Review The Following: Guilt

Cuando vi el título de este episodio se me vino un nombre a la cabeza: Emma. La niñera tiene motivos para sentirse culpable , y más viendo cómo acabó el capítulo anterior, con nuestro Jacob y su mirada amenazante de vuelta. Pero, como nos ha dejado claro este episodio, no sólo Emma tiene motivos para sentirse culpable,  porque en esta serie todos llevan encima un lastre que les quita el sueño por las noche. Aunque si tuviéramos que elegir a un candidato para ocupar el puesto de Rey de la Culpa, habría que coronar a Ryan Hardy y a su maldición de la muerte sin dudarlo. ¿Te vienes a comentar el episodio? Y empezamos el episodio con un Jacob aún algo traumatizado por lo ocurrido en Love Hurts . Sí, eso de matar a tu amigo/amante no se suele llevar demasiado bien, así que para purgar las culpas tenemos a una especie de Paul-Number Six para conversar amablemente sobre la vida, la muerte y las ganas de matar a Emma . No seré yo la que se queje de que Paul siga saliendo si su vestuario a base de toallas se mantiene… En este episodio el FBI ha vuelto a sorprendernos por sus métodos infalibles , y tras descubrir que han sido hackeados, tardan algo así como diez segundos en ser asaltados en la casa segura donde tienen a Claire. Menos mal que tenemos a nuestro superhéroe particular, Ryan, que a pesar de no ser agente hace más por el Bureau que el resto del FBI junto. Tras unas cuantas bajas ( que nadie ha llorado, lo cual me parece cuanto menos feo ), Ryan consigue escapar con Claire y desaparecer del mapa , acabando en casa de un tal Tyson, que ha dejado a Dexter para meterse en la piel del mejor amigo de Ryan Hardy, que para que nos entendamos implica peligro de muerte. Supongo que si le conociera también insistiría en que eso de que la muerte le persigue es una tontería, aunque visto lo visto lo mismo no deberíamos rechazar tan rápido esa teoría… Tyson y Claire tienen tiempo de intimar un poco ( ¿o más bien diría cotillear, Claire? ) y hablar convenientemente sobre las mujeres que han importando en la vida de Ryan, antes de que ella descubra que le han metido un localizador en la chaqueta y que probablemente estén ya afuera esperándolos. Pero no hay problema, que tenemos a dos ex-agentes del FBI que se montan una barricada que ya quisieran en Los Miserables , y tienen tiempo de declararse su amor antes de salir a pegar tiros . En la review anterior decía que me había gustado ver a Ryan vulnerable, confesando su amor a Claire a Amanda, pero la verdad es que en este episodio su historia me ha dado un pelín de pereza, y eso no puede ser bueno. ¿Y qué pasa cuando nos ponemos a dar tiros en la oscuridad? Pues que alguien acaba herido siempre. En esta ocasión le ha tocado al pobre Tyson (que al menos no ha muerto, porque olía a cadáver desde la primera vez que ha salido), que además se ha tenido que apretar él solito la herida porque sus amigos han ido a cazar a los malos mientras él se desangraba en la moqueta. Quizás toda esta trama no me hubiera chirriado tanto si Claire no hubiera decidido entregarse al final. Un minuto, por favor, para gritarle a la pantalla ¡tonta! ¡Pero qué haces! ¡Si te querías entregar podías haberlo hecho al principio del episodio y no cuando han muerto doscientos agentes! y esas cosas . En fin. Tratando de ponerme en su lugar supongo que no ha podido soportar tanta muerte y que quiere reunirse por fin con su hijo. Pero la verdad es que no me resulta nada fácil ponerme en su lugar y elijo creer que es que simplemente es un poco tonta. Mientras tanto, Carroll trata de ganarse a su hijo a la vez que fomenta la obesidad infantil (en serio, ¿qué clase de nutrición es esa basada en chocolate, nubes y galletitas?), y Jacob se adapta a la vida en Psyco Abbey mientras se reúne con Joey e ignora a Emma. Yo pensaba que la última vez que habían estado juntos Joey había huido de Jacob y le daba miedo Paul, pero oye, ahora son coleguis e incluso le pregunta por su amigo desaparecido. Bueno, no se lo tengamos en cuenta, que esa pregunta ha servido para hundir a Emma un poquito más en la culpa , y ha propiciado mi escena favorita del capítulo. Después de que Joe le pidiera (o casi ordenara) a Jacob que perdonara a Emma, ella su mete en su cama para solucionar los problemas Emma Style . Suerte que tenemos a Paul-Number Six cerca para decir en alto lo que todos pensamos: Emma siempre ha sido y será una selfish bitch . Porque aunque se viera acorralada y tuviera que huir, seguro que Jacob no la hubiera abandonado,  y ahí radica la diferencia entre ambos . Y entre eso, y un fantasma de Paul que aún después de volver a ser asesinado sigue resultado convincente, Jacob espabila por fin y le deja las cositas claras a Emma. Cuidadín conmigo, chica, que me has empujado a ser lo que soy ahora, y el día menos pensado lo mismo acabo contigo. Cerramos el episodio con una conversación telefónica entre Hardy y Carroll , en la que el primero dice que se rinde y el segundo le dice que ni se le pase por la mente. Que a cada muerte, a cada herida, está llegando a ser el hombre que estaba destinado a ser. Y supongo que enterarse de que su ex–novia es follower de Carroll le va a acabar de hundir en la miseria. Poco que comentar en este asunto, porque creo que esa manera de meterla en un flash-back durante dos segundos para luego lograr el efecto de que fuera follower ha sido algo cutre … Como lo son muchas de las cosas que tiene la serie. Pero bueno, creo que esto ya lo sabemos desde hace varios episodios, y a falta de que la cosa de un giro de 180º, me voy a tomar The Following como el entretenimiento puro que es, porque creo que si nos la tomamos demasiado en serio vamos a dejar de disfrutar las partes disfrutables que sí tiene. Os leo en los comentarios, y me contáis qué opináis de Claire, de Jacob y sus amenazas y del complejo de culpa de Hardy, que o bien se hunde en una espiral de alcohol y prozac, o espabila como no le hemos visto antes…

Tags: , , , , , , , ,

Girls: ¿La voz de una generación?

Quizás sea la frase más repetida al hablar de Girls , tanto para bien como para mal: “ Se ha convertido en la voz de una generación ”. Esta afirmación tan desafortunada (y no ya por el hecho de que sea verdad o no, sino porque el pretender ser algo de manera categórica antes de echar a andar ya es un error en sí mismo), ha marcado la serie desde su inicio. Girls habla de una generación, está claro; una generación específica, sesgada, y un poco perdida. Pero a menudo dudamos de si realmente lo hace con su voz y de si lo que estamos viendo nos identifica o no. Y, a pesar de todo, ahí seguimos, dándole cada semana una oportunidad más a estas chicas que parece que no tienen mucho que contarnos pero que, a la vez, nos cuentan tanto. “Hay dos clases de días: los que piensas que “Girls” es una ida de olla, y los que crees que no has visto nada más real en tu vida.” Así comentaba la que escribe a través de twitter su impresión sobre el episodio “ Boys ” hace unas semanas ( lo sé, ¿puede haber algo más creído que citarme a mí misma? ). Y, sin embargo, sigo manteniendo mi opinión: Girls me desconcierta, me sorprende y, cuando menos me lo espero, me abofetea con un espejo y me muestra que lo que estoy viendo no es más que lo que soy. Supongo que, entre otras cosas, doy el perfil adecuado para entender esta serie: mujer, con la universidad terminada, a caballo entre mi vida de estudiante y laboral, planteándome si vivir en casa o volar fuera del nido de manera definitiva, con ganas de comerme el mundo pero siendo consciente de que tengo todas las posibilidades de morirme de hambre en el intento… tratando, en definitiva, de encontrar mi lugar y definirme de una vez por todas. Casi nada. Poneos en el contexto: con este cacao mental le echo un vistazo a Girls . Y me habla de situaciones que no puedo llegar a comprender. Jamás me he casado con un tipo al que acababa de conocer, he destruido a golpes mi casa o me he autolesionado sólo para llamar la atención. Nunca he pasado un fin de semana en casa de un extraño al que sólo conozco porque tiraba la basura en su contenedor, ni me he desnudado en una discoteca para cambiar mi ropa por la de algún desconocido. Jamás he tenido sexo con un amigo homosexual ni he desaparecido durante meses sin que nadie supiera dónde estoy. Por no haber hecho, ni siquiera he tenido que mantenerme durante meses con mi propio sueldo sin depender de nadie. Aún no. Y, sin embargo, a pesar de todo eso, hay una parte de mí que entiende a estos personajes. Entiende ese descontrol en el que están sumidos. Esa búsqueda de identidad que tanto nos aterra. Y es que, a pesar de que las circunstancias son diferentes, las preocupaciones no dejan de ser las mismas. Yo también me debato entre luchar por hacer lo que me gusta o cumplir con lo que parece más sensato; entre seguir las normas o lo que me dictan las agallas; entre fingir ser alguien medianamente perfecto o actuar siguiendo mi propio instinto. Porque yo también quiero dar esa impresión de ser capaz de aguantarlo todo, pero de vez en cuando necesito ver una película romántica y emocionarme. Deseo ser una persona independiente pero ansío el abrazo de alguien que me haga sentir segura y me diga que todo va a salir bien, aun sabiendo que no hay garantías de ello. Quiero darme cuenta de que no estoy sola aunque lo sienta así la mayor parte del tiempo. En el fondo, todos los personajes tienen algo de mí que me asusta: como Shoshanna , tengo miedo de dar el paso que me convierta en lo que seré sabiendo que no lo puedo controlar todo; al igual que Jessa , me siento un espíritu libre e independiente, pero tengo la sensación de que he dejado parte de mi niñez en el camino, y la echo de menos; como Hanna , pretendo fingir que soy autosuficiente, pero no puedo evitar llamar a mis padres cuando la cosa se complica; y siguiendo a Marnie , me debato entre ser la chica que ha de ser siempre responsable o tener derecho a cometer mis propios errores. En definitiva, yo también me he asomado con ansias al abismo y he llorado contra la almohada muerta de miedo por lo que he visto. No me cae demasiado bien Lena Dunham, la chica que va de alternativa y que está tan de moda, pero le reconozco el mérito. Y es que, a pesar de no estar siempre de acuerdo con su punto de vista, a menudo hace que algo se remueva dentro de mí en este extraño retrato que trata de hacer de nuestras vidas. En definitiva, y volviendo al título, sigo teniendo mis dudas: ¿retrata Girls a una generación? Más que una generación, diría que esta fase es una segunda adolescencia , tardía, y motivada por las circunstancias sociales y económicas, que cada vez hacen más difícil dar el paso definitivo hacia el ser adulto que pretendemos llegar a ser. No sé si la serie es la voz de una generación o simplemente la de un sentimiento perdido; pero sé que, en algún rincón, esconde mi propia voz. Por eso no puedo dejar de verla.

Tags: , , , , , , ,

Review Glee: Guilty Pleasures

Los secretos han sido desvelados en Glee . Esta semana los personajes de la serie han puesto las cartas sobre la mesa y han confesado sus placeres más ocultos; por fin Brody ha sido descubierto y el secreto de Blaine ha salido a la luz. Si a todo esto le sumamos unas canciones y actuaciones geniales ¿que tenemos? ¡Capitulazo de Glee! Parece que Glee ha encontrado el equilibrio en esta cuarta temporada. Todavía no ha habido ningún capítulo que sea de relleno, cosa que sí pasaba en temporadas anteriores. Hasta ahora todos los episodios, en mayor o menor medida han tenido tramas interesantes y actuaciones entretenidas. Digo esto porque “Guilty pleasures” no ha tenido un grandes avances en la trama pero ha sido un capítulo francamente entretenido en el que se han resuelto conflictos entre personajes que llevaban un tiempo en el aire. El mayor conflicto, y mayor secreto también ha sido el que Brody escondía a Rachel. Por fin nuestra señorita Berry ha descubierto que su novio es un gigoló (a falta de una palabra que describa mejor el trabajo). La escena ha sido soberbia, Lea Michele es una de las mejores actrices de la televisión hoy en día, sinceramente creo que llegará lejos y una vez acabado Glee (dentro de mucho, por favor) tendrá un lugar seguro en cine y televisión. La escena ha tenido mucha dosis de drama, claro está. Rachel muy dolida porque Brody le ha mentido durante mucho tiempo y para colmo se entera de que Finn ha estado en Nueva York (no ha quedado claro si todavía está en la ciudad); y por si fuera poco, también se ha dado cuenta de que lo sigue queriendo y que su actitud este tiempo ha sido en parte para darle celos y en parte para disfrazar la angustia que sentía. Todo esto en una escena en la que Lea ha estado magnífica. Las tramas de Nueva York son ahora mucho más interesantes y divertidas con esos tres compañeros de piso únicos . Cada vez que Rachel, Kurt y Santana comparten escena la diversión está asegurada. Grande el momento baño y el momento bromita al compañero de piso con la olla llena de agua; lo de los brazos ha sido un poco escalofriante la verdad, aunque no menos divertido. Otra trama muy bien llevada ha sido la de Blaine y Sam , quien por fin se ha enterado de que su amigo siente algo más por él. Esta historia ha estado muy bien contada durante los capítulos en que se ha desarrollado y han tratado muy bien la relación entre los dos personajes. Este es un equilibrio que antes no tenía Glee, cuando todos se acababan liando con todos. La trama en el Mckinley con los placeres culpables, entretenida y divertida; nos ha quedado claro que Sam no puede ser más hortera (no hay más que ver su actuación de Copacabana) y que las chicas todavía se acuerdan de las Spice Girls; y es que el grupo británico marcó su infancia por lo que se ve. Por lo visto, la trama de Ryder y los ordenadores esta semana ha quedado olvidada, veremos que pasa en posteriores episodios En cuanto a actuaciones, todas han sido muy buenas. “Wake me up before you go go” muy fresca y divertida, que daba gana de irse a la playa viéndolos con esa ropa y las gafas de sol. Con “Wannabe” las chicas han clavado a las Spice Girls original, mención especial a Brittany que era calcada a la spice deportista con pasos y todo; por cierto, Marley guapísima caracterizada como Victoria Beckham. Por otra parte, “Copacabana” nos ha enseñado que Sam puede llegar a límites insospechados de horteridad y “Against all odds” de Phil Collins, que Blaine canta muy bien en directo, porque si os habéis fijado la actuación no ha sido en playblack, a Darren lo han grabado cantando en vivo y en directo; un diez para él. Pero las mejores actuaciones han sido “Creep” y “Mamma mia” ; la primera por la dosis de drama que tenía la canción y que tan bien interpreta Lea Michele y la segunda porque ha sido muy original al mezclar las actuaciones de los chicos del Mckinley y el trío neoyorkino. En definitiva, ha sido un capítulo francamente entretenido, divertido, con un buen equilibrio entre humor y drama. Y por cierto, ya hace mucho que no hay un sólo capítulo de Glee que no me haya gustado. Todos tienen su punto y esto demuestra el gran nivel de esta cuarta temporada. Ahora tenemos parón de dos semanas ; así que hasta el 11 de abril nos quedamos sin Glee. ¡Nos vemos en la siguiente review!

Tags: , , , , , ,

TWD: ¡Promo, sinopsis y doble sneak peek de la finale!

No hace falta ser muy avispado para darse cuenta que nos hemos retrasado con las reviews de The Walking Dead más de lo que querríamos . Incompatibilidades y problemas de agenda han entorpecido una relación en la que, no nos engañemos, también ha tenido mucho que ver el bajón de calidad de la segunda parte de la tercera temporada. Pero que nadie se alarme porque las reviews llegarán. Y lo harán muy pronto . Mientras tanto, para los más rápidos del lugar, detrás del salto dejo promo, sinopsis y dos sneak peeks de la season finale, que seguro que es mucho mejor que los últimos cuatro episodios juntos. Welcome to the Tombs… Welcome to the Tombs : Rick y los demás sopesan la idea de defender de la prisión cuando empieza el ataque del Gobernador, que ha convencido a la gente de Woodbury para que asalten a su enemigo.

Tags: , , , , , , ,

Review The Office: The Farm

Mucho se ha escrito sobre The Farm desde que se supo que podía ser un Spin Off de The Office hasta que se supo que finalmente no pasaría de su episodio piloto . Pues bien hace poco más de una semana pudimos verlo (o lo que quedaba de él) y, personalmente, las sensaciones no fueron del todo malas. Se le ha dado mucha cera al episodio desde bastantes frentes, pero hay que recordar que esto no es más que un piloto completamente mutilado y sin alma, que ha servido para rellenar un episodio de The Office sin desaprovechar el material rodado. Si a esto le sumamos una trama en la oficina de lo más resultona creo que tenemos un buen episodio entre manos donde todos aportan pero ninguno sobresale . Yo seré un fanboy de la serie (no tengo problemas en reconocerlos) pero de verdad que me hubiese gustado ver el episodio original de The Farm para ver esa faceta más familiar de Dwight, una pena… Y el día llegó, por fin podemos ver un atisbo de lo que hubiese sido el malogrado Spin Off de The Office, que empieza con una trágica noticia en la familia Shcrute. La tía Shirley, aquella a la que Angela tuvo que domar, ha fallecido y Dwight se ve obligado a realizar todas las tradiciones de los Schrute para estas ocasiones. Lo mejor de su especial forma de invitar o no a sus compañeros al entierro es ver como castiga a Oscar, concediéndole el honor de ser el único invitado de toda la oficina. Toda la premisa de The Farm giraba en torno a este evento , que convulsionaría la vida de los Schrute obligando a Dwight a tomar una decisión sobre su futuro. Durante el funeral volvemos a ver a Mose y Zeke (como me hubiese gustado ver a Matt Jones todas las semanas) y conocemos a los hermanos de Dwight, Jeb y Fannie, que además tiene un hijo llamado Cameron . También vemos a su tio Heinrich y conocemos unas cuantas costumbres más de esta familia tan peculiar, como el hecho de disparar con una escopeta a los cadáveres antes de enterrarlos. Puede parecer que la trama centrada en la granja avanza a trompicones, pero nos deja claro enseguida donde está la miga. La tía Shirley decide dejarles en herencia su granja a Fannie, Jeb y Dwight siempre que sea gestionada por los tres, lo que implicaría el regreso de Jeb y Fannie al seno materno. No se ha podido observar la rivalidad entre los tres hermanos y su tío Heinrich, pero si que hemos podido ver la futura relación paternal entre Dwight y su sobrino Cameron . Como bien he comentado al principio de la review, es una pena que hayan tenido que mutilar el episodio de tal forma para encajarlo de manera creíble en las tramas de The Office, porque creo que con algo más de tiempo podríamos haber encontrado ese algo que nos hubiese dejado con ganas de más. Lo que me ha parecido más curioso de todo ha sido el ligoteo que se tenían Dwight y la tal Esther , esta claro que de haber salido adelante la serie Angela no hubiese tenido mucho hueco en la granja. En fin, muchos agradecéis que The Farm no haya ido más allá de su primer episodio y os entiendo, lo visto en pantalla no hace justicia a Dwight y deja su final a merced de The Office, donde podremos poner punto final a su leyenda . La trama de la oficina, por su parte, es mucho más ligera y cómica , como si intentase restarle seriedad a la situación de Dwight. Se agradece ver de vuelta a Packer y sorprende verle con ganas de enmendar sus errores del pasado. Su intento de disculpas con sus ex compañeros es toda una sorpresa, pero Pam no confía en él y consigue que todos le den la espalda rechazando los ‘cupcakes de la paz’. Por primera vez vemos como, a pesar de dudar al principio, todos hacen caso a Pam. Pero la marcha de Packer les libera de culpa y todos, menos Pam, se comen su cupcake. Estaba claro que Packer no iba con buenas intenciones y al día siguiente todos menos Pam sufren una resaca horrible tras comerse los cupcakes, que estaban drogados. Puede que los principios de Pam nos saquen de quicio de vez en cuando pero en esta ocasión le sale bien la jugada. Lo mejor del incidente con los cupcakes es, sin duda, el flashback a la noche que pasan Kevin y Andy en la oficina . Necesitabamos volver a ver a Andy en una situación puramente cómica, dejando de lado su comportamiento tan insoportable de los últimos episodios. De lo que si que me lamento es de no poder ver la reacción de Jim y Darryl tras recibir la visita de Packer en Philadelphia y de aceptar sus cupcakes. En definitiva, The Farm no será el mejor episodio de la temporada y de hecho es un episodio que hace aguas por muchos sitios , pero creo que se merece un lugar especial en el recuerdo de todos los fans. Yo me quedo con lo que pudo haber sido y finalmente no fue , no basándome en todo lo visto durante el episodio sino en lo que no hemos llegado a ver. Creo que The Farm tenía potencial para una o dos temporadas, manteniendo viva la llama del universo creado por The Office. El resto del episodio creo que ha servido para despedir de forma definitiva a Packer , un personaje que rompía todos los esquemas en las primeras temporadas y que fue perdiendo fuelle (y minutos en pantalla) según avanzaba la serie. The Office, que está sufriendo diversos parones, regresa el próximo 4 de abril, nos vemos entonces.

Tags: , , , , , , , , ,