Review Anatomía: This is Why We Fight

En el capítulo anterior las cosas se pusieron bastante tensas (no se les puede culpar por ello) en el hospital. Y en este “This is Why We Fight” las cosas no han sido muy distintas. Hemos asistido a unas duras negociaciones, que definitivamente no acabaron como esperaba. Todavía no estoy muy segura de si me ha gustado o no la forma en la que han resuelto todo este asunto. Mientras me decido, comentemos todo lo sucedido con anterioridad. ¡Dentro review! Este capítulo podemos dividirlo en dos partes. Por un lado, tenemos todo el caos en el hospital y por el otro, todo el caos de las negociaciones con el posible inversor. Vamos a comenzar con la parte del hospital y es que Seattle Grace-Mercy West no pasa por su mejor momento que digamos. Tras la dimisión de cinco de sus doctores principales, parece que el hundimiento de este barco es inminente, así que no es raro que los internos o la propia Bailey se preparen para buscar trabajo en otro sitio. Aunque Cahill trae esperanza a Owen diciéndole que Pegasus vuelve a estar interesado en comprar el hospital. Lo que no le dice a Owen es que la intención no es mantenerlo abierto, sino liquidarlo. Y nada como una interna estando en el sitio y en el momento adecuado para escucharlo, difundirlo y crear aún más pánico. ¿Cómo afecta la noticia a los médicos que se quedan en el hospital? Pues bien, Stephanie está preocupada por su relación con Jackson (con semejante espécimen quien no estaría preocupada de perderlo). Me hace gracia que tras criticar tanto a Leah por ser ese “tipo de chica” con Karev, se de cuenta que ella no es tan diferente en su relación con Jackson. Cada vez me gusta menos el personaje de esta chica, para mí ha ido de más a menos. Lo contrario que Leah. Por su parte, Jo no parece haber llevado muy bien el que su “colega” Alex no haya pasado mucho tiempo con ella en la última semana. Entre eso, lo que parece el cierre inminente del hospital y en consecuencia el final de ese gran trabajo que están realizando ambos con los niños del hospital, hace que acabe derrumbándose: I´ll find another job, whatever, but I don´t want to never see you again (Encontraré otro trabajo, lo que sea, pero no quiero no volver a verte nunca) . Estoy convencida que Alex disfrutó mucho ese momento. Por el amor de dios Jo, ¡termina de abrir los ojos de una vez! April , por su parte, se siente fatal porque, tras lo mal que lo pasó al no aprobar sus exámenes y perder su trabajo, su vida parecía que empezaba a despegar otra vez. La volvieron a contratar, su relación con sus compañeros ahora era mucho mejor y había encontrado un chico a su exacta medida. Así que con la noticia de la liquidación del hospital es normal que no se ponga a dar saltos de alegría precisamente. Por otra parte, Bailey , que ya se disponía a abandonar el hospital y buscar trabajo en otro sitio, decide quedarse y luchar. Estaba claro que el corazón del Seattle Grace-Mercy West no iba a abandonar así como así. Con ella está la interna Heather, con la que salva la vida de una mujer, gracias a los consejos telefónicos de Meredith. Y luego está Owen. Lleva un par de capítulos dándome mucha lástima porque el pobre solo intenta hacer lo mejor para todos y lo único que recibe a cambio son decepciones y mentiras por todos lados. Menos mal que Cristina por fin le dice la verdad y él no se lo toma demasiado mal. En otro lado de la ciudad, Meredith, Derek, Cristina, Callie y Arizona se preparan para la reunión más importante de sus vidas . Lo que ellos, ni nosotros esperábamos, es que no iba a ser una, sino varias reuniones las que iban a tener que ir superando como si fueran pantallas de un videojuego. Aunque en la primera hubo cierta incertidumbre sobre si había ido bien o no, el teléfono del asesor de Derek sonó. Y ese fue el comienzo de una sucesión de encuentros con varias personas hasta llegar al jefazo. Lamentablemente para ellos, el posible inversor había hecho sus deberes y sabía que entre ellos no había una persona que fuera capaz de dirigir el Hospital. Cuando todo parecía perdido, sacaron la carta de Webber y Owen, pero ni por esas. ¿Esto quería decir que todo esta absolutamente perdido? Lo parecía en un primer momento, las cartas de recomendación a los internos era una muestra de ello. Pero en el momento que la madre Jackson hizo acto de presencia y le preguntó a Richard cuanto dinero se necesitaría para mantener el hospital abierto, creo que todos lo tuvimos claro. O al menos yo lo tuve claro. Ella , tal y como nos anuncia al final del capítulo, con todos los doctores reunidos, junto con la fundación Avery, van a ser los encargados de sacar al Seattle Grace-Mercy West hacia delante. Eso sí, mama Avery se guardaba un as en la manga y es que la persona encargada de dirigir el hospital no va a ser Webber como imaginaba, sino su hijo Jackson. Creo que las caras de todos los presentes, incluida la del propio Jackson lo dijo todo. No creo que Jackson esté preparado para dirigir un hospital. Y si a eso le sumamos que a él nunca le ha gustado conseguir las cosas por su apellido sino por sus propios méritos, me hace dudar de que al final vaya a ser él el encargado. Aunque no descarto ninguna posibilidad. La mente de Shonda es un laberinto donde la salida siempre está en el lugar más insospechado. Esta semana no hay capítulo, así que toca esperar una semanita más para ver la reacción del personal y la de Jackson. Mientras tanto, podéis ir dejando vuestros comentarios Nos leemos en dos semanas.

Tags: , , , , , ,

Review Arrow: Dodger

Tras el espectacular episodio de la semana pasada, Arrow tenía difícil mantener el nivel, y efectivamente nos han dado un capítulo mucho más procedimental que los anteriores , pero (al menos en mi humilde opinión) muy entretenido e interesante. Hemos disfrutado por primera vez del trio justiciero formado por Felicity, Diggle y Oliver y los fans de esa maravilla que es Battlestar Galactica hemos visto en nuestras pantallas al inolvidable Gaius Baltar. Ojalá todos los capítulos normalitos fueran como este. Oliver ha vuelto a ponerse en modo “sólo me importa la lista misteriosa” obviando definitivamente la posible implicación de Moira en el asunto, y su actitud fría del principio del capítulo han estado a puntito de costarnos a Felicity, que ha estado a un pelo de abandonar el equipo. Por suerte Oliver ha vuelto a ser el chico encantador que sabemos que puede ser y ha logrado que volviera, prometiendo encargarse de un ladrón de joyas que manipula a sus víctimas con un collar explosivo. Digo por suerte porque cualquier escena con Felicity gana muchísimo. Hoy, además de decirle a Oliver que podría hacer mucho bien a la ciudad más allá de seguir la lista, ha decidido interesarse por la vida amorosa (o su ausencia) de los justicieros. Así pues, pasemos a hablar de los Asuntos Románticos del capítulo, que esta vez ha habido varios: Felicity y Ollie han animado a Diggle a avanzar con su excuñada y Oliver se ha decidido a pedirle una cita a la detective McKenna, y así de paso pincharle el teléfono. Ambas historias han empezado con un desastre: Diggle sacando el tema de “estabas casada con mi hermano muerto” y Oliver cerrándose en banda ante temas personales. Aunque tampoco me sorprende, porque la chica entra en modo detective con la estancia de Ollie en la isla, lo que tampoco creo que sea de muy buen gusto. Aún así, Diggle logra avanzar con su cuñada y Oliver acaba disculpándose con McKenna, y podemos ver una vez más el complejo de superviviente del joven Queen, su sentimiento de culpa por todo lo que ha hecho y aún hace. All the hard things and the choices that I have to make that stay with me. Made me question how I can trust, and even if I’m worthy of… being with anyone. Parece que a McKenna no le importaría acabar con Oliver, y al final la cosa acaba en una segunda cita. Ella me cae muy bien y puede ser una forma interesante de ver cómo lleva la policía el perseguir al justiciero, p ero le veo lagunillas a esta pareja. Por lo que se ve, ella es una chica curiosa y la policía encargada de capturar al Vigilante , y Oliver inventa peores excusas que Joey Tribbiany , así que no creo que vayan a durar demasiado. Entre cita y cita, el trio ha logrado estrechar el cerco sobre el misterioso ladrón, optando por utilizar como cebo algunas de las carísimas joyas de la familia Queen equipadas con un rastreador. Una vez en la exposición Felicity (que, por cierto, con el pelo suelto y un vestido muy corto estaba muy atractiva, como bien han reflejado las caras de sorpresa de Oliver y Diggs) logra acercarse al ladrón, que aprovecha para ponerle uno de los collares explosivos al cuello y escapar, hasta que Oliver le atrapa y le da una sobrecarga capaz de dejar KO a cualquiera. Yo quiero creer que el ladrón no ha muerto, porque una vez más me ha parecido un buen villano y me encantaría volver a verle alguna vez, sobre todo si Felicity nos regala otra frase memorable como ésa de : What if the Dodger absconds with your family jewels?” El flashback ha sido esta vez menos relevante, mostrándonos a Slade sufriendo una infección de la herida de bala de la semana pasada y a Oliver yendo a la cueva a por bezoar, Potter las plantas curativas de Yao Fei y e ncontrando en su lugar a un aparentemente un inocente chaval cuyo crucero naufragó cerca de la isla, único superviviente de su grupo y víctima de los mercenarios de la isla, que le dejan en la cueva atado y apaleado. El primer impulso de Oliver es desatarlo, pero tras todo ese juego de alianzas de la Isla, lo medita y lo abandona a su suerte, temiendo que sea una trampa. Una decisión dura, pero después de haber visto Lost y a Henry Gale convertirse en Ben Linus, me parece comprensible y lógico que Ollie se replantee sus confianzas. Una que no tiene tantos problemas para fiarse de la gente es Thea. Tras sufrir un tirón en el bolso se dedica (vía cadena de cartera, resulta que las dotes de Felicity no van a ser tan raras en Starling) a rastrear a su ladrón, un chico guapísimo y paupérrimo que cuenta una triste historia de madres adictas al Vértigo y luchas por sobrevivir capaz de ablandar a Thea e impedir que presente cargos. Cuando va a su casa a por su bolso, él le recomienda que no pasee por The Glades de noche y que no se crea todas las historias que le cuenten, pero parece claro que ella está bastante interesada y pronto volveremos a ver a Roy. Además, (Ojo, spoilers leves del cómic) el personaje de Roy Harper es importante en los cómics, algo así como un segundo para Green Arrow al que apodan Speedy, que curiosamente es el mote de Thea. Y mientras todos estaban ocupados ligando, espiando a la policía e impidiendo que la cabeza de Felicity volara por los aires, Moira ha demostrado ser la más lista, traidora y sibilina de todos y ha tramado junto con Frank, un viejo amigo y compañero de la misteriosa compañía, la muerte del Señor Merllyn. Resulta que hace años intentaron desligarse de la organización, lo que acabó en la muerte de Robert. Así que ahora, en vez de pedir salir, Moira contrata a la Triada, más concretamente a China White, para que mate al Señor Merlyn. Como decía al empezar, ojalá todos los episodios procedimentales fueran así, con varias historias interesantes, equilibrio entre Oliver y Arrow, villanos a la altura y personajes y tramas nuevas. En un par de días podremos ver cómo siguen las cosas por Starling. Entre tanto, ya sabéis, me encanta leer vuestros comentarios para saber qué os ha parecido el capítulo.

Tags: , , , , , , , , , , ,

A-Z: Abecedario de series recomendadas

Acostumbrados a correr por la lógica urgencia de la actualidad, a menudo perdemos de vista la misión esencial de este blog: recomendar series . Nosotros hablamos de lo que vemos y nos gusta… o no , vosotros nos hacéis caso… o no . De vez en cuando nos bajamos del tren de las reviews semanales para hablaros de alguna serie que se aparta de las estrictas condiciones del calendario, bien sea porque se emitió hace tiempo ( Carnivàle ), porque tiene un ritmo de publicación atípico ( House of Cards ), porque la descubrimos tarde ( Dead Set ) o porque (simplemente) nos apetece comentarla del tirón ( Les Revenants ). Hoy volvemos a desafiar las leyes del blog y lo hacemos de una manera especial: con un abecedario de recomendaciones . O sea, qué serie debes ver (o no) que empiece por A, por B, por C… y así hasta la Z. Dos advertencias antes de saltar : no damos motivos por los que ver la serie, así que tendréis que fiaros (o no) de nuestro criterio; sólo nos hemos concedido una serie de anime por cabeza (una para Dani, otra para mi). Porque sí, este post es fruto del “esfuerzo” de la Doble D… ¿Vamos?

Tags: , , , , , , , , , , , , , ,

El 3×1 de series españolas (IX)

1) Comenzamos nuestro noveno 3

Tags: , , , , , , , , ,

Review Smash: The dramaturg

Una semana más aquí estamos con Smash y, en mi opinión, The dramaturg ha dado un saltito y se ha puesto por encima de los dos primeros capítulos de esta temporada que recién hemos estrenado. ¿Que por qué? Sigue leyendo y os lo cuento… Como ya dije en la pasada review, el segundo episodio me pareció un poco de transición (algo temprana) en el que más que otra cosa se nos presentó la situación que vamos a ver durante esta temporada. En este, sin embargo, creo que la calidad artística y la puesta en escena han subido el listón y se ha puesto al lado de los fantásticos números musicales con los que me (o nos) dejaron con la boca abierta. Añado que todo esto lo digo bajo mi punto de vista, en ningún momento contrastado con nada oficial y, obviamente, cada uno ve las cosas a su manera. Y dicho esto, vamos con el capítulo, que hay varias cosas interesantes que comentar sobre él. Lo primero que hemos visto esta semana ha sido a Karen en casa de Derek con las canciones de los dos chicos del bar interpretadas por Karen quien, para mi disgusto, se sueña a sí misma en plan rockera despeinada en un escenario y muy querida por el público. En este caso nos interpreta Good for you , la primera canción original de este capítulo. A Derek le gusta la canción, pero no ve un posible musical en ellas . Cabe decir que yo tampoco, son todas en plan grupero, nada más, pero de momento, quizás sea esa la intención. Karen, que parece una especie de madre Teresa de Calcuta (actitud seguramente fruto de su escaso bagaje teatral), consigue que Derek acepte reunirse con los nenes del musical para escuchar lo que tengan que decir o proponer acerca de su musical en gestación. En otro orden de cosas, Eileen decide contratar a Peter Gillman, un dramaturgo profesional que pone de los nervios a Julia y que, creo, tiene un poder de manipulación bastante grande recubierto de psicología inversa. ¿O es sólo que Julia se siente intimidada por alguien que con sólo unas horas ha podido descubrir la aventura que tuvo? Otro cambio en el carácter de los personajes es el de Ronnie, que parece estar harta de la monotonía de su trabajo y quiere madurar y llevar su bonita voz (con la que nos canta Soon as I get home , del musical The wiz ) a otro nivel y para eso le pide ayuda a Derek. No sabemos qué hará con ella, ¿una actuación de una sola noche? Os tengo que decir que de los dos muchachitos del bar, Jimmy no me cae nada bien, es una persona difícil y muy cerrada , y por otro lado, Kyle me da pena, aguantando todas las salidas y tonterías de Jimmy, con ese carácter, como por ejemplo, a saber qué habrá hecho para ir a hurtadillas a casa un chico que le rompe los morros . Aunque reconozco que la intriga fácil esta que nos quieren colar es muy cutre, con la típica frase de “No deberías volver allí”. Ivy nos demuestra que ha cambiado . Busca trabajo por su cuenta, y en este caso, ha conseguido un papel en una obra independiente a Bombshell . Lo que no me cuadra mucho es la carita de arpía con la que la conocimos en la primera temporada y la de angelito con la que encandila en esta segunda. Estoy de acuerdo en que lo que ha vivido la ha cambiado, pero de verdad, ¿tanto? Llegamos a la parte que más me apetecía comentar y la que más me ha gustado (de momento) de estos tres capítulos que llevamos: la puesta en escena de Dancing on my own de Robyn que interpreta Ivy en un escenario en el que la luz escogida me parece preciosa . El montaje, los planos y sobretodo el hecho de que sea Ivy la que canta mientras vemos a Karen interpretar Moving the line (se supone), aunque a ella la tenemos en silencio. Sé que se trata de una escena imaginaria de esas de las que me acostumbro a quejar, pero esta me ha fascinado. ¿Qué os ha parecido el nuevo enfoque “sexy” de Bombshell ? Hemos conocido a un tal Simon, que no ha hablado más que para cantar con Karen Our little secret , canción original, mientras hacía ver que era J.F.K. A mi, personalmente, me ha enamorado con esa voz . No nos han contado mucho acerca de él, pero huele a que lo tendremos durante más tiempo en la pantalla. Y vuelvo a insistir con la iluminación en esta ocasión, preciosa. Y finalmente, tenemos al dúo bartender contándole a Derek cuál es la trama que tiene pensada para su súper musical , a la cual, siendo sincera, no he prestado mucha atención, me parece un cuento chino . La cara de Derek a veces decía que sí le convencía, pero por microsegundos yo veía el no. ¿Qué os parece a vosotros este argumento? ¿Creéis que la cosa seguirá adelante?

Tags: , , , , ,