El caso de Stranger Things

'Strangers Things', la serie del verano
Hay pocos seres humanos en el planeta que a estas alturas no hayan oído hablar de Stranger Things, la serie de Netflix que tantísimo entusiasmo está generando en las redes sociales, y a la que ya se ha calificado como “la serie del verano”. Y no hay duda de que lo es. Lo nuevo de los hermanos Duffer ha sido un cóctel explosivo de estética ochentera, misterio, ciencia-ficción, mal rollito y unos personajes entrañables que han maravillado a la crítica de manera casi unánime. Yo mismo he disfrutado mucho la serie. ¿Cuál es el problema, entonces? Que me da la impresión de que esto de endiosar a Stranger Things… se nos está yendo un poco de las manos.
Estamos viviendo unos años en los que exprimir el factor nostalgia -no puede negarse-, está siendo bastante lucrativo, tanto en el mundo de los videojuegos y la tecnología (hola, Pokémon Go), como en el de las series: haces unos meses tuvimos el resurgir de la mítica The X Files, sobre el que ya os hablamos, y pronto será el turno de Gilmore Girls. Y lo cierto es que los hermanos Duffer han sido muy inteligentes al aprovechar el momento y subirse también al carro de la nostalgia.
No digo que Stranger Things haya sido un éxito solamente por mero oportunismo: su elenco es espectacular (Winona Ryder, David Harbour, y la pequeña Millie Bobby Brown han hecho un gran trabajo), las referencias fueron muy agudas -os recomiendo esta fantástica recopilación de ellas en ‘Yonomeaburro’-, y las tramas emocionantes, con el punto justo de oscuridad y ternura. Stranger Things es, en definitiva, una buena serie. Pero, ¿es tan maravillosa como la pintan algunos críticos? ¿Habría hecho la mitad de ruido de no ser por ese “factor nostalgia”?
'Strangers Things', la serie del verano
Los halagos desproporcionados son muy beneficiosos para el producto en cuestión, desde luego, pero no tanto para los propios espectadores. Conozco a más de una persona, y a más de dos, que han comenzado Stranger Things tras leer todas estas críticas tan entusiastas sobre ella, y luego se han quedado algo decepcionados. Porque un halago desproporcionado lleva a que nos creemos expectactivas imposibles (exceso de hype) sobre el producto en cuestión. Y es más: esta “burbuja” de entusiasmo excesivo que se ha creado en torno aStranger Things tampoco es buena para su propio análisis, porque no da pie a que se realicen críticas más exhaustivas sobre ella que señalen sus puntos más flojos o mejorables. Todo parece reducirse a “qué buena es, qué nostalgia, qué todo”. Y no debería ser así.
¡Pero tampoco quiero sonar como un aguafiestas! La serie, como digo, me ha parecido adictiva, entrañable y con mucho corazón; lo cual no excluye que llegue un punto en que a uno le empieza a quemar leer críticas tan desproporcionadas hacia ella cada día simplemente porque ha tocado la “fibra sensible” a mucha gente que añora los 80′ y su propia infancia. Porque Stranger Things es muy buena, sí… pero seamos honestos: no es ninguna maravilla.

Tags:

Preacher

Una de las series más esperadas de este año ha sido, sin ninguna duda, Preacher, de la cadena AMC. Basada en la serie de novelas gráficas creadas por el guionista Garth Ennis y el dibujante Steve Dillon, publicada por la línea Vertigo de DC, una de las más explícitas, en 1995, se entiende que los fans la esperasen como agua de mayo. Sin embargo, ¿Preacher ha merecido la pena? ¿Ha sido un acierto esta primera temporada o ha supuesto una decepción?

Conozco los cómics de Preacher por varios amigos y todos me habían hablado maravillas de ellos, haciendo especial hincapié en lo bestias que son. Debido a mi falta de tiempo, no leí los cómics antes de empezar la serie, sino sobre el cuarto o quinto episodio, cuando ya la frustración por ver una trama que no iba a ninguna parte estaba haciendo mella en mi espíritu. Quedé encantada con ellos. Sí, son bestias, no se cortan un pelo en enseñarte cómo le vuelan la cabeza a una persona o a todo lo referente al sexo, pero no se puede negar que, con la trama, te llevan de una película de acción a una comedia romántica en unas cuantas páginas. Se mueve por muchos géneros, brillando especialmente el toque de humor negro que viene de un personaje estrella, Cassidy, nuestro vampiro irlandés. Conociendo la novela gráfica, su ritmo trepidante y la combinación de varias historias que se unen con gran maestría, a partir de la mitad de la temporada me tomé la serie con más seriedad y no pude dejar de sacarle pegas.

Intento tomarme la serie como una cosa diferente. “Es una adaptación”, me dije a mí misma, pero una cosa es adaptar los cómics y otra es pasarte cosas por el forro o tirar de inventiva cuando, bajo mi humilde punto de vista, no hace falta. El material que ofrece el cómic es maravilloso, no es necesario añadirle más como inventarte personajes, situaciones, ni nada por el estilo. Por eso, al ver que les ha tomado toda una temporada a los guionistas para posicionarse en la primera página del cómic, no me puedo sentir más que defraudada. No lo niego, esta season finale me ha gustado, pero no puedo pasar por alto lo que han hecho. No soy de esas personas que suelen dar el coñazo con que “el libro es mejor que la película” pero, en esta ocasión, permitídmelo y os mostraré por qué. (A PARTIR DE AQUÍ HAYSPOILERS TANTO DE LA SERIE COMO DEL CÓMIC).

[…]

Tags:

VIN DISEL confirma fin de la saga Fast & Furious

Tags: ,

Vikingos (Vikings) Trailer

Este nuevo drama histórico, dirigido por Michael Hirst (‘Elizabeth’, ‘The Tudors’), de History Channel está centrado en Ragnar Lothbrok, figura mítica que aseguraba que era el descendiente de Odín, el dios principal de la mitología nórdica.

En ella, Travis Fimmel (‘Country Outlaw’, ‘Despertar’) interpreta a Ragnar Lothbrok, cuyo mayor sueño es explorar nuevas civilizaciones surcando los mares. Gracias a la ayuda de su amigo bufón Floki, al que da vida Gustaf Skarsgård (‘Autumn Blood’, ‘Kon-Tiki’), construyen nuevos navíos más rápidos y elegantes con los que poder dar forma a su mayor ilusión. En su aventura chocan con Earl Haraldson, Gabriel Byrne (‘En terapia’, ‘Asalto al distrito 13’), su principal enemigo, que sospecha de las expectativas de Lothbrok. La lucha entre ambos no se hace esperar.

Lothbrok consigue llegar a ser el mejor guerrero de la tribu vikinga mientras lucha por convertirse el rey de Dinamarca y gran parte de, lo que hoy es, Suecia. La serie resalta las batallas con mayor imaginación, haciendo más énfasis en los puntos de vista individuales, las estrategias y astucias de los personajes.

Tags:

Sobre la adictiva Lost y cómo pasar horas pegado a la pantalla

¿Quién es la campeona olímpica de ver las series tarde? Sí, lo habéis adivinado: yo, pero no me arrepiento de nada. Este verano, y tras mucha insistencia por parte de mi entorno, me decidí por fin a ver Lost, y qué bien que hice (gracias Dani y Marga por insistir), porque he disfrutado todos y cada uno de los capítulos un montón. Os voy a contar mis impresiones sobre este clásico de la tele (sin spoilers, para los rezagados como yo), por si os animáis a verla en lo que queda de verano. Y a los que la hayáis visto ya, os invito a comentarla conmigo.

La premisa de Lost es la de un avión que se estrella en una isla donde nada de lo que ocurre es normal, un argumento que, de primeras, podría parecer pobre, pero nada más lejos de la realidad: Lost es mucho más que eso. En un principio yo no depositaba grandes esperanzas en esta serie; no me apetecía, no me llamaba la atención, pero he de decir que me equivoqué, y que viendo esta serie este verano he acertado mucho más que el verano pasado con Breaking Bad. Los que me seguís por aquí, sabréis lo gran fan de Once Upon a Time que soy y, bueno, teniendo en cuenta el hecho de que ambas series comparten guionistas, igual podría considerarse un sacrilegio el hecho de haber llegado a la Isla con 12 años de retraso. Sin embargo, yo creo que haberla visto después de todos estos años ha sido más un punto a favor que en contra porque, ¿qué hubiera entendido yo en 2004, con 11 años, de esta historia? Creo que más bien nada, y además, estoy segura de que hubiera ido olvidando datos con el paso de las temporadas y hubiera acabado con un lío en la cabeza que no hubiera logrado deshacer, algo que no me ha ocurrido al haberla visto en un periodo corto de tiempo. Así que, consejo: haced un maratón, pero con calma. Pensad, recapacitad, elucubrad, disfrutad.
Lost tiene una estructura narrativa compleja, sí, pero al final todas las piezas del puzzle encajan y creo que eso es algo de admirar. Al contrario que en Once Upon a Time, me da la sensación de que esta serie la pensaron muchísimo más antes de plantarla en televisión, porque la mayoría de los detalles estaban mucho más cuidados, y eso se nota en las idas y venidas de los personajes, mucho más coherentes, o en la estructura cronológica, mucho mejor tratada que en la serie de los cuentos, donde fácilmente te cuelan un flashbackaleatorio que cuadra a medias con la ya establecida trama del pasado de sus personajes, y se quedan tan anchos. En este sentido, parece que los guionistas han desaprendido. La serie consta de seis temporadas: las cuatro primeras, increíbles, adictivas cual droga, las dos siguientes de atar cabos (con algún capítulo un tanto aburrido, para que mentir), pero todas en más de una ocasión me dejaron con la miel en los labios esperando conocer el desenlace de alguna trama que no se solucionaría hasta tiempo después, así que no me quedaba más remedio que pegarme a la pantalla durante horas.

[…]