No infravaloréis Sexo en Nueva York

Os oigo a muchos de vosotros decir “Sexo en Nueva York es una serie para mujeres” con cierto desprecio. Pues sí, por fin, una serie sobre nosotras. Conseguís que la idea de cuatro mujeres siendo libres sexualmente hablando en una gran ciudad suene mal. Pues no, no nos vais a quitar esto. No nos vais a quitar Sexo en Nueva York.

(Sin spoilers)

Sexo en Nueva York fue una revolución en su momento. Puede que ya no lo sea. Puede que la veamos hoy en día y nos chirríen ciertas cosas. Ya sabéis, ese capítulo en el que Carrie decide que es demasiado mayor como para ser bisexual, como si solo se tratara de una moda entre los millennials. Por no hablar de lo mal que trata a los personajes homosexuales, reduciéndolos a chichés, o invisibilizando a las personas trans, asumiendo que todos los hombres tienen pene. O el hecho de que sean mujeres de treinta y tantos años con los hombres como único tema de discusión. Pero en el fondo, ¿no es eso lo que les obliga a hacer el patriarcado? No son simplemente mujeres intentando ser felices en una sociedad que no se lo permite. Son poderosas y a la vez no llegan a serlo del todo, siguen siendo unas inseguras emocionalmente hablando, ¿por qué? Quizá se las ha educado así, quizá se nos ha educado a todas así.
No vamos a fingir que la vida de los personajes no gira entorno a los hombres. Lo hace, más allá de los brunch en los que los problemas que tienen en sus relaciones ocupan siempre el lugar principal. Tenemos a Carrie y Charlotte, mujeres exitosas con grandes apartamentos en la Gran Manzana y con trabajos estables por los que sienten pasión, y aún así son capaces de dejarlo todo por un tío. Pero también tenemos a otras como Samantha o Miranda, que siempre tratan de tener el poder dentro de sus relaciones, sea cual sea la persona. Y si no lo tienen, a otra cosa. Porque son mujeres adultas y saben lo que buscan, no van a renunciar a ello.
La relación de Carrie y Big es una de las cosas más problemáticas de la serie. Él nunca se preocupa por ella y ella se siente siempre insegura a su lado en vez de sentirse como debería sentirse cualquiera en una relación sala: bien. Mr Big es arrogante y egoísta, la masculinidad personalizada. Que parece que se va a romper si muestra un solo sentimiento. No, es horrible que idealice a ese personaje. Es horrible que Carrie nunca se de cuenta de lo mal que la trata. Pero lo que más me gusta de Sexo en Nueva York es que por mucho que Carrie y Big estén juntos, él no es el amor de su vida. Son ellas, sus amigas.
Mientras las chicas estén juntas todo irá bien. Ésta es la verdadera sororidad. Pueden ir y venir los tíos, que la felicidad sólo la encontrarán a lado de sus amigas. Juntas, se cuidan y se apoyan las unas de las otras. No hay ninguna competitividad, solo cariño.
Puede que sus personajes estén construidos según la manera en la que se relacionan con los hombres, pero ellos no tienen ningún tipo de profundidad ni complejidad, la tienen toda ellas. Ellos están ahí para complementar a los personajes femeninos, para dar historietas a Carrie sobre las que escribir en su columna, no juegan ningún tipo de papel importante. Si Sexo en Nueva York hiciera el test Bechdel (del que os hablé en esta entrada) al revés, mirando la cantidad de hombres que salen en la serie y si hablan entre ellos de algo que no sean las mujeres, no lo pasaría. ¿Cuántas series conocéis que hagan esto? ¿Cuántas son puramente sobre mujeres?
Pero, en realidad, “¿qué tipo de revolución vemos en cuatro mujeres, blancas, cishetero (Samantha bi si queréis) y de clase media-alta?”, os preguntaréis. Pues mucha, teniendo en cuenta de que estamos hablando de los años 90-principios de los 2000. Es la primera vez que se muestra en televisión a las mujeres como seres sexuales y no como objetos. Sin tapujos, sin cortarse ni un pelo. Tienen relaciones lo más libremente que se puede y hablan de ello lo más libremente que se puede también, sin ser juzgadas entre ellas, en un espacio totalmente seguro. Y tratan todo tipo de temas, incluso los que eran un tabú entonces y lo siguen siendo ahora. Se centran en el placer femenino, eso ya es revolucionario en sí.
De todas formas, si solo hablan de los hombres es porque el resto de cosas en su vida están perfectamente. Lo tienen todo, esto es lo único que les falta: sentirse completamente cómodas en una relación. Y al final lo consiguen: se sienten cómodas las unas con las otras. Al final la respuesta no son los hombres.
Pues eso, que es una serie inteligente y divertida y que habla sobre las mujeres. Y eso ya es motivo para que sea muy importante.

Isidro López (@Drolope)

[…]

Tags: , , , , , , ,

De The Good Fight: Karma Is A Bitch, Bitch

Después de trailers, teasers y fotografías de promoción, con la curiosidad aumentando, ha llegado The Good Fight, el spin-off de The Good Wife, protagonizado por Diane Lockhart liderando el girl power que promete darnos esta serie. Si quieres enterarte de lo que ha ocurrido, no dudes en seguir leyendo.

 

Lo reconozco: me ha costado meterme en The Good Fight. Una parte de mí, después de ver el episodio, sigue luchando contra ello, intentando rechazarlo, pero a otra le ha gustado y al menos se ha reído y ha vitoreado. Sí, es posible que sea porque mi amado Cary Agos no esté, pero también lo achaco a que creo – sólo creo – que había cerrado mi etapa con la serie y que había terminado mal tanto con Diane como con Lucca. Pero, como dice el dicho, “la curiosidad mató al gato” y no me he podido resistir.
Mi corazón se ha roto con estos dos
El tufillo a The Good Wife y a la historia que nos trajo a Alicia Florrick a nuestras vidas está por todas partes. Empiezo mi repaso con Diane, quien ha decidido retirarse de ese bufete compuesto por doscientos mil nombres – seguimos con el gag de los nombres de los bufetes, por si lo echábamos de menos – para disfrutar de su pasta y de su tiempo en un casoplón en la viña francesa que cuesta la friolera de un millón y medio de dólares. Diane vuelve a nuestras vidas como una diosa, con su pamela, su sonrisa de oreja a oreja y… cayendo en la hipocresía. Sí, lo siento, no he tardado mucho en darle para el pelo. Diane se quejaba de los enchufismos, de que Will contratase a Alicia allá por la primera temporada de The Good Wife, pero ella ha pecado en el mismo punto con su ahijada Maia, quien acaba de aprobar el examen para ejercer la abogacía. Lockhart está ahora mismo inmersa en el caso Rindell y será el padre de Maia, Henry, quien no ha hecho realmente nada con su plan de pensiones, el que la meta en el problemón de su vida: la bancarrota. Esto lleva a Diane a tener que replantearse su vida, empezando con la vuelta al bufete. Diane creía que David Lee, quien ya estaba construyendo castillos en el aire junto a Howard “¿por qué no te mueres ya?” Lyman, la iba a aceptar de vuelta y no estaba más equivocada. ¿En serio, Diane, después de siete temporadas – y ahora el spin-off– y sigues picando? Me mofo. Así que arruinada y sin bufete, Diane se dedica a pedir un trabajo en otros bufetes que, supuestamente, se la rifarían. Pero no va pidiendo un trabajo cualquiera, no señor mío, no, va pidiendo ser socia. SOCIA. A ver, Diane, bájate de la moto, mujer, que me da que no sabes cómo funciona el juego. Primero, como te han dicho, eres veneno – ¿esto no os suena de nada? Pista: Hitting The Fan –, por tus recomendaciones varias agrupaciones han perdido mucha pasta y encima te dedicas no a pedir un puesto pequeño, no, sino SOCIA. Esta mujer se piensa que Chicago es Lourdes, ¿no? ¿Oís eso? Es mi descojone eterno. Pero Lockhart va a tener suerte porque, si no la tuviese, el spin-off se nos iría un poco al garete. Así que Adrian Boseman, socio fundador de Reddick & Boseman, la invita a unirse a su bufete y OJO, como SOCIA. ¡Quiero la suerte de esta mujer! A ver si cuando salga de la facultad me dan un trabajo, ojo, como socia, de El País o de qué sé yo, pero no en un escalón más bajo, que yo no me rebajo. ¡Wow! Y, una pregunta, ¿esto no os huele a Alicia Florrick? A Diane le explota un problema grave en la cara (la bancarrota) – en el caso de Alicia, las infidelidades de su marido –, que la obligan a cambiar el rumbo de su vida – Diane, volver a la abogacía tras querer retirarse; en Alicia, volver tras quince años inactiva –, y encuentra una persona que la “rescata”, Adrian – Will Gardner en el caso de la Florrick –. Y claro, cómo no, tenían que llevarse a Maia a la que acaban de despedir. ¡Viva el enchufismo y dos veces en el mismo episodio! Ojalá tener contactos, oiga. Pero Diane, finalmente, se va por la puerta grande, preguntando si la quieren abierta o cerrada porque a ella ya le da igual. Creo que a sus antiguos socios también. En cuanto a su vida personal, me he quedado a cuadros al ver que está separada de Kurt porque, efectivamente, le puso los cuernos con una de sus estudiantes. Tras recomendarle que lo mejor es que se divorcien para que a él no le congelen las cuentas, Kurt se planta y dice que por él no, pero ella está totalmente convencida de que no hay ninguna posibilidad de reconciliación entre los dos. ¡Ay, madre! Algo dentro de mí se ha roto. ¡¿Por qué, si eran tan cuquis?! No te lo perdonaré jamás, Robert y Michelle King, JAMÁS.

[…]

Trapped: Frío y mal rollito en Islandia

Trapped (Ófærð), serie islandesa
Siempre que hablamos de series nórdicas europeas es como si estuviéramos hablando de otra cosa, ¿verdad? Siguen siendo series, sí, pero el añadido de “nórdicas” parece llevar implícito un extra de calidad y de fisnura que las convierte en algo más. Los seriéfilos más “sofisticados” probablemente puedan recomendarte un buen puñado, y más en estos tiempos en que están tan de moda. Y no hay duda de que hay series nórdicas que son un soberano truño -las cosas como son-, pero también es cierto que hay algunas excepcionales con un punto de vista muy creativo y distinto al estadounidense, como Bron/Broen o la danesa Borgen, de la que nos hablaba Irene Galindo hace unas semanas.
Trapped (Ófærð), serie islandesa
Me apetecía ver algo diferente, de una cultura que conociese poco, y esta lista de TV Spoiler Alert me animó a ver Trapped (Ófærð), una serie islandesa (¡islandesa!) que recibió estupendas críticas en 2016, y que parte de una premisa muy interesante: un cadáver descuartizado aparece en las inmediaciones de un pueblo de la costa helada de Islandia, y un puñado de policías locales deben investigar el caso mientras una tormenta se cierne sobre ellos y les deja incomunicados con el exterior, sin posibilidad de que nadie de la capital pueda acudir a ayudarles. La gran gracia del asunto (o no) es que el asesino, por supuesto, también queda atrapado con ellos. Y lo cierto es que solo con leer esa sinopsis se te quedan los dientes largos, pero finalmente Trapped no ha sido, para mi gusto, tan excelente como prometía.
No quiero que se me malinterprete: Trapped sí me ha parecido buena serie, y os la recomiendo. Probablemente solo merecería la pena por esa ambientación tan espectacular (para mí, que soy de Murcia, era casi como estar viendo otro planeta), pero es que además tiene buen elenco, está llena de reflexiones interesantes sobre la soledad, el perdón y la pérdida, y explora temas muy jugosos como la violencia de género y el tráfico humano. En el propio carácter de los personajes, además, se aprecia dureza, una aspereza, cierta “sobriedad” propia de una sociedad con tantas peculiaridades como la islandesa: una sociedad donde todos hablan un perfecto inglés como segundo idioma, abiertos al turismo, pero donde de puertas para dentro sus habitantes guardan toneladas de mierda -como en cualquier país, básicamente, pero con nieve y avalanchas molonas de por medio-.
Trapped (Ófærð), serie islandesa

Tags: ,

‘Boeing’ estrena el 20 de febrero ‘Dragon Ball Super’, la nueva versión de Bola de Dragón

Dragon Ball Super

Dragon Ball arrastró a varias generaciones a las pantallas en los años noventa y quizá lo haga ahora con los nostálgicos y un nuevo público con una nueva versión en la que un Goku más maduro tiene que dejar sus labores de agricultor para proteger la Tierra del Dios de la destrucción.

El 20 de febrero, a las 22:20 horas, Boing estrena Dragon Ball Super, con una nueva trama que continúa esta saga basada en un exitoso manga publicado en 1984, ha informado este martes el canal infantil en una nota.

Tras derrotar a Magin Boo, Goku, el antaño guerrero más poderoso de la Tierra, disfruta de una pacífica vida como agricultor, aunque no ha abandonado los ejercicios de lucha como entrenamiento. También sus amigos: Mister Satan se ha hecho famoso como gran salvador de la humanidad, Trunks y Goten hacen cosa de niños, Goan y Videl se han casado, y Vegeta pasa unas vocaciones con la familia.

El despertar del Dios de la destrucción saca a la pandilla de su plácida existencia para que Goku vuelva a convertirse en el legendario Super Saiyan e intente evitar que aniquile los planetas de una lista en la que figura la Tierra.

También vuelve otro fenómeno infantil de esa década, Las supernenas, con nuevas entregas que Boing emitirá a partir del 25 de febrero a las 11:25 horas y en las que Pétalo, Burbuja y Cactus tendrán que recurrir a sus súper poderes para evitar que se cumpla la profecía que predice su propia destrucción.

Tags: , , , , , , ,

Vuelve ‘Top Chef’ con Alberto Chicote, Susi Díaz y Paco Roncero como jurado

'Top Chef'

Los fogones de Antena 3 vuelven a ponerse en marcha para acoger a los nuevos 14 aspirantes a ser Top Chef. Esta cuarta edición, que tiene como jurado al ya habitual trío formado por Alberto Chicote, Susi Díaz y Paco Roncero, se estrena este miércoles 15 de febrero en el prime time del canal de Atresmedia.

Los tres consagrados e implacables jueces repiten este año su papel, valorando los platos realizados por los concursantes. Alberto Chicote, Susi Díaz y Paco Roncero, por primera vez, irán a buscar a los chefs candidatos a cada uno de sus restaurantes y se involucrarán más que nunca con los cocineros en el desarrollo de las pruebas, poniéndose el delantal en más de una ocasión. Los concursantes, además, visitarán este año la tierra de Susi Díaz y las casas de Chicote y de Roncero en Madrid.

Esta temporada contará con algunos de los mejores concursantes de la historia del programa. Los candidatos para entrar en Top Chef han afilado sus cuchillos y el nivel tras las sartenes es muy alto. Han pasado un riguroso casting, se han seleccionado 14 profesionales de la gastronomía, de los cuales solo 12 conseguirán los cuchillos que les convertirán en concursantes de Top Chef.

El programa producido por Boomerang TV repite la iniciativa de la anterior edición y el ganador de Top Chef será elegido por el público. Personas anónimas participarán en la gala final y serán ellos los encargados de elegir, con su paladar, quién merece hacerse con el cuchillo más codiciado. El ganador se llevará un premio valorado en 100.000 euros y la oportunidad de publicar su propio libro de cocina.

El enemigo número uno de los concursantes seguirá siendo el tiempo. La batalla contrarreloj, unida a la dificultad de cada prueba y los giros sorpresa que pueden cambiarlo todo en un instante, pondrá al límite a los chefs. Todos ellos tendrán que enfrentarse a complicadas pruebas individuales, grupales o por parejas, durante las cuales, deberán demostrar su talento y habilidad gastronómica.

Aunque no solo con eso basta, porque en Top Chef entran en juego otros ingredientes como la improvisación, la creatividad, el trabajo en equipo y el liderazgo.

Toda la geografía española

Las ya clásicas pruebas del programa, como la guerra de restaurantes, el trampantojo, la visita de las madres o el reto del espectador, estarán presentes en la nueva temporada, pero con alguna que otra ingeniosa vuelta de tuerca.

Top Chef se desplaza en su cuarta edición a gran cantidad de puntos emblemáticos de nuestra geografía, con variadas e impresionantes localizaciones exteriores en las que se mostrará la riqueza y diversidad de la gastronomía española, y la calidad de los productos autóctonos. Las diferentes pruebas que se desarrollarán a lo largo y ancho del país, en lugares como Toledo, Navarra, Sigüenza, Gijón, Elche o Badajoz, llevarán implícito un guiño a la tierra y a su gente.

Además de las exigentes pruebas que tienen lugar en plató, las cocinas de Top Chef también se desplazan a otro tipo de localizaciones singulares como el Circuito del Jarama o el Aeropuerto Madrid-Barajas Adolfo Suárez, en las que los chefs serán puestos a prueba con distintos desafíos.

Chefs de reconocido prestigio siempre tienen su lugar en Top Chef. Ángel León (Aponiente), Diego Guerrero (Dstage), Jordi Roca (El Celler de Can Roca), Dani García, Sergi Arola (Lab by Sergi Arola), Eneko Atxa (Azurmendi), Martín Berasategui (Martín Berasategui), Nacho Manzano (Casa Marcial), Floren Domezáin o Quique Dacosta (Quique Dacosta) son algunos de los grandes hombres, representantes de la mejor gastronomía dentro y fuera de España, que participan como chefs invitados en el programa.

Además, en algunos de los programas también participan personajes famosos y concursantes de otras ediciones de Top Chef como Javi Estévez, concursante de la primera edición y cocinero revelación de 2016; Begoña Rodrigo, ganadora de la primera temporada, David García, ganador de la segunda edición y Marcel Ress, ganador de la tercera.

Tags: , , , , , , , , , , , , , ,