Review TWD: Us

Nos acercamos a la cuarta season finale de The Walking Dead . Y lo cierto es que no sabemos muy bien qué esperar de ella . Quizá sea ése uno de los problemas, cuando hemos esperado y anticipado (y nos han prometido) una finale de infarto con, digamos, un asalto a la prisión , no se ha producido. Quizá también porque desde que Scott Gimple está al mando, la serie viaja por unos derroteros más calmados y conscientes. Lo cierto es que el penúltimo episodio pocas pistas nos ha ofrecido de lo que nos espera, y eso que por fin alguien ha llegado a Terminus. ¿Lo comentamos? Tan cierto como que el hombre es gregario por naturaleza, es que en tiempos de crisis solemos unirnos a un grupo por la seguridad que nos ofrece. Si en Alone descubrimos lo que significaba la soledad para Bob, un vagar por la vida como un muerto más, en Us somos testigos de la importancia del grupo para los supervivientes. No sólamente formar parte del grupo si no ser uno más, uno de los nuestros , uno de nosotros . Algo que se ve claramente con la relación de Daryl con Joe y sus muchachos. No puedo más que ver en Joe a una versión de Daryl envejecida, por momentos parecía su padre. Su grupo de hombres rudos y fornidos se rige por tres normas: Reclamar lo que quieras, no mentir y no robar. Aquel que no siga las normas será castigado. Es obvio que Joe es gato viejo y sabe ver en Daryl cualidades suficientes para formar parte de su grupo. Como bien dice, el menor de los Dixon es uno de ellos, un paleto sureño de la vieja escuela, convertido en super superviviente por las mismas habilidades que en la vida preapocalíptica le convertían en un redneck sin futuro. Para Joe es ahora cuando el mundo se ha puesto interesante. Lo que me preocupa de todo esto es cómo Daryl se resigna ante la desaparición de Beth. Amaga su no inclusión dentro del grupo, pero lo cierto es que aunque planee separarse de él, nunca se aleja demasiado. Podemos ver que su tiempo con Beth (y los demás, no vayamos a colgarle ahora todo el mérito a la rubia) le ha cambiado en detalles como el de la sábana, por ejemplo. Ante el cartel de Terminus, Daryl no puede más que dudar. ¿Estará alguno de sus amigos allí? Todo se soluciona cuando Joe confirma que se dirigen hacia el lugar siguiendo a quien les atacó días atrás en una casa abandonada . Poco se imagina Daryl que persiguen al mismísimo Rick Grimes. Porque sí, amigos, el supuesto protagonista de la serie, el que lleva más de un par de capítulos sin decir más de tres frases seguidas, ha vuelto. Con una aparición estelar y de lo más cómica, con semblante serio, mirada fija en el horizonte, arengando a sus tropas para seguir avanzando hacia Terminus. Lástima que Carl y Michonne estuvieran demasiado ocupados jugando a ver quién perdía el equilibrio antes en las vías. Lo cierto es que ha sido refrescante comprobar que aún hay tiempo para el humor en un mundo así. Michonne y Carl avanzan en su entendimiento mutuo mientras Rick les observa y se muere del gusto. Escenas así son las que se necesitan de vez en cuando, ya que si todo es miseria, desesperación y drama, ¿para qué querer seguir viviendo? Hay quien dice que una vida sin amor no es vida. Glenn debe de estar de acuerdo, porque no ha parado de buscar a su mujer. Llevando a Abraham, Rosita, Eugene y Tara a ritmo espartano ha encontrado las sangrientas notas de Maggie y la ha encontrado (¡por fin!) en un túnel lleno de guiños a los zombies de Romero . Toda ésa parte del episodio nos ha regalado unos cuantos momentos para saber más de los nuevos personajes. A Eugene le gusta Tara (como demuestra no sólo su “me gustas, Tara” si no toda su verborrea para impresionarla, con mención especial a la teoría de la extinción de los dinosaurios) y a éstas alturas debería estar más que claro que es un friki de cuidao que tiene lo mismo de científico que yo de ingeniera industrial. Abraham es mucho más que el bruto y cabeza hueca que aparenta y Rosita… bueno, Rosita ha hablado, que ya es algo. Tara ha continuado por su martirio de culpabilidad y se ha sacrificado para que Glenn pudiera encontrar a su amada. Suerte que no ha hecho falta que se la comieran los walkers, ya que Maggie ha aparecido de la nada junto con sus comparsas Bob, Sasha y el trío del cómic. El gran momento del reencuentro ha sido ciertamente anticlimático, con una química entre personajes bastante descafeinada. Una vez todos reunidos y con las presentaciones de rigor acabadas, se plantean el orden de las misiones y canta sobremanera que Eugene no quiera ir directamente a Washington. Tampoco entiendo como nadie siente la curiosidad de preguntarle cual es la supuesta cura a todo esto. ¿Hola? ¿Nadie quiere curarse aquí? ¿Glenn no sospecha nada sobre la supuesta cura habiendo estado en el CDC en la primera temporada? Pues no, parece que lo mejor, ya que están al lado, es pasar primero por Terminus y luego marchar hacia la capital. Americanos… Y por fin llegamos a Terminus . Una estación abandonada, sin más protección que una valla, rodeada de girasoles y llena de carteles que recuerdan más a una comuna hippie que a un refugio apocalíptico. Tumbonas, parasoles, coles, cebollas, una barbacoa y una mujer. Una sola mujer. Sonrisa, mirada cálida, carne al fuego. Bienvenidos a Terminus, exclama. El grupo (Maggie con el poncho de Daryl, cómo ha llegado hasta ahí es un misterio pero ¡larga vida al ponchooooo!) no sabe si sueña o si acaba de empezar su peor pesadilla. Porque como dice el refrán popular, es demasiado bueno para ser real. Podríamos enumerar mil razones por las que Terminus huele a chamusquina. Primero, la seguridad. ¿Solo una valla sin refuerzos? ¿Sin vigilancia de ningún tipo? Segundo, el recibimiento. ¿Una mujer sola? ¿Qué pasa si quién llega a Terminus no es precisamente amigable? Mary les recibe como si les estuviera esperando, como si por arte de magia supiera exactamente quienes son y qué hacen ahí. Tercero, la barbacoa. Los lectores del cómic ya saben a qué me refiero, pero no hay que ser un lince para imaginar que los entrecots puede que no sean de ternera… Sólo nos queda esperar un par de días para saber (o confirmar) si Terminus es la gran trampa que parece. ¿Llegarán los demás grupos? ¿Viviremos una finale llena de acción? ¿Salvará el último episodio una temporada de lo más irregular? Lo que puedo asegurar es que como viene siendo habitual con The Walking Dead , la polémica estará servida. Junto con quizá algún que otro trozo de Beth.

Tags: , , , , , , ,

Review Hannibal: Mukozuke

Nos acercamos peligrosamente a la mitad de la segunda temporada de Hannibal con muchas preguntas. Ésta maravilla de serie consigue hacerme dudar sobre una historia que todos conocemos. Consigue que cuente las semanas hasta ésa lucha en la cocina del caníbal sin tener ni idea de cómo se las ingeniará Fuller para sorprendernos (porque creedme, lo hará) . La semana pasada, por ejemplo, nos dejaron sin saber el final de un duelo en el sótano del buen doctor. ¿Veremos qué pasó ahí abajo? ¿Correrán un tupido velo y nos harán sufrir? Parece que Will saldrá de su celda (con el bozal puesto) para ayudar a Jack con algo. ¿Será para investigar lo de Beverly ? Ains, si ya habéis visto el episodio, no dudéis en comentarlo mientras llega la review. Episodio 2

Tags: , , , , , , , , ,

Review Hannibal: Takiawase

Puedo hacer una entradilla normal y corriente, intentando vender un capítulo que la verdad sea dicha, se vende solo. ¿Por qué? Porque las cosas se están poniendo serias. Y mucho. Casi podemos asegurar la muerte de un personaje regular , que sin duda traerá la desgracia (más tarde o más temprano) sobre Lecter. ¿Os parece poco para seguir leyendo? Porque aunque el episodio ha flojeado en el ya clásico asesino de la semana (ésta vez con una Amanda Plummer de lo más desaprovechada y con un claro homenaje a Pushing Daisies ) , nos ha servido para conectar con las escenas de Bella Crawford . Porque lo que intenta curar la acupunturista con veneno de abejas y una buena y añeja lobotomía es lo mismo a lo que Bella se enfrenta. El dolor de una muerte cercana e inevitable. Está claro que la mujer de Crawford no quiere esperar ni sufrir su final. Ha decidido morir en sus propios términos. Controlar lo incontrolable, ahorrarle a Jack (y ahorrarse) un sufrimiento innecesario. Si la única cura para tu mal es la muerte, si el único descanso del dolor lo encontrarás en ella, ¿por qué esperarla? Hannibal, siendo un maestro de la manipulación escucha a Bella cuando parece que nadie quiere hacerlo. Incluso parece que realmente le importe el destino de tan educada dama. ¿Pero no es éso lo que aprecia Lecter? ¿La belleza, la educación, el intelecto, una buena conversación? Es curioso, sabiendo a dónde nos llevará el final de temporada, ver la relación de Hannibal con los Crawford. Realmente parece que el aprecio es mutuo. Y así aún es más impactante la mirada de Jack al entrar a la cocina, sabiendo que se enfrenta a quién asesinó a miles pero salvó a su esposa de la muerte segura. Irónico, ¿no? Y más teniendo en cuenta que la salvación la ha decidido el giro de una moneda. Ay , Hannibal, sabemos que en el fondo no podías dejarla morir en tu consulta sin despertar más sospechas, pero aún así, el gesto ha sido de lo más tuyo. Si hablamos de sospechas, no podemos evitar hablar de los nuevos descubrimientos de Will. No puedo negar que ha estado soberbio tentando a Chilton para que se convierta en su único y exclusivo psiquiatra. La terapia con pentatol nos ha ofrecido una nueva versión sobre lo acontecido en la primera temporada. No solamente se aprovechaba Hannibal de su encefalitis, si no que inducía sus ataques con un cóctel de drogas, música y luz estroboscópica. Mención especial para la cara picassiana . El doctor Lecter ha sido muy pero que muy malo con el pobre Will Graham. Pero éste descubrimiento, que en manos de Alana, por ejemplo, sería crucial para la puesta en libertad de Graham, cae en saco roto, ya que Chilton se lo cuenta todo a Hannibal y de momento no parece demasiado interesado en perder a Will como paciente. Pero centrémonos en lo realmente importante. Beverly Katz. El único personaje con las suficientes dudas razonables sobre Will dispuesta a echarle una mano. Una mano que puede haberle costado la vida. Porque vamos a ver, para trabajar en el FBI no ha demostrado demasiadas luces . Primero, con las sospechas sobre el muralista, deja claro a Lecter que habla por boca de Will. Aunque éso le da la clave para descubrir que al muralista le falta un riñón. Un trofeo que se habrá comido, le aclara Graham. ¡Y qué escena! Will rememora su primera comida con el doctor… a saber cuántos agentes del FBI han disfrutado de alguna víctima del Chesapeake Ripper. Y entonces viene la advertencia: aléjate del doctor Hannibal Lecter. ¿Y qué hace Katz? Efectivamente, se cuela en casa del doctor. Bravo, Beverly. Además, no contenta con encontrar órganos humanos al vacío en la nevera, decide hacer lo que cualquiera que haya visto una película de terror sabe que debe evitar: entrar en el sótano oscuro de un caníbal. Y ahí aparece el doctor. La mirada de Katz lo dice todo. Lecter se lanza sobre ella. Suenan disparos. Uno alcanza el suelo del comedor. Fundido a negro. Nos queda suponer que Katz está muerta. Si un tipo fornido y fuerte como Jack cae malherido ante el ataque de Lecter, ¿qué le puede deparar a Beverly? No puede salir viva de ése sótano, ya que significaría la inmediata condena de Hannibal y sabemos que éso no se producirá hasta dentro de un tiempo. También cabe la posibilidad de que la mantenga cautiva, aunque no puedo encontrarle una buena razón para ello. A la vez, sabemos que la desaparición y/o muerte de Katz levantará más sospechas sobre el doctor, así que pase lo que pase, Hannibal tiene problemas. Desde luego, muchos más de los que se esperaba a éstas alturas. Pero claro, es que ahora se enfrenta a un Will Graham sano y a salvo de su alcance, un Will Graham con un objetivo claro: atrapar al Chesapeake Ripper, atrapar al doctor Hannibal Lecter.

Tags: , , , , , ,

Review The Americans: The Deal

Tirándonos de los pelos nos quedamos la semana pasada con ese final de capítulo . A los Jennings le están saliendo problemas por todos los frentes posibles, familia, esposa ficticia, trabajo… Ellos van a pasarlo mal, pero nosotros lo pasaremos genial . En el episodio de esta semana esperamos ver cómo se resolverá el cliffhanger que nos propusieron, cómo evoluciona la relación de Paige con sus padres , conocer un poco más las motivaciones de Oleg con respecto a Nina o qué pasará con Martha y Clark (Philip) . Como siempre, podéis empezar a comentar mientras se cocina la review. Capítulo 2

Tags: , , , , , , , , , , , , , ,

Review The Americans: A Little Night Music

Como la propia Guerra Fría, The Americans empieza a abrir muchos frentes al mismo tiempo. La trama se está ramificando, poniendo en muchos aprietos a los Jennings, que van a sufrir mucho en lo que queda de temporada , en el ámbito familiar, laboral y en el más primario, el de la supervivencia. Como vimos en el cliffhanger final, Elizabeth y Philip tienen al enemigo más cerca de lo que creían. Episodio 2

Tags: , , , , , , , , ,