaban en aquel cumpleaños. El narrador nos contará cómo se sienten los personajes cuando comienza el día y cuando acaba. Nos dará detalles de sus vidas íntimas, de sus deseos y aspiraciones . Todo lo necesario para que el espectador juzgue sin miedo a los implicados de esta historia y se posicione, como si de un jurado se tratase. Volviendo al primer episodio, se nos presenta a Hector (Peter Sarsgaard), padre de familia con un noble trabajo en el ayuntamiento, y que vive intentando escapar continuamente de su realidad. Lo tiene todo, pero no parece feliz ni a gusto . Utiliza la música para evadirse y pensar en Connie (Makenzie Leigh), la canguro de sus hijos y que también trabaja para su mujer. Esta es Aisha (Thandie Newton), ella dirige una clínica médica y parece satisfecha con su vida, su familia y sus logros. Mientras comienzan los preparativos de la fiesta de cumpleaños, Hector va a la clínica de su mujer, con la excusa de recoger unas píldoras, cuando realmente lo que quiere es ver a Connie. Estando cerca de un semáforo, Hector se dice a sí mismo que si este sigue en verde, él seguirá recto y volverá a casa sin las píldoras (y sin ver a Connie). Si se pone en rojo, irá a ver a la chica . Es una metáfora interesante, pues el verde es lo bueno, lo correcto, y el rojo lo prohibitivo, y lo que tienes que evitar. Él elige esto último. Cuando Hector vuelve a casa, comienzan a llegar los familiares, que se van introduciendo en la historia poco a poco. Desde el principio podemos apreciar tensiones entre Aisha y los padres de Hector, o entre Harry y los padres de Hugo, el niño malcriado protagonista de la famosa bofetada. Este es el hijo de un matrimonio que parece vivir por y para él . Por poner un ejemplo, la madre le sigue dando el pecho y el niño tendrá alrededor de 8 o 9 años quizás. Él hace lo que quiere y no tiene control, está totalmente mimado y protegido por sus padres. Durante la comida estos están más pendiente de su hijo que de la celebración en sí y del resto de familiares. En un momento dado, Hugo coge un vinilo de música (la que utiliza Hector para soñar con Connie), y lo tira al suelo. Parece que esto está avisando al protagonista de este episodio, e incluso al espectador, de que Connie está a punto de aparecer . Y así es, como algo rompiéndose en el interior de Hector: Connie aparece en la fiesta. Y le hace un regalo, que contiene una tarjeta que dice: “Don’t play what’s there. Play what’s not there” . Evidentemente le está pidiendo que no sueñe con ella, sino que juegue, que juegue con lo que no tiene pero que sí podría tener. Podemos ver que The Slap es un drama bastante realista . Parece que están representados todos los estereotipos de una familia: tenemos a la madre de Hector, que quiere organizar el cumpleaños, que trae comida de sobra, que habla de más,…; por otro lado el familiar que no está casado, sino que anda de aquí para allá y tiene una vida menos común (en este caso es Anouk, interpretada por Uma Thurman); el familiar que lo tiene todo, dinero, familia, e incluso amante y que es un triunfador (este es Harry), etc. Cualquiera que vea la serie puede ver a su familia o a una cercana representada ahí , más realista imposible. Poco a poco, la tensión que se va acumulando entre los familiares va in crescendo hasta el punto de que el espectador siente el ambiente tan caótico que hay, nota que va a explotar todo en algún momento. De repente, la situación se divide en tres escenarios . Por un lado, en la mesa se inicia una conversación sobre la educación de los niños, que acaba en un debate entre Harry y el padre de Hugo (el niño al que más tarde le pegará la bofetada), por otro lado, los niños jugando en el jardín, y Hugo enfadándose porque está eliminado del juego pero no quiere abandonar. Por último, Hector y Connie están solos en otro lugar, aunque viendo la escena de los niños. Están muy pegados y cada vez se acercan más, algo está a punto de pasar entre ellos. Estas tres escenas llegan a su punto más tenso cuando Harry, en un arrebato, se levanta, se dirige hacia Hugo y le hace callar dándole una bofetada, que parece que nunca le hayan dado antes sus padres . Es la mejor forma de acabar un debate sobre la educación de los hijos. Y, por otro lado, la manera en la que Hector se da cuenta de lo que está haciendo con Connie, como si le pegasen la bofetada a él mismo y le dijeran: “¡para de jugar con niñas adolescentes, tienes mujer e hijos!” Así que la fiesta se da por finalizada, pero lo que más parece molestarle a Hector no es que no se celebre su cumpleaños, ni que su familia esté dividida, sino que lo que ocurrió interrumpió su momento con Connie, y le hizo parar de soñar, bajarse de la nube, y decirle a la chica que todo debía terminar ahí. Como dice el narrador: “la bofetada le salvó de un desastroso error”. Con esta bofetada, termina el episodio piloto, dividiendo a la familia en dos bandos: los que creen que Harry no debería haberle pegado a Hugo, y los que defienden que el niño se lo merecía . La consecuencia de que las historias estén narradas por una tercera persona que te permita explorar el interior de los personajes hace, como he comentado antes, que el espectador sea un jurado y que, al igual que la familia, se sienta obligado a posicionarse. Y no solo se trata de si el personaje te cae mejor o peor, sino de ir más allá y centrarse en el tema que se propone: la educación de los niños, si pegar una bofetada a tu hijo está bien o mal, hasta qué punto es correcto meterse en la educación de un niño ajeno a ti, qué hacer cuando se algo así ocurre dentro de tu familia, etc . Estamos ante un drama bastante realista que hace pensar al que está al otro lado de la pantalla “¿qué hubiera hecho yo?”, y sin darte cuenta, estarás tan metido en la historia como cada uno de sus personajes. Son cuatro ya los episodios emitidos de esta miniserie, que luce muy realista y pura, abarcando muchos de los problemas que se presentan en la mayoría de las familias en su vida cotidiana . No sabemos cómo irá evolucionando esta historia, pero lo que sí tenemos claro es que es una serie diferente, con un tema que aunque parezca poco original, es difícil de tratar. Además, el reparto parece ser inmejorable e incita al espectador a darle un tiento a esta nueva producción americana. Os invitamos a que veáis los primeros episodios y juzguéis vosotros mismos. Y tú, ¿de qué lado estás?

Tags: , , , , , , , , , , ,

The Britishes, una genial parodia de Downton Abbey

¿Os hemos hablado alguna vez de College Humor ? Es una página web de humor que se creó en el año 1999 y que destaca por sus sketches , vídeos de animación y artículos satíricos. En el año 2009 intentaron dar el salto a televisión con un programa en MTV, The CollegeHumor Show , pero la cosa salió bastante mal y se canceló después de solo seis episodios . Ahora vuelven a la carga con un formato más ajustado a lo que realmente se les da bien, que son los sketches de parodia , y junto al canal DirecTV estrenan The Britishes , una colección de sketches que se “burlan” de la serie Downton Abbey y, en general, de ese refinamiento rematadamente absurdo de la elitista clase británica de la época eduardiana . The Britishes se centra en una familia que intenta de forma desesperada y casi histérica mantener la tradición y las diferencias de clases en un mundo que avanza sin pausa hacia la modernidad. En total serán ocho piezas humorísticas de unos cinco minutos de duración que se emitirán desde el día 28 de octubre en el canal Audience Network y que, de alguna forma, recuperarán ese espíritu absurdo que tenían (salvando las distancias) los Monthy Python. Detrás del salto podéis ver su primer escena: The Charming Mr. Hitler .

Tags: , , , , , , , , , ,

Inside No.9 llega a BBC 2

Poco  se habla de The League of Gentlemen y de los tres comediantes que salieron de ella. Y escuece. Mark Gatiss es la excepción. Su fama ha ido creciendo en los últimos años ligada especialmente a las grandísimas Sherlock y Doctor Who (2005). Sin embargo, Reece Shearsmith y Steve Pemberton han quedado relegados a un plano más discreto. En el caso del primero, ha sabido abrirse paso en el audiovisual británico con productos de popularidad discreta, pero su nombre no es considerado de gran relevancia en el mundo seriéfilo. Y eso escuece aún más. Si hablamos de Pemberton, es difícil verlo en un proyecto que no cuente también con Shearsmith. A esta pareja debemos la genial Psychoville, que, sin contar con una fama desmedida, hizo las delicias de los amantes de la British Dark Comedy. Y cómo no, es a ellos a quiénes debemos la última comedia negra de BBC 2, Inside No. 9. ¿Hablamos un poco de ella? Inside No. 9 llegará a todas las pantallas de Reino Unido el 5 de febrero y apenas puedo controlarme porque llevo más de un año esperando este momento. La serie contará con seis episodios independientes , a modo de antología, y estará cargada de humor negro y del terror más hilarante , como es costumbre cuando hablamos de este par de genios. No me cabe la menor duda de que pasearemos por lugares malditos donde lo mundano y lo macabro caminarán de la mano. Contaremos además con la presencia de Oona Chaplin (Dates, Game of Thrones), Katherine Parkinson (The IT Crowd), Tamsin Creig (Black Books) y Luke Pasqualino (Skins) entre otros. Aquí os dejo el tráiler , y de paso aprovecho para recomendar fervientemente tanto ésta como las series anteriormente mencionadas. Subid al carro de los Gentlemen porque merece la pena.

Tags: , , , , , , , , ,