Crítica del 2×04 "If Beth" de Blindspot: mentiras

Blindspot sigue en su línea una semana más y, aunque no ha tenido un capítulo brillante, sí que ha aportado algunos detalles respecto a ciertas tramas abiertas y se ha dedicado a analizar más a los personajes en lugar de dar grandes cantidades de información nueva . Sin embargo, sí que ha soltado un nuevo bombazo al final del capítulo que nos deja con ganas de ver el siguiente. ¿Lo habéis visto ya? ¡Seguid leyendo! Algo que me gusta mucho de las series policíacas son los capítulos en los que tienen que infiltrarse en algún tipo de misión (seguro que esto ya lo he dicho alguna vez antes en el blog, perdonadme si soy pesada), porque suelen traer todo tipo de escenas divertidas y ocurrencias e improvisaciones de los personajes. En Blindspot ya hubo dos capítulos de ese estilo la temporada pasada , los cuales disfruté muchísimo (el 1×18 fue memorable e hilarante a partes iguales). En este particularmente, el rato en el que se han infiltrado no ha sido tan especial ni divertido, pero sí que ha traído buenas dosis de acción y hemos podido ver a los personajes de la serie guapísimos vestidos de gala, que nunca está de más. Son demasiado guapos y los odio . Además el capítulo en sí ha tenido grandes momentos que es necesario analizar. En cuanto al caso, por fin han desvelado el misterio oculto tras el tatuaje en forma de panal de abeja que tiene Jane en su mano derecha . La verdad es que con lo molón que me parece ese tatuaje, me esperaba un misterio algo más interesante que el que han contado, así que en parte me ha decepcionado un poco. Lo interesante de este caso ha sido que Jane parecía sentirse algo identificada con la mujer a la que perseguían, una ex-agente de la CIA a la que habían hecho desaparecer de cualquier registro y a la que habían hecho creer que su hija había muerto, una mujer que estaba sola en el mundo y que sólo buscaba hacer justicia. El caso también ha permitido que Jane dejara caer que no ha dejado de ser ella y de apreciar a su equipo aunque les mintiera , a lo que Kurt solo ha contestado con una mirada. Estoy segura de que sabe perfectamente que Jane lo dice sinceramente y de verdad que yo sigo pensando que lo que hizo no fue para tanto, así que apoyo a Jane firmemente. Perdonadla, malvados. “I know this doesn’t make any sense right now, but it’s possible to lie to someone and still love them very much…” Ya sabemos que Jane es muy dura y fuerte, pero como todo el mundo, su paciencia tiene un límite, y su misión a dos bandas está empezando a cansarla, lo cual es totalmente comprensible. Por un lado tiene una relación un poco complicada con su equipo del FBI, que aunque se dan cuenta de lo valiosa que es y que aunque ha demostrado en múltiples ocasiones que está de su lado, todavía no están muy convencidos de poder confiar en ella y, por otro lado, tampoco ha conseguido una relación magnífica con su familia. Creo que está en una situación muy difícil, sin poder saber en quién confiar, pero hay un matiz en su confesión pues, “no confía en el FBI” y “no confía en Sandstorm” pero en ningún momento dice que no confíe en Kurt o el resto del equipo. El problema, es que tampoco deja de confiar en su familia, es más, su confianza hacia ellos está aumentando gracias a que éstos le han contado unos cuantos dramas del pasado para que vea que en realidad no son tan malos. ¿Serán ciertas todas esas historias, o serán una treta para conservarla de su lado? Yo sigo sin fiarme en absoluto de ellos y por ahora no tiene pinta de que vaya a cambiar mi opinión al respecto. Por otro lado, también hemos avanzado un poco en la historia de Reade y en la de Weller. En el caso de Weller, éste ha aceptado hacerse cargo del hijo que espera Allie. ¿Soy la única que piensa que esta historia puede acabar en un drama? Es decir, Allie también trabaja entre balazos, y estoy casi segura de que el desarrollo de ese bebé va a ser algo accidentado. En cuanto a Reade, ha empezado a encarar el posible trauma de su pasado y esto le ha estado pasando factura en su trabajo. Me parece muy interesante cómo tratan el tema de la mente, los recuerdos, y su manipulación en esta serie , primero con Jane ahora con Reade y sus lagunas mentales de su infancia que quizás lo lleven a cometer algún error si nadie le para los pies. En este sentido, esta trama me parece que puede ser bastante jugosa (y triste, muy triste), más desde el momento en el que Zapata se ha involucrado para ayudar a su compañero. ¿Pero qué planea queriendo contratar al hacker apaleado por Reade? Como si no fuera suficiente con todo esto, Nas revela a Weller en la última escena del capítulo un dato bastante relevante respecto a su relación con Sandstorm, y es que no es de ahora que hayan empezado a investigarlo, sino que llevan más de 20 años siguiéndole la pista . ¿Qué habrá detrás de todo esto? ¿Por qué enviarían a Jane con su nombre tatuado en la espalda? ¿Qué secretos puede esconder Kurt? Yo creo que es algo que no va a tener una respuesta pronto, sino que se irá resolviendo poco a poco, imagino que a lo largo de la temporada. Veremos qué deparan los próximos capítulos. ¿Vosotros qué pensáis? Doralicia ( @Doralais ) Otras entradas que podrían interesarte: Crítica del 2×03 “Hero fears imminent rot” de Blindspot: una prueba de lealtad El regreso de Blindspot: muchas respuestas y nuevas incógnitas

Tags: , , , , , ,

Miren Ibarguren: "Hay que entender la parodia, algunos se la toman en serio y se enfadan"

ISRA ÁLVAREZ Yoli, el personaje de Miren Ibarguren en ‘La que se avecina’ cobra protagonismo por su futura boda con Amador y por la llegada de su madre. ‘La que se avecina’ está en plena emisión de la segunda parte de su novena temporada, que regresó con un 25,4% y 3.875.000 espectadores. La actriz guipuzcoana Miren Ibarguren interpreta a uno de los personajes más recientes pero más carismáticos de La que se avecina (lunes, 22.30 h), Yoli, una joven costurera con pretensiones que ha logrado conquistar al Don Juan de la serie, Amador, que ahora se enfrenta además a la madre de Yoli, a la que interpreta Loles León. La que se avecina está en plena emisión de la segunda parte de su novena temporada , que regresó con un 25,4% de la cuota de pantalla y 3.875.000 espectadores. Hemos conocido a la familia de Yoli, que está igual de equilibrada que ella… Claro, están todos muy bien de la cabeza… (risas). La familia de Yoli va a ampliar mucho el abanico de tramas con ella. Bajo la parodia de los personajes hay muchos perfiles reales… La serie es disparatada, explota hacia arriba, con personajes tienden a ser muy extremos, pero hay gente que se siente identificada y te dicen “¡Ay, yo soy como Amador!” o como quien sea, así que sí, que tienen que ver con la realidad. Eso pasa mucho, ¿no? Recuerdo que en Aída a Mariano Peña, que hacía de Mauricio Colmenero, le decían “¡Yo soy igual que tú!” y lo decían con mucho orgullo. A veces la realidad supera la ficción con mucho. ¿A usted le ha pasado? Pasa bastante: la gente te identifica porque te conoce de verte en la tele con tu personaje. No te conocen personalmente y luego a lo mejor te ven por la calle y te dicen “¡qué seria eres!” (risas). ¿’La que se avecina’ es el último reducto del humor desenfadado y gamberro? Ante todo, que viva la libertad. Por un lado una serie como La que se avecina puede mostrar lo que le de la gana, siempre dentro de unos parámetros, porque los guionistas conocen muy bien el límite, y por el otro con las redes sociales todo el mundo puede dar su opinión, así que hay libertad por ambas partes.   Ha habido muchos casos recientes de bromas que han acabado en polémica… Es humor. Hay que entender que está todo ficcionado, que es una parodia, de personas que no existen, de cosas que no existen… pero hay quien se lo toma enserio y se enfada de verdad. ¿Es un triunfo para el actor que una cosa de ficción llegue a considerarse real? Puede ser, porque si acaban creyéndose al personaje es que funciona. ¿Cómo es cuando lee los guiones por primera vez? Me río mucho, estoy deseando que llegue el siguiente. Y no sólo yo, la maquilladora siempre me dice que cuando le llegan los guiones se mea de risa. Están muy bien escritos, son maravillosos y eso hace que todo lo demás sea más fácil. ¿Su entorno le pide mucho que les cuente qué pasará en la serie ? Sí, me lo piden, claro, pero no puedo. Le digo, ¡lo ves el lunes!. Dice Yoli, su personaje, que cuando se enamora es peligrosa. ¿Le pasa a usted? No, yo cuando me enamoro soy maja (risas). Por la cuenta que me trae. Interpretar a Yoli es muy divertido porque se vuelve muy loca, pero yo no, yo soy más tranquila… cuando me enamoro. Pero tiene usted aspecto de ser inquieta. .. Sí, sobre todo la actividad mental… pero poco más porque Yoli está bastante zumbada. Sería preocupante, la verdad. Ella es costurera, ¿qué tal se apaña usted? Pues no tengo ni idea, creo que la última vez que cosí un botón fue hace diez años. ¿Hay alguna habilidad que haya adquirido de un personaje? Pues aprendí a conducir para algún personaje que conducía, entrené para una escena de un corto de Cobeaga en el que tenía que correr por un supermercado muy rápido… Tu trabajo a veces incluye acciones que tienes que hacer bien. ¿Y le gustaría hacer algo más físico tipo heroína? Pues a veces cuando veo cosas como Los 4 Fantásticos , o cosas así, que les tienen entrenando tres meses y se vuelven máquinas, pienso que me encantaría que me entrenaran para un papel así, para hacer escenas de especialista. Yoli pasa de la pena a la alegría en un segundo y de ahí a la violencia… ¿Es terapéutico interpretar eso? Pues claro, yo llego a casa como una seda. Sobre todo es muy divertido de hacer. Son personajes muy bien escritos que pasan de una punta a otra y hacer eso es un gusto. ¿Cómo es ser la hija de Loles León? Es una pasada. Somos una generación que hemos crecido viéndola siempre y es un sueño trabajar con ella.  ¿Bromean con eso de su parentesco? Uy, ella ya es como mi madre de verdad, voy por los pasillos y le grito “¡mamá!”. Usted ya había estado en un capítulo de ‘Aquí no hay quien viva’…  Sí, hice un par de personajes muy cortos, como de un minuto, quién me lo iba a decir a mi. Así es la profesión de actor, llena de giros, ¿no? Nunca sabes dónde vas a trabajar, ni dónde acabarás, eso es lo bonito de la profesión. Hace unos años tenía un papel de un minuto y ahora un personaje. ¿Y no cansa esa inestabilidad? Lo de descansar suele ser por estar en paro, así que es mejor no descansar (risas). Tal y como está la profesión y con la poca ayuda que hay, por ejemplo con el 21% de IVA a la cultura, parar no es una buena opción. Todos nos hemos quedado sin trabajo un tiempo y se pasa bastante mal. Con ese panorama, ¿se rechazan muchos papeles? A veces dices que no, porque no tienes tiempo, o por lo que sea. A mí siempre me queda la duda de cómo habría sido. Hay una cantera vasca de actores de comedia que destaca… Y eso que dicen que los vascos somos sosos. Y para nada: la comedia gana en Euskadi. BIO: Polifacética actriz de cine, televisión y teatro, Miren Ibarguren inició su trayectoria artística en televisión en la serie Goenkale de ETB para posteriormente formar parte del elenco de ficciones como A tortas con la vida , Aquí no hay quien viva y Revelados y de programas como El club de la comedia . En 2007 alcanzó la popularidad dando vida al personaje de Sonia en la tira cómica de Telecinco Escenas de matrimonio y se convirtió en uno de los nombres femeninos más buscados en Google España. Un año después, la actriz donostiarra se unió al elenco de la ‘sitcom’ Aída para encarnar durante varias temporadas a Soraya, la primogénita de Aída y en 2014 formó parte del equipo actoral de la comedia Anclados . En cine, saltó a la gran pantalla en las películas Las trece rosas de Emilia Martínez Lázaro y ha participado en los largometrajes Una hora más en Canarias y ¿Estás ahí? y en el cortometraje Burbuja. Además, sobre los escenarios teatrales ha participado las obras Lifting y Mi primera vez , interpretación que le valió una nominación al Premio Ercilla a la Mejor Interpretación Femenina en 2009.

Tags: , , , , , ,

Juan Camus vuelve a ser el borde de ‘OT. El reencuentro’ y no estará en el concierto aniversario

20MINUTOS.ES El ‘extriunfito’ aseguró que no fue expulsado de ‘OT’ sino que decidió “marcharse” pidiendo al público que salvaran a su compañera Verónica. “Estaba harto de estar nominado, así que preferí que se quedara Verónica y marcharme yo. Así fue. El público me hizo caso”, dijo Camus. Fue el último en incorporarse a la grabación de OT. El reencuentro , el más polémico en redes sociales y el único que de momento no estará en el concierto aniversario que los extriunfitos darán el 31 de octubre en el Palau Sant Jordi de Barcelona. Y además, Juan Camus quizá sea el concursante de la primera edición de Operación Triunfo que más crédito se concede a sí mismo y a su influencia con el público. En un comentario que las redes sociales se han tomado como una muestra de ego desmedido , el músico aseguró que si salió expulsado de OT fue porque él se lo pidió al público. Juan Camus batió récord de nominaciones en el concurso de La 1 y cuando en la segunda emisión de OT. El reencuentro le preguntaron sobre su expulsión, a la que se enfrentaba junto a su compañera Verónica Romero, dijo: ” Yo salí expulsado porque dije públicamente que votaran para salvar a Verónica”. “Estaba harto de estar nominado, así que preferí que se quedara Verónica y marcharme yo . Así fue. El público me hizo caso”, añadía el compositor. La aludida, con mejor humor que su compañero, se atrevió a poner de manifiesto la opción menos egocéntrica , que el público la salvara sencillamente porque la quería ver dentro de la academia.

Tags: , , , , , , , , , ,

Por qué no debéis empezar Anatomía de Grey

Hace cinco temporadas más o menos, os hubiera dicho: “tenéis que empezar Anatomía de Grey ”. Fuerais quien fueseis os hubiera recomendado una de las series que llegó a ser de mis preferidas, ¿por qué ahora no? ¿Qué ha cambiado? Es muy (muy muy) larga: Trece temporadas de unos veinte (incluso más) capítulos cada una. Ponerse a ver ahora mismo Anatomía de Grey desde el minuto uno es un suicidio. Y no solo eso, sino que probablemente nunca alcancéis los capítulos en emisión en la vida. Porque esta serie es infinita. Cuando Ellen Pompeo se jubile, buscarán a otra Grey con la que poder continuar la serie. Y así hasta el fin de la humanidad. Todos mueren: No pretendo haceros spoilers , solo avisaros de que (mucho) más de la mitad del reparto que empieza la serie, no la acabará. Eso es, cogeréis cariño a todos esos médicos y médicas guapos y perfectos que salvan vidas cada día, sin que nadie salve la suya. Y sufriréis. Sufriréis muchísimo. Un montón de internos nuevos que no importan a nadie: La muerte de casi todos los personajes hará que traigan personajes nuevos. Como es comprensible, no van a dejar el hospital vacío sin nadie trabajando en él. ¿Cuál es el problema? Pues que los nuevos personajes no le importan a NADIE. Tienen tramas súper banales o forzadas y la profundidad de un charco. Son personajes tan poco complejos que enseguida se nota que solo están de relleno. La degradación de la serie: Tampoco vamos a decir que ha habido días en los que Anatomía de Grey fuera una serie con una gran trama. Siempre ha sido lo que es: una telenovela. Lo que pasa es que al principio resolvían algún caso, se esforzaban por averiguar qué les ocurría a sus pacientes o nos mostraban la dura vida de un cirujano. Ahora ni eso. Los personajes se acuestan entre ellos, se enamoran, se desenamoran, y el hospital ha pasado a un segundo plano de tal manera que solo es el escenario. Nunca podréis dejarla: Sí, Anatomía de Grey ya no es lo que era. Trece temporadas son más que suficientes para replantearnos si queremos seguir con esta serie, pero el problema es que no tenemos elección. Es adictiva de tal manera que si la empiezas, no la dejarás hasta que ella te deje a ti. Y como no va a terminar nunca, nunca podrás dejar de verla. Así que, en conclusión: no empecéis a ver Anatomía de Grey . Y para los que la vemos, ya es tarde para nosotros. Victoria ( @MissGoingAway )

Tags: , , , , , , , , , , , , ,

“Un monstruo viene a verme”, sigue Número 1 en taquilla

En su segundo fin de semana en salas,“Un monstruo viene a verme” de Juan Antonio Bayona, sigue ocupando el número 1 en taquilla.  Con una recaudación de más de 11,4 millones de euros, es el mejor estreno español del año con cifras de récord. La película de Bayona ha sido vista por más de 1,7 […]