Game of Thrones: 15 imágenes de la cuarta temporada

¿Por qué Jon Snow siempre tiene esa expresión mitad pena, mitad asco ? Parece que en todas sus escenas esté presenciando el asesinato de Ned Stark por el cobarde de Joffrey Baratheon. En bucle. Sólo le he visto cambiar la cara ( por ésta ) cuando se le cayó la ropa a la pícara Ygritte. Jon, cambia la cara, que eres un Stark… ¡y estás vivo! En fin, un tema sin importancia más allá de que la foto sobre estas líneas forma parte de una escena de la cuarta temporada y viene acompañada de otras 14 imágenes inéditas que acaba de publicar HBO. Las podéis ver detrás del salto para emocionaros un poco (hype!) y, acto seguido, recordar que la serie no vuelve hasta a abril… ¿Qué nos dicen las fotos? Joffrey mantiene su innato talento para despertar nuestro odio más profundo con sólo media sonrisa: ¡crack! Cersei le da la espalda a Jaime … ¿en una pista de lo que pasará en la cuarta temporada? El amor sigue triunfando entre Tyrion y Sansa : la cara de ella lo dice todo… Mola mucho la pareja Arya-Sandor, ¡mucho! Por cierto, en la foto el perro parece ella y El Perro sería su amo: ¡ nonsense ! Si hablamos de caras de asco, la de Sam se lleva la palma, ¿acaso ha visto al maestre Aemon desnudo? Margaery pasea con su abuela por los jardines del castillo con ese aire de grandeza que tienen todos los Tyrell Ygritte y Tormund se preparan para la batalla… espero que no se crucen con Jon Snow El barbudo de la foto 6 es el nuevo Daario Naharis: recordad que Michiel Huisman se quedó el papel que tenía Ed Skrein La tercera foto “presenta” a uno de los guerreros más molones del universo Game of Thrones… ¡ahí lo dejo! Tyrion y Shae : ¿hay futuro ahí? La expresión de Daenerys, ¿no os denota cierta soberbia? Y eso que no hay rastro de los dragones…

Tags: , , , , , , , , , , , ,

Review True Detective: The Locked Room

Llegamos a la tercera entrega de True Detective y lo que vamos viendo cada vez nos convence más. Unas actuaciones prodigiosas, una ambientación excepcional, unos personajes complejos y atractivos a partes iguales… a lo que se suma el avance más importante en la investigación de lo que llevamos de temporada. Porque sí: aunque a veces se nos olvide, en esta serie aún tenemos un caso que resolver… La semana pasada, mientras comentábamos Seeing Things , pusimos mucho énfasis en la enorme diferencia que existe entre los dos agentes protagonistas, y que cada vez se hace más evidente. En este tercer episodio hemos continuado en esa misma línea. Sin embargo, hay que tener cuidado con la manera en la que les etiquetamos: no se puede hablar de que uno sea “el bueno” y otro “el malo”. Y lo mismo ocurre con la relación que mantienen: se envidian y se odian a partes iguales. Y qué bien está funcionando eso… Vamos, por ejemplo, a la escena de la cortadora de césped, una de las más llamativas del episodio. Marty llega a casa y comprueba que Cohle está allí, tomando algo con su mujer, después de haber cortado el césped de su jardín. Y eso le enfurece. Le enfurece porque Cohle se está metiendo en su vida mientras él no está (probablemente, mientras tomaba unas cervezas con los compañeros), y porque su esposa empieza a demostrar, aunque sea levemente, un cierto interés por él. Y el ego de Hart, claro está, no puede soportar que eso ocurra. Él puede tener una amante y permitirse controlarla, pero no puede consentir que otro hombre entre en su casa. Es una moral un tanto hipócrita con la que, sin embargo, no nos supone demasiado esfuerzo sentirnos identificados. A pesar de nuestras faltas… ¿quién es nadie para “cortar nuestro césped”? Pero lo más interesante aquí es que, con toda probabilidad, la intención de Cohle ni se acerque a lo que Hart cree. Por lo poco que conocemos del personaje, quizás lo único que ansía es cierta compañía que le ayude a llenar el hueco que dejó la familia que él perdió. Por eso su relación con Maggie es tan especial: ambos utilizan al otro para llenar su soledad; si bien Cohle busca un hogar que le reconforte, ella le llama de madrugada, cuando Hart no está, sólo para oírle prometer que todo va a ir bien. Y eso es precisamente lo que Marty no puede soportar. En el episodio anterior Cohle nos contó que había estado a punto de casarse por segunda vez, y hoy hemos conocido –o eso parece- a esa misteriosa chica: su amiga Jennifer. No deja de ser llamativa la insistencia de Maggie por que Cohle rehaga su vida. Personalmente, lo veo una consecuencia de la incipiente atracción que siente hacia Rust; una manera de justificarse, podríamos decir. De manera que con todo este berenjenal de emociones nos vemos en medio de una cita doble , con dos mujeres pendientes del hombre más extraño que podamos imaginar, mientras que Hart, haciendo caso omiso del interés que Cohle despierta en su mujer, no puede apartar la vista de Lisa, su amante, que está con otro hombre. Qué complicados somos, y qué bien refleja esta serie esa complejidad… Son este tipo de situaciones las que hacen que Hart no sea precisamente nuestra debilidad. Ignorando a su mujer, no duda sin embargo en ir a casa de Lisa básicamente a “marcar territorio”. Pero, a la vez, cuando baja la guardia, no podemos evitar sentir cierta compasión por él: en un matrimonio que empieza a ir a la deriva, con una hija que comienza a mostrar signos preocupantes (ha pasado de jugar con muñecas desnudas a dibujar a gente manteniendo relaciones sexuales) e inmerso en plena crisis de los 40, Hart también tiene sus momentos de debilidad. Y es consciente de que es así, por mucho que quiera negarlo. Por cierto, que el tema de Audrey, la hija de Marty y Maggie, comienza a ser preocupante: ¿qué ha visto la chica que le ha marcado tanto? ¿Nos están ofreciendo ahí una pista importante acerca de la resolución del caso? Porque conforme más avanzamos en la temporada, con más frecuencia me asaltan las dudas acerca de la inocencia de alguno de los dos detectives… Pero, como decíamos antes, la relación entre Hart y Cohle es mucho más compleja: no podemos decir que Marty odie a Rust, y reducirlo simplemente a eso. En su fuero interno le odia, sí; pero también le envidia. Le reconoce como superior en muchos aspectos, y aunque odia su arrogancia, sabe que está totalmente justificada. Hemos visto, por ejemplo, su don a la hora de llevar a cabo un interrogatorio: cómo es capaz de llegar al interior de las personas, descifrando su naturaleza sin el menor esfuerzo. Hart lo reconoce: “ Yo era bueno, pero Cohle lo era más ”. Y, sin embargo, le molesta que su compañero nunca dude de nada. De hecho, es así. Hasta en el coche, cuando Hart intenta compartir las dudas que le atormentan y le dice a Cohle eso de si alguna vez se ha preguntado si es un hombre malo, Rust no duda a la hora de responder: sabe que lo es. Y lo considera necesario. Tenemos, pues, a dos hombres con visiones totalmente diferentes de la realidad. Y eso se ha puesto de manifiesto de manera clara en la conversación más interesante del episodio: la de la religión. Guiados por la investigación, los detectives acuden a una iglesia de los “Amigos de Cristo”, y asisten al sermón de un predicador. Un lugar idóneo, sin duda, para hacer un estudio sociológico de la zona: vemos la devoción –casi fanatismo- con la que los asistentes escuchan al religioso, acompañando sus palabras con gestos exagerados, contagiándose de un ambiente cargado de un fervor exacerbado promovido por el sentimiento de comunidad. Situación que Cohle aprovecha para ofrecernos su personal visión de la religión y de las personas que allí se reúnen. Su opinión, totalmente de acuerdo con su visión nihilista de la realidad, hace que tache a los asistentes de poco más que incultos y catetos, personas que tienen tanto miedo de afrontar que no son nada, que necesitan buscar sus respuestas en una fuerza superior inventada. Es más, lo tacha de egocentrismo : creer que se nos escucha desde arriba, que alguien se preocupa por regir nuestro destino, es tener en demasiada alta estima. A Hart, claro está, esta opinión no le sienta demasiado bien, probablemente por sus raíces culturales. Al fin y al cabo, ha vivido siempre en esa misma tradición, y las palabras de Cohle suponen un insulto a su inteligencia. Lo curioso de Cohle, sin embargo, es cómo rechaza de pleno cualquier significado más profundo en la vida y, sin embargo, concede tanta importancia a sus corazonadas. A pesar de ser un hombre que no cree en nada, en el trabajo se guía más por intuiciones que por pruebas materiales, haciendo de ello su propia religión. Y no estoy diciendo que no sea válido: de hecho es una de esas corazonadas las que lleva al avance más importante del caso. Y es que su idea de que el crimen ha sido llevado a cabo por alguien que no sólo quiere llamar la atención, sino que tampoco es la primera vez que actúa, ha sido totalmente acertada. Como decíamos antes, este tercer episodio ha supuesto el avance más importante de la trama policial desde que comenzó la serie. A través de la iglesia a la que asistía Lange hemos conocido –y descartado- a nuestro primer sospechoso: Burt , un tipo que en un principio no debería llamarnos más la atención pero que, sin embargo, es lo suficientemente importante como para ser una de las imágenes más destacadas de la intro. Si no me equivoco, le veremos de nuevo… Los testigos, sin embargo, apuntan a un hombre alto, con la cara quemada. Y eso, junto con las pesquisas de Cohle acerca de otro asesinato similar nos da por fin un nombre propio: Reggie Ledoux. En un principio todo apunta a que ya hemos identificado a nuestro asesino. Al menos las pruebas parecen coincidir en que así es, aunque nos han faltado minutos para poder confirmarlo. Eso sí, no hay pegas que poner: qué maravilloso ha sido ese final , con las voces de Hart y Cohle (sobre todo la del último) narrando lo escalofriante de la escena que encontraron. Cohle nos cuenta, además, cómo las imágenes de los cadáveres de las chicas le muestran que recibieron la muerte no con resignación, sino con alivio. Y nos advierte del peligro de soñar y descubrir que, al final del sueño, a menudo hay monstruos. Todo esto mientras vemos por primera vez a Ledoux, desnudo, y con una máscara que le da un aspecto terrible (inevitablemente me vinieron a la cabeza las ilustraciones del Sandman de Gaiman ). Imposible no sentir cómo se nos eriza el vello con estos últimos minutos. Qué ganas de ver ya el próximo episodio…

Tags: , , , , , ,

El 3×1: Extant, Bones y Jennifer Carpenter

1) Es una época caótica para las cadenas de televisión y para los medios que hablan de ellas, ya que éstas se dedican a anunciar la compra de pilotos, la renovación de series, las fechas de regreso de las que ya están en emisión o la de estreno de las que aún tienen en el cajón. Total, que hay un exceso de información poco beneficioso para calibrar el futuro inmediato de la televisión, que se empezará a vislumbrar hacia los upfronts 2014 . Hay series, sin embargo, que necesitan muy poco para destacar entre la marabunta de noticias, como Extant . A ella nos referimos hace poco más de una semana como “la serie de Halle Berry” que CBS estrenará este verano. Una interesante apuesta de drama y ciencia ficción que poco a poco va completando su reparto: Goran Visnjic , el doctor Luka Kovac de ER , y Michael O’Neill , el agente especial Ron Butterfield de The West Wing, llegan a Extant para compartir profesión (astronauta) con el personaje de Halle Berry. Por cierto, la serie despega de CBS el próximo 2 de julio . Pinta bien. 2) Sea la hora que sea, si pones La Sexta dan Bones. Probadlo. Y si tenemos en cuenta únicamente la salud de la serie en Estados Unidos, va a seguir siendo así durante mucho tiempo. FOX anunció ayer que renovaba la serie de Booth y Brennan por una décima temporada , que además pasará a emitirse de los olvidados viernes a los competidos lunes, un síntoma inequívoco de su buena salud. Es más, FOX ha asegurado que, después del capítulo de esta noche, último antes de un parón, la serie regresará a los lunes empezando el 10 de marzo. El drama procedimental creado por Hart Hanson superará esta noche los 180 episodios emitidos con audiencias muy similares a las de la temporada anterior. Yo no la veo, pero intuyo que esto sólo puede ser consecuencia del trabajo bien hecho . 3) No todo fue horrible en el final de Dexter: la serie “liberó” a una pedazo de actriz como Jennifer Carpenter, uno de los grandes caramelitos para las cadenas esta temporada. Imagino que la actriz habrá tenido bastantes ofertas, pero al final se ha decantado por el piloto de Sea of Fire , un drama que ha encargado ABC sobre tres chicas jóvenes que deciden participar en una película pornográfica, lo que generará una catarsis en sus familias y acabará con una desaparición, un asesinato y la aparición de un montón de secretos del pequeño pueblo en el que viven. Se basa en la serie holandesa Vuurzee , se ha encargado de su adaptación Jenna Bans (Grey’s Anatomy, Scandal) y sí, recuerda mucho a Twin Peaks, lo que puede ser muy bueno o muy malo. En los upfronts 2014 sabremos si llega a la parrilla del año que viene.

Tags: , , , , , , , ,

Review Community: Geothermal Escapism

Me negué a ver Geothermal Escapism durante días, sabía lo que se avecinaba y quería retrasarlo lo más posible. Esa es la razón de que esta review salga escandalosamente tarde. Pensé que esperando hasta el último momento se me pasaría la pena si me veía el capítulo de esta semana lo más seguido posible. Pero no podía seguir posponiendo el visionado , ayer me enfrenté al 5

Tags: , , , , , , , , ,

TWD: Nueva promo y sinopsis de todos los episodios

AMC ya ha enchufado la máquina promocional de The Walking Dead y la información empieza a llegar sin prisa y sin pausa : ayer fueron un par de promos nuevas y hoy aparece otra, acompañada de una breve sinopsis y los títulos de todos los episodios que faltan de la cuarta temporada. No son muy descriptivos, pero sí nos permiten calibrar cómo quedará el grupo después del caótico final de Too Far Gone . Lo que es evidente es que la prisión ya forma parte de la historia, como en su día la granja, y que a esta serie le sienta bastante bien eso de lanzar a sus protagonistas a lo desconocido… ¡Vamos a ver toda la información! Nueva promo del 4

Tags: , , , , , , , ,