Review Dexter: Make Your Own Kind of Music

Una semana más, la review de Dexter llega sobre la bocina. O peor aún. Sin embargo, esta vez tengo excusa: como este domingo no se emite un nuevo episodio, sino que tendremos parón, tenemos margen. Lo sé: eso no es excusa. Quizás debería achacar mi falta de tiempo al trabajo, o a las obligaciones que tengo entre semana. Y puede que a ellas les tuviera que sumar la falta de motivación que me despierta hablar de esta temporada… porque sí; estamos llegando al final, no sólo del año, sino de la serie, y lo que veo no me convence para nada… Si tuviera que describir esta última temporada con una única palabra, creo que la mejor sería “ decepción ”. Llevamos dándole oportunidades desde el primer episodio, pensando que aún quedaba un último as en la manga que terminarían descubriendo tarde o temprano y que nos dejaría con el corazón en un puño y con un gran sabor de boca. Pero cada episodio no hace sino confirmarnos lo contrario. Y, llegados a la fase final de la temporada, esa espera se convierte en desesperación: sólo nos quedan tres episodios más, y esto no presenta signos de mejora. Personalmente, esperaba más de este “ Make Your Own Kind of Music ”. No sé si será por Lost, o por el hecho de que la canción ha sonado varias veces esta temporada y yo pensaba que daría lugar a una vuelta de tuerca más interesante… pero la “gran revelación” de esta temporada me ha parecido tan insulsa como el resto del episodio. La semana pasada nos quedó claro que The Brain Surgeon seguía suelto por ahí, y que Vogel y Dexter aún estaban en su punto de mira. Tras el asesinato de Zach, Dexter decide ir a su apartamento para ver si así descubre alguna pista sobre su asesino. Y, por increíble que parezca, Zach demuestra ser mejor aprendiz de lo que todos esperábamos : tuvo la sangre fría de arrancar un mechón de pelo y tejido de la cabeza de su asesino y ocultarlo para que Dexter lo viera. Vamos a pasar únicamente de puntillas sobre este hecho, y vamos a centrarnos en la identidad del asesino: un primer análisis nos muestra que es pariente directo de Vogel. Y un poco más de investigación nos explica la verdad: Vogel tuvo un hijo psicópata que, aparentemente, murió de pequeño. Sabemos, pues, el motivo por el que Evelyn se inició en su profesión, algo que llevaban ocultándonos desde el principio, y cuya revelación a estas alturas no hace sino darle una apariencia aún más forzada a la situación. Y, por si fuera poco, la identidad de su hijo es más forzada aún: si la semana pasada nombrábamos a tres posibles sospechosos, esta semana hemos confirmado al fin que el definitivo es, precisamente, el más cogido con pinzas: el novio de Cassie. Perdonadme, pero el hecho de que el “malo” sea precisamente un personaje que ha aparecido por casualidad hace tan pocos episodios es un recurso que no me gusta nada. Y el hecho de que negara conocer a Zach ya le situaba como muy sospechoso… De modo que, ahora sí, ya tenemos al “malo oficial” de la temporada: aunque se hace llamar Oliver Saxon, su auténtico nombre es Daniel Vogel. Y es, efectivamente, el hijo de Evelyn Vogel. Eso es, quizás lo que hace más interesante su identidad: ahora que Vogel sabe que Daniel está vivo, no dejará que Dexter le ponga sobre su mesa. Tenemos, pues, a un doble enemigo: a Daniel y a su madre. Aunque por una parte la actitud de Vogel es natural, por otra no hace sino confirmar que la doctora no es trigo limpio. Además, si tantas ganas de venganza tenía Daniel, ¿cómo confía con tanta rapidez en su madre? En mi opinión, sólo veo dos posibles finales para la doctora Vogel: muerta o muerta. Es decir, o su hijo la traiciona y acaba con ella, o terminará, irremediablemente, en manos de Dexter. No creo que pueda acabar de otro modo. Como curiosidad, y cerrando ya con esta trama, hemos descubierto la importancia de la canción que da nombre al episodio , aunque para ello hayamos tenido que ver a Dexter espiando a su presa de la manera más torpe posible. Perdonadme la negatividad, pero estoy realmente decepcionada con todo eso… En otro orden de cosas, no nos podemos olvidar de la trama de Hannah. Como ya imaginábamos, Dexter desea pasar su vida con Harrison y con ella, a pesar de saber que es muy arriesgado. Me gusta la idea de que Dexter pueda ser feliz, pero creo que se está dejando llevar demasiado (a cada momento se distrae pensando en Hanna, y eso le nubla la razón), y puede que le lleve a cometer un gran error. El propio Harry se lo ha advertido cientos de veces, y no debe olvidarlo: el peor enemigo de Dexter pueden ser sus propios sentimientos. Y es que, por si fuera poco, una nueva preocupación se suma a las que ya teníamos: la aparición de un nuevo jefe de policía empeñado en dar con Hannah McKay. Y, al contrario que el resto de la comisaría de Miami, parece competente: como cabría esperar, se ha puesto en contacto con Dexter en primer lugar, y después con la mejor amiga de Hannah (casualmente, cuando Dexter y Hannah se encontraban en su casa). De modo que Dexter ha conseguido llamar su atención. Ojalá este nuevo personaje traiga coherencia a la serie y suponga una amenaza auténtica a la tranquilidad de Dexter. Y es que el resto de policías parece haber perdido el norte en este aspecto… si bien Masuka sólo tiene ojos para su hija, Quinn ahora sólo demuestra tenerlos para Deb. Y yo me pregunto… ¿a qué ha venido ese beso? ¿Es necesario iniciar un triángulo amoroso a estas alturas? Y más aún con Deb, que aún no sabe hacia dónde orientar su vida, y que, además, está empezando a llevarse bien con su cuñada… Un caos, desde luego. Una vez más, pido disculpas por la negatividad en la review, pero las esperanzas que tenía depositadas en esta temporada han terminado por esfumarse tras este episodio. Ojalá la semana de parón haga que me olvide, y los tres episodios restantes suban algo el nivel de lo que llevamos. Ojalá… 

Tags: , , , , , ,

Review Breaking Bad: Confessions

Espero que los alienígenas de los que hablaba Dani en la review de Blood Money , esos que no encontrarán Breaking Bad en las sondas Voyager 1 y Voyager 2, vuelvan a la Tierra para buscar más obras de arte . Les regalaremos un Bluray con la quinta temporada y les diremos que Confessions contiene los mejores minutos de televisión que se han hecho en mucho tiempo en este planeta, que eso que están viendo no es la vida real, que el señor calvo y de gafas en realidad está interpretando un papel… e incluso un papel dentro de ese papel, que el chico que llora de forma desconsolada en el desierto no está sufriendo y que no todos somos como Todd, algunos somos más guapos e incluso más buena gente. Y espero que esos seres, vengan de donde vengan, tengan manos , porque las van a necesitar cuando quieran llevárselas a la boca aproximadamente cada cinco minutos… Episodio 5

Tags: , , , , , , ,

SoA: Los motores vuelven a rugir en Charming

Puede que la moto tenga polvo. Puede que la chupa ande algo arrugada aunque sea de cuero. Puede que el club de moteros haya pasado varios meses chapado (desde el 4 de septiembre del 2012, nada menos). Pero sólo hace falta girar la llave que acciona la moto, la que abre la puerta, la que prende la mecha con la que se acabó el bombazo de cliffhanger que nos dejó agarrados a la silla el último episodio de la quinta temporada de Sons of Anarchy para que volvamos a sentirlo. Sí, el 10 de septiembre vuelve SAMCRO. Y nosotros, si os parece bien, vamos a recordar cómo dejamos todos los frentes. Spoilers free ; la entrada, también. Parece que fue hace una vida que le dijimos adiós a Pope , el líder de los Niners que trajo de cabeza a Jax y a toda su tropa. Murió a manos de Tig , que rindió cumplida venganza a la chamuscada a la que había sido sometida su hija, en una de las escenas que estoy seguro que podremos recordar. La otra, casi la más importante e impactante de la temporada anterior, fue la muerte del mejor amigo de Jax, Opie , que hincó la rodilla apaleado en la cárcel. Probablemente, el momento más doloroso que hoy nos toca rememorar a los amantes de esta serie. Queremos un minuto de silencio en todos los campos de fútbol ya, si es que aún no lo ha habido. La muerte de Pope provocó muchas cosas. La más obvia, que Tig se librara de una gorda. La otra, que se completara el plan maestro de Jax, que le endosó el asesinato a Clay , quizá en la única trastada que no había cometido. Lo último que sabemos de él es que se dirige a prisión, después de ser traicionado por el único en el que aún confiaba en SAMCRO, Juice , y por su propia mujer, la inolvidable Gemma . Ambos traicionaron a Clay a petición de Jax , que deseaba quitárselo de enmedio después de descubrir que había sido el asesino de su padre (y demás fechorías). Pero, como podemos recordar de la última escena del capítulo final de la quinta temporada, Clay no es el único que se encamina al hotel de los barrotes de hierro y la litera roñosa. Tara se va esposada de su casa también. Lo que no sabemos es si fue Gemma la que la vendió a la policía para impedir que se llevara a Jax y a su nieto fuera de SAMCRO, o si fue Lee . ¿Recordáis a Lee? Es un ex agente de policía que andaba tras las palabras del deslenguado Otto para poder atrapar a nuestros moteros preferidos … y a sus old ladys si hace falta. Nero , el novio malote de Gemma, por su parte, parece estar en paz. Parece ser que se encaminaba a salir de los negocios turbios. Mientras, Bobby quitó de su chaqueta el emblema de VP decepcionado por las andanzas de Jax. Por su parte, Wendy finalmente fue nombrada como “segunda madre”, que saltaría al terreno de juego si Jax y Tara estuvierean inhabilitados para ejercer como padres. Y finalmente nuestro Jax . Él se ve en el sillon de presidente, al fin. Pero más solo que nunca. Sin un vicepresidente que le apoye de corazón, con la mitad de sus amigos temiéndole, con su mujer de camino a prisión, con un Niner intentando averiguar lo que realmente le pasó a Pope, con una madre que, mientras más le cuida, más daño le hace, y con su vástago en las rodillas. Me he dejado muchos detalles sin escribir que si queréis podemos hablarlos en los comentarios. En cualquier caso, qué bueno que han vuelto. Y con ellos, las reviews, si es que os place compartirlas conmigo. Saludos, amigos.

Tags: , , , ,

BBad: Explicando la última escena de Confessions…

La actualidad manda. Por eso, antes de ponerme a escribir la review de Confessions (que espero que esté mañana), entiendo que es necesario hacer un post comentando la confusa última escena del capítulo . Y digo confusa porque de los 121 comentarios que tiene ya la pre review , la gran mayoría debaten sobre ese asunto. Mediante un jugoso vídeo que lo explica y algunos de vuestros comentarios, trataremos de entender la reacción de Jesse. ¿Vamos allá? Vayan por delante dos datos vitales para comprenden al bueno de Pinkman: 1) está obsesionado con que Walt lo ha manipulado desde el primer día, hasta el punto que en la escena del desierto le ofrece su cabeza. Mátame ya y deja de usarme , piensa el pobre Jesse, porque eso es lo que llevas haciendo desde que nos conocemos . 2) Aunque para nosotros han pasado cinco años y un montón de cosas, en la cabeza de Pinkman se agolpan una tras otra las veces que ha sido utilizado por Walt. Para él no son cinco años, son unos pocos meses en los que no ha parado de darle vueltas al asesinato de Gale o al envenenamiento de Brock, sobre todo esto último. Recordemos que la relación entre ambos ya alcanzó un punto de no retorno el día que Jesse se presentó en casa de Walt para acabar con su vida, sólo que el químico fue capaz de reconducir la situación con su innegable talento dramático. O sea, la figura del Walt manipulador obsesiona a Jesse. Para la reconstrucción de la historia del ricino , he encontrado el siguiente vídeo. Prestad especial atención a las manos rápidas de Huell , que son determinantes para entender a Jesse, y recordad, cuando Walt habla de la capacidad de Gus para matar niños, que el Pollo Hermano se cargó a Tomás Cantillo, el joven tío de Brock (es la única escena que echo de menos en el vídeo). Huell es la clave . Huell cachea a Jesse en una primera visita de éste a Saul y le roba el paquete de tabaco que contiene el ricino, aunque Jesse se acabara creyendo la historia de Walt. Y Huell también es el encargado de quitarle la marihuana en Confessions. ¿Qué ha cambiado entre una escena y otra? Muy sencillo: ya no está Gus . Walt usó a Gus para justificar aquella escena, acusando a Tytus, uno de los secuaces de Fring, de ser el ladrón del ricino. Que luego Brock fuera envenenado con Lily of the Valley (la famosa planta que tiene Mr. White en su jardín) es lo de menos . Jesse ya sabía que Gus no había sido el culpable, como confiesa en esa azotea en la que estrecha la mano de Walt, que también tenía su particular excusa. Las sospechas hacia Heisenberg se esfumaron hasta que Huell usó la misma técnica que la otra vez para robarle. Y ahora Gus está fuera de la ecuación. Si tenemos en cuenta lo que decía al principio, la obsesión de Jesse con las manipulaciones de Walt, le añadimos el tiempo libre que ha tenido últimamente, en el que le ha dado vueltas y vueltas a todo lo sucedido, y la reciente acción de Huell, no es extraño que acabe por concluir que sí, que el master of puppets de Heisenberg jugó con él y sigue haciéndolo. Por si alguien todavía no se convence, rescato un par de comentarios de la review que ayudan a cerrar el círculo. El primero de ellos, de anleg . Jesse sabe que el ricino apareció en su robot aspiradora y que WW le hizo creer que se le había caído. Ahora tiene la certeza de que se lo robó Saul siguiendo instrucciones de WW y que aquello tuvo dos finalidades: – La primera ponerle de su parte para ir juntos a por Gus Fring, “el asesino de niños”. – Apartarle de Brock y su madre porque su estilo de vida ponía en peligro la vida de sus seres queridos. Cuando en realidad lo que hacía es salirse del “negocio” y del control absoluto de Mr. White. La segunda finalidad está más presente que nunca en la cabeza de Jesse, que acaba de recibir el consejo de Walt de que consiga una nueva identidad y se marche del país. El abrazo tal vez le hace dudar, pero en el fondo sabe que el químico se lo quiere sacar de encima y no se atreve a pegarle un tiro en la nuca. La primera finalidad, ya la hemos comentado: Gus era el malo en aquel momento y WW lo usó en su beneficio. El otro comentario, del que sólo rescato una parte (leedlo todo, merece la pena), es de Saidnamyzo . .Los guionistas no son nada tontos: lo más lógico si una persona que está tan abstraída como Jesse pierde una bolsa que lleve en el bolsillo es simplemente pensar que la ha perdido él mismo, o que se la ha dejado sin querer en el despacho de Saul. Pero los guionistas nos meten ese diálogo en el que Saúl le pide la droga y él no se la da . Para no dársela la guarda en el bolsillo, y Saul le dice que hay personas inmunes a los buenos consejos. No puede creer Jesse que la bolsa se la dejó en el despacho porque es algo bastante recordable saber que se la metió en el bolsillo como respuesta a Saúl. Así que, si no se la ha dejado allí, ¿se la ha quitado Saúl, que no quería que fuera al encuentro con ella? Al principio solo busca la droga, pero al sacar el paquete de cigarros relaciona lo ocurrido con aquella idea de manipulación que tuvo hace meses sobre Brock, aquella idea de cuyo contrario le convenció Walter. Entonces se prende la llama, el hombre destrozado y muerto por dentro Pinkman se da cuenta: ¿y si hasta eso fue manipulación? Y la respuesta es sí. Lo fue . El gran manipulador de New Mexico ha vuelto a hacer de las suyas, sólo que esta vez ha dejado un ligerísimo cabo suelto. Y me temo que Jesse va a tirar de él hasta que le dé para hacer una horca en la que colgar a Heisenberg. Por cierto, ahora que ya la hemos comentado, la escena nos puede parece confusa, pero también nos tiene en buena consideración, ya que los guionistas entienden que su público será capaz de unir las piezas, aunque estén ocultas y desperdigadas por toda la serie. ¿Dudas resueltas?

Review Dexter: Are We There Yet?

El título de este episodio nos lleva, necesariamente, a plantearnos la misma pregunta con respecto a la temporada: “ Are we there yet? ”. ¿Hemos llegado al punto en el que todo cambiará (para bien)? ¿Vamos a presenciar por fin el final de serie que estamos esperando? Dexter siempre se ha caracterizado por ofrecer unos tramos finales de temporada de infarto, y la última debería hacer honor a esa costumbre. Por lo pronto, este episodio ha cambiado mucho las cosas: ¿Lo comentamos? Hablar de este episodio implica, necesariamente, hablar de Zach Hamilton . Este personaje, polémico donde los haya (la idea de encontrar en él un “sucesor” de Dexter no ha convencido a todo el mundo), ha sido uno de los pilares de este “ Are We There Yet? ”. Recordemos que la semana pasada concluimos con el asesinato de Cassie, que, por su similitud con respecto al de Norma Rivera, nos situaba a Zach como primer sospechoso. El propio Dexter, basándose en las pruebas que tenemos, así lo creyó. Por eso decide que, tras haber matado a dos personas inocentes, Zach debe volver a visitar su mesa, aunque esta vez con un desenlace diferente. Hasta Vogel, la más firme defensora de la idea de que Zach podría ser un buen alumno, está de acuerdo en que las cosas han ido demasiado lejos. Sinceramente, no me atrae nada este “ahora sí, ahora no” al que han jugado con Zach en estos últimos episodios. El pasar de ser una víctima potencial a un posible sucesor, luego a víctima otra vez, para volver a cambiar de opinión… me desconcierta . No termino de encontrarle el sentido a estos cambios de opinión que no me dejan formarme una opinión estable sobre un personaje. El ejemplo más claro lo hemos encontrado en este episodio: dispuesto a acabar con Zach, Dexter le persigue y encuentra la habitación en la que se esconde. Una vez allí, descubre que, siguiendo sus pasos, Zach ha envuelto la habitación con plásticos (con más o menos fortuna), y vuelve a plantearse la idea de enseñarle . Sinceramente, aunque es cierto que desde el punto de vista argumental, este cambio de opinión tiene sentido (Zach demuestra que no es el asesino de Cassie), creo que era innecesario volver a pasar por el “ahora te mato, ahora te perdono” que ya vimos un par de episodios atrás, y que ahora se hace repetitivo. Ahora bien, una cosa está clara: si Zach no es el asesino de Cassie, alguien se está tomando demasiadas molestias para hacer que así lo parezca. Y es que el asesino no sólo ha imitado el modus operandis, sino que, además, ha llegado incluso a colocar su sangre bajo las uñas de la víctima. Probablemente los próximos episodios se centren precisamente en descubrir al auténtico asesino , que promete ser el último rival al que se tenga que enfrentar Dexter antes de poner punto y final a la serie. Una cosa está clara: por si a alguien le quedaba alguna duda, Zach no es el asesino . El haber aparecido con la cabeza abierta en el apartamento de Dexter le libera de toda culpa, la verdad. De nuevo hemos vuelto a escuchar ese fantástico “ Make Your Own Kind of Music ”, y hemos confirmado que, efectivamente, The Brain Surgeon sigue suelto. Ya comenté algunas reviews atrás que para nada me gustaba la manera en la que se había cerrado ese caso: ni resultaba creíble, ni daba las explicaciones que necesitábamos . Por eso me he alegrado al ver que el cirujano de los cerebros aún tiene más cosas que decir en esta temporada. La gran pregunta, por supuesto, es obvia: ¿quién se esconde detrás de estos asesinatos? Son varios los nombres que aparecen como sospechosos: Por un lado, estaría Joey Quinn. Personalmente, ni le veo la inteligencia necesaria para hacerlo, ni la motivación. ¿Por qué querría Quinn matar a Cassie, por ejemplo? No creo que su deseo de atrapar a Zach le llevara tan lejos. Sin embargo, y a pesar de que esta me parece una opción, cuanto menos, improbable, en este episodio nos han dado a entender que podría ser posible. Así que, por poco convincente que suene, no conviene olvidarla. Por otro lado, y como opción mucho más probable, encontramos al noviete de Cassie. Sabemos, por ejemplo, que conoció a Zach y luego negó acordarse de él. Es posible que sea cierto (a mí, por ejemplo, me cuesta horrores recordar los rostros de la gente que no conozco), pero también cabe la posibilidad de que esconda algo más. Es posible, además, que sea otro antiguo paciente de Vogel, lo que le enlazaría con la trama de The Brain Surgeon . Un candidato, pues, más que firme. Finalmente, no nos olvidamos de la doctora Vogel. Es alguien extraño, que ha aparecido de repente, y está completamente obsesionada con los psicópatas. Además, es la última persona a la que hemos visto junto a Zach, y sabemos que también escucha la famosa canción en su casa: está claro que, si no es ella, es alguien de su entorno. Por ahora, estas tres son las opciones más claras. ¿Alguna más que penséis que pueda ser posible? En otro orden de cosas, no nos podemos olvidar de Hannah McKay . Si la semana pasada Dexter estaba dispuesto a ayudarla a conseguir una nueva identidad con la que poder marcharse para siempre de Miami, las cosas han cambiado bastante en este episodio. Y es que, lejos de alejarse, Dexter no ha hecho sino acercarse más aún a ella, lo que puede llegar a ser un grave error . Si la semana pasada hablábamos de que Dexter se estaba construyendo una especie de familia postiza , esta semana se ha hecho mucho más evidente: a través de Dexter hemos conectado a Zach, Hannah y Vogel, creando el grupo más extraño (y potencialmente peligroso) de la serie. La escena de la cena en casa de Vogel, la culminación de todo esto, ha sido fascinante y, a la vez (perdonad el calificativo), ridícula. Fascinante, por un lado, por los personajes tan especiales a los que ha reunido. Todos (y aquí incluyo de manera consciente a la doctora Vogel) son psicópatas peligrosos con los que nadie querría mezclarse. Pero, a su vez, son capaces de compartir mesa como lo haría cualquier grupo normal de personas, creando, entre todos, una suerte de familia postiza en la que cada uno tiene muy claro su papel. Por otra parte, sin embargo, la escena ha corrido el riesgo de coquetear con lo ridículo: las miradas adolescentes de Dexter y Hannah, por ejemplo, o el hecho de aprovechar la sobremesa para ver fotos de un asesinato han ido un paso más allá de lo que deberían. Al menos, esa ha sido mi visión. Hablemos ahora de Deb, que también ha sufrido un gran cambio en este episodio: si al principio continuaba obsesionada con atrapar a Hannah McKay, al final la hemos visto cambiar de opinión. Y lo ha hecho, por supuesto, por Dexter. De modo que, por desgracia, malas noticias para los que esperábamos una confrontación entre Deb y Hannah: ambos personajes han enterrado, al menos momentáneamente, el hacha de guerra. Sin embargo, esto no significa que Hanah pueda respirar con tranquilidad: ahora es Elway el que está interesado en atrapar a la asesina en serie , y la información dada por Deb será esencial en ese aspecto. A Deb, sin embargo, no la veremos trabajar más con su jefe: por fin ha decidido regresar a la comisaría de Miami. Personalmente, es un cambio que me gusta (no terminaba de verla como investigadora privada), y me alegra ver que, aunque poco a poco, este personaje ha conseguido regresar a la normalidad. Con respecto al resto de las tramas, no hay nada más que merezca la pena desarrollar: hemos visto a Jamie sufriendo por la muerte de Cassie (la muerte es algo tan natural en esta serie que a menudo nos olvidamos del impacto que tiene en las personas), y a Niki tratando de liberar a la comisaría de la energía negativa que la invade. Vaya pareja forma este personaje con su padre… De modo que, a partir de ahora, Dexter encara su recta final. Ojalá que, ahora que The Brain Surgeon ha regresado, la temporada dé el giro que merece y este final nos deje un gran sabor de boca. ¡Lo veremos en breve!

Tags: , , , , ,