Personajes que me irritan

¡Hola, amigos! Espero que a todos os vaya bien con la vuelta a la rutina o con vuestros quehaceres seriéfilos. A mí, con el regreso de todas las series que se encontraban de parón navideño, se me han acumulado y, con toda la vuelta a los estudios, cada día se me complica más la vida para poder relajarme con esas series que tanto me gustan. Por eso quiero aprovechar estos momentos de estrés para poder hablar de un tema del que siempre he querido tratar y es esos personajes a los cuales nos encantaría sacar de la televisión (o portátil) y que sufrieran nuestra ira. Eso sí, puede haber SPOILERS. Avisados quedáis.Así que, ¡allá vamos!
Estos personajes son personajes a los que siempre he querido matar en algún momento de mi aventura con la serie a la que pertenecen, ya sea por su rematada estupidez, por ser tontos a más no poder, por caerme mal directamente o por parecerme más insustanciales que Kristen Stewart, y ya eso es mucho. Todo esto en mi más humilde opinión eh, ahí queda. No hay ningún orden, a todos les odio por igual. Comencemos pues:

Jon Snow (Game of Thrones)

Sí, lo siento. Podéis decir lo que queráis, que si el rey en el norte, que si R+L=J, que si qué guapo es, que si pobrecito, pero que no. No puede estar más sobrevalorado. Jon Snow me parece el personaje más jodidamente soso de la historia de Game of Thrones. Para algo interesante que tenía su trama, que era su relación con Ygritte, va y dura menos que un paciente de Grey’s Anatomy. Su storyline se basa en su estatus de bastardo, ser el marginado más grande de todo Poniente y tener cara de oler a mierda de dragón todo el día. Gracias a Dios parece que tras seis temporadas su personaje empieza a arrancar. Pero joder, le ha costado.
Bonus de odio: Joffrey Baratheon. Qué razón tenían Los Chunguitos con su “dame veneno que quiero morir, dame veneno”.

Jeremy Gilbert (The Vampire Diaries)

En realidad no tengo mucho derecho a hablar de The Vampire Diaries, ya que en estos momentos me encuentro en la tercera temporada. No sé si este personaje mejora (que espero que sí), pero necesitaba hablar de este chico. En los 52 capítulos que llevo de esta serie, a Jeremy solo le he escuchado quejarse en todo momento por cualquier cosa y ser un grano en el culo de su hermana y de los demás personajes (aparte de haberle visto morir y resucitar como dos o tres veces, y yo me pregunto, ¿QUÉ NECESIDAD?). Lo último que vi de él fue que se achuchó con su exnovia muerta (en fin) mientras estaba con Bonnie, que yo me pregunto, Bonnie, hija, ¿NO TENÍAS A OTRO MEJOR?Muy guapo y lo que quieras, pero muy PE-SA-DO.

Bonus de odio: Stefan Salvatore. Es que joder, Stefan, tú antes molabas.

Astor Bennett (Dexter)

Tal vez algunos de vosotros no hayáis visto Dexter (lo que es un puto pecado, vaya) y algunos de los que la hayáis visto tal vez ni os acordéis de Astor. Durante la primera temporada, Astor era hasta mona, bastante amistosa e incluso graciosa. Pero como todo lo bueno, pasa rápido. Durante las tres temporadas siguientes, la hija de Rita e hijastra de Dexter se me hizo más repelente que Jack Shephard en Lost. Era tonta, pero tonta tonta, la pobre no daba para más. Y después, cuando pasa lo que todo sabemos al final de la cuarta temporada, tiene un señor pavo que le llega de aquí a Cuenca. Creo que durante la quinta temporada sale como en dos capítulos o así y es que, de verdad, no la soportaba. Algo bueno tenía que tener la escena de la bañera: la desaparición de esta niña.
Bonus de odio: Arthur Mitchell A.K.A Trinity. No hace falta que dé muchas explicaciones.

Michael Dawson (Lost)

De vez en cuando me despierto a las cuatro de la mañana a causa de pesadillas que tienen siempre el mismo diálogo: TENGO QUE ENCONTRAR A MI HIJO o su ya famoso WAAAAAAAAAAALT de la season finale de la primera temporada. A ver hijo, si yo puedo comprender que estés obsesionado con encontrar a tu hijo, que harías lo que sea, que no le has visto en mucho tiempo, vale, pero, ¿era necesario cargarte por el camino a dos personajes que prometían muchísimo? Michael se me hizo muy pesado, llegó a un punto en el que sus constantes quejas y lamentos por Walt no me daban pena y lo único que quería es que se callara ya. Jamás te perdonaré lo de Ana Lucía y Libby, jamás.
Bonus de odio: Hurley, sus tonterías hacían que se me acabara la paciencia, sorry not sorry.

Emily Fields (Pretty Little Liars)

Dejando de lado que ninguna de las liars es muy inteligente que digamos (a excepción de MI Spencer, obvio), la nadadora se lleva la palma. Que si Alison aquí, que si Alison allá, que si ahora la quiero, que si ahora no y me lío con la vecina, que si ahora se me muere y me voy con la caracerdo, que si todo me sale mal, que si -A estrella un coche contra mi casa. Cariño, alguien te lo tenía que decir: todo esto te pasa por TON-TA. Piensa un poquito más las cosas antes de hacerlas, que si no te va a ir muy mal en la vida (ya le van muy mal a la pobre, en fin). Lo único bueno que hizo es pegar a Sara “voy a la ducha” Harvey en su momento. Eso se lo tengo que agradecer.
Bonus de odio: Caleb. ¿Puede haber un ser más egocéntrico que él?

Wes Gibbins (How to get Away with Murder)

Ya hablé de él cuando expresé mi opinión acerca de la mid season finale de la tercera temporada y me reafirmo en lo que dije. Me parece el típico niño bueno al que siempre le pasan cosas malas y que nunca rompe un plato, y eso no me gusta. Me gusta que los personajes tengan un poquito más de personalidad, que para algo sigo una serie, para entretenerme, y lo siento pero a mí este señor no me entretenía. Siempre recibía favoritismos por parte de Keating y todos los dramas comenzaron por él y por su encaprichamiento con Rebecca, que digo yo, teniendo a Laurel (que tampoco me gustaba esa pareja), ¿qué necesidad había de liarte con Rebecca?
Bonus de odio: Oliver. Me parece superrepelente y supertonto. Connor, tú puedes tener a alguien mejor.

Tate Langdon (AHS: Murder House)

Sinceramente, nunca entendí cómo pudo causar tanto furor este chico. Entiendo que guste mucho por su relación con Violet y eso, pero es que a ver: violó a la madre de Violet, la dejó embarazada y gracias a ese embarazo murió; después, le ocultó a su amada que se había suicidado y que en realidad estaba muerta; recordemos que Tate realizó un tiroteo en su instituto y mató a varios estudiantes completamente inocentes y que la lió bastante gorda durante toda la temporada, acosando a la hija de los Harmon, etc. Y aún así la gente le ama. A mí me parece cien veces mejor Kit Walker que él. Yo no entiendo nada.
Bonus de odio: cualquiera de los papeles de Jessica Lange (excepto el de Asylum). Sorry, me parecen todos el mismo pero con distinto sombrero.

Kurt Hummel (Glee)

Sinceramente, podría poner a mucha gente del elenco de Glee en esta posición porque todos o la gran mayoría tienen muchas papeletas. Me hubiera gustado poder poner a Blaine “se la como a Ryan Murphy” Anderson, pero solo puede haber uno. Y a Kurt es que no le soporto. Me parece una persona tan egocéntrica, tan odiosa, tan tonta. Me podríais decir que Rachel es igual, pero es que por lo menos, en mi opinión, Rachel tiene evolución. En cambio, Kurt lleva toda la serie siendo la misma persona, dramando por X cosa y quedando de bien. En serio, NO LO PUEDO VER. Next.
Bonus de odio: Artie. Otro personaje que no puedo ver ni en pintura. Piensa con la cabeza, coñe.

Jo Wilson (Grey’s Anatomy)

Lo primero que tengo que decir: no te mereces a Alex. No te lo mereces ni un poco. Durante las cinco temporadas que lleva en la serie lo único que la escuchado es dramar, ya sea por Alex, o por ser tonta, pero tonta tonta. Entiendo que Grey’s es una serie dramática, pero coño, una cosas es una cosa, y otra cosa es otra. Es la típica que tira la piedra y luego esconde la mano, como cuando arremetió contra Edwards por un caso y luego fue pidiendo perdón como niña buena. Hija, si las cosas las haces mal pues pides perdón, como todo el mundo. A ver si vuelve mi Izzie y se lleva a Alex y te quedas SOLA.
Bonus de odio: Preston Burke. No aguantaba su continua obsesión por Cristina y su complejo de Dios.

Ross Geller (Friends)

Con Ross me pasa una cosa extraña, y es que cuando está con Rachel me parece maravilloso y hay varias ocasiones en las que le entiendo, pero por sí solo hay veces que me gustaría matarlo. Se cree en muchas ocasiones que tiene la verdad absoluta (el capítulo de la lotería), siempre intenta quedar por encima, es tan celoso y sus relaciones han sido todas, excepto Rachel, una soberana mierda (Emily, la asiática de la segunda temporada, etc). Me parece tan pedante, tan repelente, que me dan ganas de darle para que espabile de una vez. Jennifer Aniston se merece algo mejor.
Bonus de odio: ninguno. A los demás les amo.

James Hurley (Twin Peaks)

Me acuerdo que, cuando comencé Twin Peaks, me fijaba en James y me parecía un gran personaje: amante de Laura Palmer, hundido por la muerte de esta, investigando su asesinato, etc. Incluso acepté que comenzara una relación con Donna porque me parecían muy monos. Pero es que no, no puedo con él. Todo lo que le hizo a Donna, con Maddy, luego largándose del pueblo sin venir a cuento y liándose con la primera madurita de turno que se le cruza, mientras que tenía a la novia en casa. Mira no, no puedo. Aclárate hijo, aclárate.
Bonus de odio: su némesis, Bobby, al que tampoco soportaba ni un poco.

Glenn Rhee (The Walking Dead)